LA NO­CHE DE RO­ME­RO

El de­lan­te­ro de Amé­ri­ca pu­so fin a la ma­la ra­cha y con un do­ble­te so­bre el Ve­ra­cruz, le dio el triun­fo a las Águi­las que se man­tie­nen en la par­te de arri­ba de la cla­si­fi­ca­ción

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - FUTBOL -

Sil­vio Ro­me­ro ha­bía vi­vi­do un cal­va­rio de ca­ra al ar­co con­tra­rio, no an­da­ba fi no el de­lan­te­ro ar­gen­tino de Amé­ri­ca, que ha­bía te­ni­do oca­sio­nes, pe­ro no lo­gra­ba man­dar la bo­la al fon­do. Has­ta ano­che. El Chino le pu­so pun­to fi nal a su se­quía y lo hi­zo con un do­ble­te que le per­mi­tió a las Águi­las de­rro­tar a Ve­ra­cruz por 2-0. Tres pun­tos más pa­ra el pe­lo­tón azul­cre­ma que si­gue en la par­te al­ta de la ta­bla.

Ano­che, el equi­po de Mi­guel He­rre­ra sa­lió con de­ci­sión, bus­có apro­ve­char las pri­me­ras re­vo­lu­cio­nes del par­ti­do pa­ra gol­pear a los Ti­bu­ro­nes, so­bre to­do por­que el Pio­jo jun­tó por la ban­da derecha a Die­go Lai­nez y Dar­win Quin­te­ro, al­go que sor­pren­dió a los es­cua­los.

Y es que tan­to Die­go co­mo Dar­win ha­cen de las Águi­las un equi­po li­ge­ro, y apro­ve­chó los mi­nu­tos de arran­que pa­ra en­con­trar una ju­ga­da que abrió el mar­ca­dor; la fue­ron fa­bri­can­do con una se­cuen­cia de to­ques pre­ci­sos y rá­pi­dos, Lai­nez en­con­tró a Ori­be y el Ce­pi­llo aguan­tó bien la bo­la y el mo­vi­mien­to de Ro­me­ro, Pe­ral­ta fi ltró pa­ra el Chino que es­ta vez tu­vo una la on­za de su la­do, el ar­gen­tino no se vol­vió lo­co, do­mi­nó la an­sie­dad y ama­gó con ti­rar, se des­hi­zo de dos ri­va­les y lue­go dis­pa­ró con la zur­da, man­dó la pe­lo­ta al fon­do y li­be­ró to­da la ten­sión acu­mu­la­da.

No ha­bían si­do se­ma­nas fá­ci­les pa­ra Ro­me­ro, muy cues­tio­na­do y cri­ti­ca­do por to­dos los fren­tes, res­pon­día con un buen gol a la con­fian­za del Pio­jo.

Amé­ri­ca se no­ta­ba se­gu­ro, sin que Ve­ra­cruz pu­die­ra en­con­trar el mo­do pa­ra ce­rrar los ca­mi­nos por la ban­da derecha, las Águi­las car­ga­ron el jue­go por ese sec­tor, la li­ber­tad de mo­vi­mien­to que te­nían tan­to Lai­nez co­mo Quin­te­ro com­pli­ca­ba en de­ma­sía a que los es­cua­los pu­die­ran to­mar­les la mar­ca. In­clu­so los azul­cre­ma

lograron el se­gun­do gol, pe­ro és­te fue anu­la­do por fue­ra de jue­go.

Con Ve­ra­cruz obli­ga­do, Amé­ri­ca re­cu­ló unos me­tros, olía los es­pa­cios al con­tra­gol­pe. Los Ti­bu­ro­nes bus­ca­ron dar un pa­so ade­lan­te, pe­ro ape­nas en­con­tra­ron al­gu­nas ju­ga­das en pe­lo­ta pa­ra­da pa­ra in­ten­tar acer­car­se al ar­co de Mar­che­sín.

No ce­sa­ba el con­jun­to lo­cal, se en­con­tra­ban en el me­dio campo, si no era Lai­nez el que ba­ja­ba, lo ha­cía Quin­te­ro, y lue­go se su­ma­ba por el mis­mo flan­co Paul. Por la mis­ma ban­da apa­re­ció Dar­win pa­ra sa­car un cen­tro que Wi­lliam ca­be­ceó, pe­ro se fue por en­ci­ma.

Ba­ja­ron las pul­sa­cio­nes, el equi­po ame­ri­ca­nis­ta aguan­ta­ba por una pe­lo­ta en el es­pa­cio lar­go, la tu­vo con Mi­guel Sa­mu­dio, quien fue pro­yec­ta­do por Dar­win, el la­te­ral pa­ra­gua­yo al­can­zó a bom­bear la pe­lo­ta, pe­ro Me­li­tón Her­nán­dez lo­gró des­viar.

Amé­ri­ca man­te­nía la po­se­sión, pe­ro sus com­bi­na­cio­nes de­ja­ron de pros­pe­rar en el úl­ti­mo ter­cio y tam­po­co lo­gra­ban re­ma­tar a la por­te­ría ve­ra­cru­za­na. Si bien las Águi­las no se ha­bían vis­to exi­gi­das, tam­po­co man­tu­vie­ron la in­ten­si­dad del ini­cio.

Tras el des­can­so, Ve­ra­cruz fue un po­co más de­ci­di­do, co­gió va­lor y ade­lan­tó lí­neas en busca del em­pa­te. Al Amé­ri­ca pa­re­ció gus­tar­le la idea, por­que de nue­vo Dar­win pu­do pro­yec­tar a Ori­be, pe­ro el Ce­pi­llo lle­gó muy for­za­do al re­ma­te. Y Ve­ra­cruz tu­vo la su­ya, esa ju­ga­da que ha­bía es­ta­do es­pe­ran­do y que tra­ba­ja­ron por la ban­da izquierda, don­de la pe­lo­ta fue ser­vi­da pa­ra Vi­llal­ba, quien lle­gó fran­co al re­ma­te, pe­ro su ti­ro lo blo­queó Mar­che­sín.

Esa ac­ción fue un to­que de aten­ción pa­ra Amé­ri­ca, las Águi­las de­bían re­to­mar el plan ini­cial, ser más in­sis­ten­tes y no con­fiar­se en su ven­ta­ja. El Pio­jo man­dó a Ce­ci­lio Do­mín­guez al campo pa­ra dar­le un to­que de agre­si­vi­dad y calidad a su equi­po.

Con me­dia ho­ra por de­lan­te, Amé­ri­ca de­bía ges­tio­nar su ven­ta­ja, pe­ro tam­bién de­bía ir por el otro gol que le die­ra más se­gu­ri­dad. Y lo en­con­tró de nue­vo en la fi­gu­ra de Sil­vio Ro­me­ro. A la sa­li­da de un ti­ro de es­qui­na, Bruno Val­dez ca­be­ceó en pri­me­ra ins­tan­cia la pe­lo­ta, y an­tes de que el ba­lón sa­lie­ra, el ar­gen­tino se lan­zó y tam­bién lo ca­be­ceó pa­ra marcar el se­gun­do en su cuen­ta.

En el mo­men­to jus­to apa­re­ció Ro­me­ro, lo­gró reivin­di­car­se an­te su gen­te, es lo que tie­nen los de­lan­te­ros, que con una bue­na jor­na­da echan al ol­vi­do los días gri­ses. Sil­vio ha des­per­ta­do en el mo­men­to cla­ve del tor­neo, cuan­do Amé­ri­ca se lan­za­rá en la bús­que­da de la cla­si­fi­ca­ción a la Li­gui­lla y se­guir ade­lan­te en la Co­pa. Pa­ra eso ne­ce­si­ta que sus ju­ga­do­res es­tén en buen es­ta­do de for­ma fut­bo­lís­ti­ca y emo­cio­nal. El do­ble­te de ayer le dio am­bas con­di­cio­nes, aho­ra, con la men­te, li­bre, su ta­rea es se­guir por el mis­mo ca­mino. Mi­guel He­rre­ra ha re­cu­pe­ra­do otro ac­ti­vo cru­cial en su pro­yec­to.

Ro­me­ro, con la mar­ca de Kris­tian Ál­va­rez

Mi­guel He­rre­ra

FO­TOS: IVÁN LÓ­PEZ

Los ame­ri­ca­nis­tas ce­le­bran uno de los go­les de Ro­me­ro

Los go­les del ar­gen­tino man­tie­nen al Amé­ri­ca co­mo su­blí­der ge­ne­ral

El Chino, al mo­men­to de dis­pa­rar pa­ra su pri­mer tan­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.