CAR­TAS OCEÁNICAS El triun­fo de la iz­quier­da

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - OPINIÓN - •Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Gu­tié­rrez de Que­ve­do jo­sefgq@gmail.com

Es in­ca­paz de abrir una la­ta de Co­ca Co­la, ce­pi­llar­se los dien­tes, es­cri­bir su nom­bre, agarrar una cu­cha­ra o ha­cer zap­ping con la mano iz­quier­da: Ra­fael Na­dal na­ció dies­tro, vi­ve co­mo los de­re­chos, pe­ro ha ga­na­do 16 tor­neos de Grand Slam ju­gan­do co­mo zur­do. La me­jor iz­quier­da en la his­to­ria del te­nis es fal­sa, no es un por­ten­to de la na­tu­ra­le­za sino del tra­ba­jo. La anéc­do­ta sir­ve pa­ra ex­pli­car la cla­se de de­por­tis­ta que ad­mi­ra­mos. Un hom­bre que sien­do ni­ño, fue ca­paz de mo­di­fi­car la di­ná­mi­ca de su vi­da. Con sie­te años, Na­dal ju­ga­ba a dos ma­nos. Sin fuer­za pa­ra gol­pear la bo­la, uti­li­za­ba am­bas pa­ra com­pe­tir. Has­ta que su tío, men­tor y en­tre­na­dor, de­ci­dió cam­biar­le el per­fi l, in­ven­tan­do al zur­do más po­de­ro­so del cir­cui­to. De to­das las cua­li­da­des que Na­dal tie­ne co­mo de­por­tis­ta, es­ta es la más im­pac­tan­te, el pa­so del ci­vil de­re­cho al pro­fe­sio­nal iz­quier­do, re­pre­sen­ta co­mo nin­gu­na la vo­ca­ción por el en­tre­na­mien­to que se es­con­de de­trás de los cam­peo­nes. Los gran­des atle­tas pa­san el 90% de su tiem­po en­tre­nan­do, el otro 10% lo de­di­can a com­pe­tir. Na­dal es dis­tin­to, com­pi­te cuan­do en­tre­na. En esa ocu­pa­ción in­vi­si­ble pa­ra las cá­ma­ras y el pú­bli­co, se en­cuen­tra el mi­la­gro del de­por­te. Ser de­por­tis­ta no es una ca­rre­ra sen­ci­lla, el éxi­to es­tá en re­nun­ciar, lo in­creí­ble en su ca­so, es que ha­ya en­ten­di­do el sig­ni­fi­ca­do del sa­cri­fi­cio sien­do tan pe­que­ño. Des­de en­ton­ces no ha de­ja­do de ga­nar. Su úl­ti­mo tí­tu­lo, ayer en el US Open, es una nue­va evi­den­cia del em­pe­ño. Ha­ce un año pa­re­cía aca­ba­do, los or­to­pe­dis­tas diag­nos­ti­ca­ron la ex­tin­ción de su es­pe­cie. La ro­di­lla cru­jía, el to­bi­llo re­chi­na­ba y la es­pal­da se do­bla­ba. Con­tra pro­nós­ti­co, Na­dal vol­vió en mu­le­tas has­ta la ci­ma del te­nis mun­dial. El vie­jo nú­me­ro uno, es un zur­do he­cho y de­re­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.