NO LLORES POR MÍ

AR­GEN­TI­NA SE COM­PLI­CÓ LA CLA­SI­FI­CA­CIÓN AL MUN­DIAL, LUE­GO DE EM­PA­TAR ANO­CHE AN­TE PERÚ EN LA BOM­BO­NE­RA; SU DES­TINO DE­PEN­DE AHO­RA DE QUE LE GA­NE A ECUA­DOR EN QUI­TO

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - PORTADA - Agen­cias/ Bue­nos Ai­res

La Ar­gen­ti­na de Lio­nel Mes­si ha en­tra­do en es­ta­do crí­ti­co. A so­lo un pa­so de uno de los ma­yo­res fra­ca­sos de su his­to­ria. Ano­che, con su em­pa­te sin go­les an­te Perú, sa­lió de los pues­tos que dan un bo­le­to a Ru­sia 2018. Sí, la pre­sen­cia de la al­bi­ce­les­te y de la Pul­ga en la jus­ta mun­dia­lis­ta pe­li­gra de ver­dad.

De na­da le sir­vió al con­jun­to ar­gen­tino tras­la­dar su jue­go con­tra los pe­rua­nos al mí­ti­co es­ta­dio La Bom­bo­ne­ra de Bue­nos Ai­res. Sin ideas y de­pen­dien­do to­tal­men­te de Mes­si, Ar­gen­ti­na no pu­do sa­car­le el triun­fo a Perú, que en es­tos mo­men­tos tie­nen el bo­le­to de la re­pes­ca en las ma­nos e in­clu­so as­pi­ra a en­trar de ma­ne­ra di­rec­ta en su due­lo con­tra Co­lom­bia.

La úl­ti­ma vi­da que le res­ta a los ar­gen­ti­nos la pon­drá en jue­go fren­te a Ecua­dor en la al­tu­ra de Qui­to el pró­xi­mo mar­tes. De­be ga­nar la al­bi­ce­les­te sí o sí, de lo con­tra­rio se que­da­rá fue­ra del Mun­dial, al­go que no su­ce­de des­de México 1970.

EL CO­RA­ZÓN IN­CA

El due­lo se plan­teó en­tre un equi­po pro­ta­gó­ni­co ca­si ab­so­lu­to con la pe­lo­ta, la al­bi­ce­les­te, y otro aga­za­pa­do en de­fen­sa, el albo de la ban­da ro­ja. Fue un ase­dio sin tre­gua y sin lu­ces de Ar­gen­ti­na. Un par­ti­do de ner­vio y pier­na fuer­te, sin dar ni pe­dir cuar­tel.

Los pe­rua­nos de­fen­die­ron co­mo leo­nes. Al­do Cor­zo obs­truía, Mi­guel Arau­jo cu­bría las es­pal­das, Al­ber­to Ro­drí­guez se lan­za­ba so­bre quien pi­sa­ra el área y Mi­guel Trau­co po­nía el al­ma en ca­da avan­ce lo­cal.

Re­na­to Ta­pia se mul­ti­pli­ca­ba para cu­brir ca­da fl an­co. Yos­hi­mar Yo­tún se unía a la ba­rre­ra de hie­rro y fue­go. Tam­bién tra­ta­ba, jun­to Edi­son Flo­res, de con­ge­lar el rit­mo, de con­ser­var al­go el ba­lón.

Ser­gio Pe­ña re­tro­ce­día para su­mar­se al com­pac­to blo­que, sin des­cui­dar la faz ofen­si­va. Jef­fer­son Far­fán le po­nía el co­ra­zón a la mar­ca. Pao­lo Gue­rre­ro per­ma­ne­cía ajeno, co­mo si es­tu­vie­ra en otro par­ti­do, por­que el ase­dio ar­gen­tino era he­ge­mó­ni­co.

