¿DÓN­DE ES­TA­BA CHUCKY?

LA SE­LEC­CIÓN ME­XI­CA­NA OFRE­CÍA UNA PO­BRE VER­SIÓN FREN­TE A TRI­NI­DAD Y TO­BA­GO, PE­RO APA­RE­CIÓ HIR­VING LO­ZANO PA­RA CAM­BIAR EL RUM­BO DEL JUE­GO. AN­TES, SE RIN­DIÓ UN EMO­TI­VO HO­ME­NA­JE A LAS VÍC­TI­MAS Y A LAS PER­SO­NAS QUE AYU­DA­RON DES­PUÉS DEL SIS­MO DEL 19 SEP­TIEM­BRE

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - PORTADA - HI­GI­NIO RO­BLES

Di­cen que una victoria so­bre el fi nal va­le do­ble, eso fue lo que le pa­só a la se­lec­ción me­xi­ca­na en San Luis Po­to­sí, por­que el con­jun­to Tri­co­lor su­frió y tu­vo que re­mar con­tra co­rrien­te, cuan­do pa­re­cía que el em­pa­te es­ta­ba pac­ta­do, apa­re­cie­ron Ja­vier Her­nán­dez y Héc­tor He­rre­ra pa­ra com­ple­tar la fies­ta que ha­bía co­men­za­do Hir­ving Lo­zano –otra vez el re­vul­si­vo de es­te equi­po– y dar­le al con­jun­to me­xi­cano el triun­fo por 3-1.

Al fi nal, con apu­ro, pe­ro to­do le sa­lió bien a la se­lec­ción me­xi­ca­na. Los ac­tos pro­to­co­la­rios de­ja­ron cla­ro el sentimiento de na­cio­na­lis­mo que se vi­ve en el país lue­go del sis­mo del pa­sa­do 19 de sep­tiem­bre. La ce­re­mo­nia pre­via fue de lo más des­ta­ca­do, una co­mu­nión emo­ti­va en­tre to­dos los asis­ten­tes, pe­ro ya en el cam­po de jue­go, Mé­xi­co fue un equi­po cha­to al fren­te, de­ma­sia­do pre­de­ci­ble y so­lo en la ne­ce­si­dad pu­do re­vo­lu­cio­nar­se, lo hi­zo más por or­gu­llo que por buen fut­bol, pe­ro eso le al­can­zó.

Mé­xi­co em­pe­zó con la ges­tión del par­ti­do, tu­vo el con­trol, pe­ro ca­re­ció de lu­ci­dez. No flu­yó el con­jun­to de Juan Car­los Osorio cuan­do pa­sa­ba la mi­tad de la can­cha, por­que los tri­ni­ta­rios fue­ron un equi­po or­de­na­do, que lle­ga­ban a de­fen­der has­ta con seis ele­men­tos y nin­gún ju­ga­dor me­xi­cano lo­gra­ba ser el fa­ro que ilu­mi­na­ra al equi­po.

En los pri­me­ros mi­nu­tos se pu­do ver un Mé­xi­co pro­po­si­ti­vo, pe­ro sin chis­pa al fren­te. Mien­tras, