Pa­co Pa­len­cia, en­tre la au­to­crí­ti­ca y el es­tu­dio. Na­da más

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - OPINIÓN - • Ra­fael Ocam­po ra­fael.ocam­po@mi­le­nio.com • twit­ter@ro­cam­po

Ha­brá que es­cu­char con ma­yor am­pli­tud y de­te­ni­mien­to a Fran­cis­co Pa­len­cia ha­blar de có­mo fue su ex­pe­rien­cia co­mo en­tre­na­dor de los Pu­mas.

Es­cu­cho que Pa­len­cia de­cla­ró a Fox Sports que no es­co­gió a to­dos los re­fuer­zos que lle­ga­ron. Si eso, co­mo al pa­re­cer, le des­agra­dó, muy mal que lo di­ga has­ta aho­ra, des­pués de ser ce­sa­do por ma­los re­sul­ta­dos.

Es prác­ti­ca co­mún en los clu­bes de fut­bol del mun­do que un di­rec­tor de­por­ti­vo sea el en­car­ga­do, a par­tir de las ne­ce­si­da­des que se es­ta­ble­cen en una reunión con el di­rec­tor téc­ni­co, de rea­li­zar las con­tra­ta­cio­nes.

Pa­len­cia se que­ja o quie­re des­ta­car co­mo un he­cho ne­ga­ti­vo, lo que vi­ven los en­tre­na­do­res de ma­yor pres­ti­gio en el mun­do del fut­bol.

Me­jor se­ría que Pa­co Pa­len­cia es­ta­blez­ca un dis­cur­so au­to­crí­ti­co. ¿En qué se equi­vo­có? ¿Qué le fal­tó? ¿Con qué no pu­do?

Tie­ne fres­co Pa­len­cia que el pre­si­den­te de los Pu­mas, Ro­dri­go Ares de Par­ga, con­fió en él pe­se a que no con­ta­ba con nin­gu­na ex­pe­rien­cia (nin­gu­na, ya no di­ga­mos po­si­ti­va), co­mo en­tre­na­dor de fut­bol. Pa­co Pa­len­cia ha­bía si­do di­rec­ti­vo en las Chi­vas. Un pa­so más tris­te que fes­ti­vo.

Sé que Pa­len­cia quie­re ha­blar con quien más pue­da en es­tas ho­ras en las que ha que­da­do ba­jo cues­tio­na­mien­to. No era tan ac­ce­si­ble cuan­do ejer­cía de en­tre­na­dor de los Pu­mas. Lo di­go re­la­tan­do mi ex­pe­rien­cia per­so­nal cuan­do de­ci­dí bus­car­lo, con lla­ma­das a su te­lé­fono o con es­cri­tos a tra­vés de la apli­ca­ción What­sApp. Nun­ca me res­pon­dió. Con­su­ma­do su des­pi­do, vol­vi­mos a ha­blar por te­lé­fono sin apu­ros.

Pa­co, per­dón por ser re­pe­ti­ti­vo, de­be con­cen­trar­se en lo que me di­jo que iba a ha­cer ha­ce al­gu­nos días que ha­bla­mos: de­di­car­se a re­cons­truir su ca­rre­ra. Me di­jo que se re­gre­sa­ba a Bar­ce­lo­na, la ciu­dad en don­de es­tá su fa­mi­lia, y que se pon­dría a es­tu­diar. Tie­ne o ten­drá a la mano el me­jor fut­bol del pla­ne­ta pa­ra ac­tua­li­zar­se.

En nin­gu­na lec­ción que es­tu­dia­rá hay una que se lla­me: “Pre­tex­tos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.