Pe­se al ce­rra­do dis­po­si­ti­vo, no le fal­tó a Perú una ame­na­za al ar­co de Ser­gio Ro­me­ro cuan­do Far­fán pa­teó a que­ma­rro­pa con la za­ga ar­gen­ti­na cla­va­da en el sue­lo.

LA SO­LE­DAD DE MES­SI

Mes­si era el re­cep­tor de to­dos los ata­ques, co­mo siem­pre. Pe­ro lle­ga un pun­to en el que no pue­de ha­cer­lo to­do so­lo. Si no es Lio­nel el que man­da el pa­se, to­dos se van muy erra­dos; si no es la Pul­ga el que le pa­ga a por­te­ría, to­dos los dis­pa­ros de los de­más se van muy des­via­dos. La Mes­si­de­pen­den­cia lle­gó a su pun­to más ál­gi­do y de­ses­pe­ran­te.

Hu­bo un mo­men­to en el que el ju­ga­dor del Bar­ce­lo­na ya lu­ció em­pe­ci­na­do en la ma­nio­bra in­di­vi­dual an­te las fa­llas de los su­yos. Tro­pe­zó una y otra vez con­tra el mu­ro pe­ruano. Su bo­tín má­gi­co des­per­tó con un zur­da­zo es­qui­na­do, un re­ma­te en el pos­te o un cen­tro mi­li­mé­tri­co que Da­río Be­ne­det­to ca­be­ceó afue­ra. Era el con­cier­to de erro­res, el in­ten­to frustrado. Ar­gen­ti­na se di­luía en ca­da avan­ce, le em­pe­za­ba a ga­nar la de­ses­pe­ra­ción, al tiem­po que Perú se for­ta­le­cía.

El ma­yor des­equi­li­brio lo pro­vo­ca­ban Mar­cos Acu­ña y Ale­jan­dro Gó­mez. Pe­ro otra vez, co­mo en to­da la cla­si­fi­ca­to­ria, Ar­gen­ti­na des­nu­dó su ca­ren­cia de ideas cla­ras. Ca­re­ció del con­cep­to ele­men­tal del fut­bol de mos­trar op­cio­nes de pa­se a quien lle­va la pe­lo­ta. Do­mi­nio sin sor­pre­sa. Vér­ti­go va­cío.

La de­ses­pe­ra­ción cun­dió en la al­bi­ce­les­te. El ar­que­ro Pe­dro Ga­lle­se em­pe­za­ba a con­ver­tir­se en hé­roe con­for­me avan­za­ban los mi­nu­tos. Le ta­pó ti­ros de gol a Be­ne­det­to dos ve­ces, a Lu­cas Bi­glia y a Gó­mez, al fi nal fue fac­tor y el pun­to que res­ca­tó Perú de tie­rras ar­gen­ti­na tie­nen gran mé­ri­to su­yo.

Fo­guea­do en mil com­ba­tes, Ja­vier Mas­che­rano se ade­lan­ta­ba y en­cen­día a sus com­pa­ñe­ros. Ga­briel Mer­ca­do es­ca­la­ba por el flan­co de­re­cho. Ga­na­ba la pre­sión de los pe­rua­nos.

El en­tre­na­dor Jor­ge Sam­pao­li bus­có sa­bi­du­ría con Fer­nan­do Ga­go, pe­ro és­te se tor­ció una ro­di­lla so­lo. En­tró Emi­li­ano Ri­go­ni y ti­ró afue­ra un pa­se-gol de Mes­si. Ar­gen­ti­na no su­po sa­lir de la as­tu­ta tram­pa defensiva pe­rua­na.

Así se le ago­tó el tiem­po, así se le es­tá yen­do el bo­le­to del Mun­dial. ¿Una Co­pa del Mun­do sin Ar­gen­ti­na y Mes­si? Hoy por hoy es po­si­ble, es más, en es­te mo­men­to, por ni­vel y to­do, ca­si un he­cho.

FO­TO: AP

Lio­nel Mes­si con­du­ce el ba­lón

FO­TOS: EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.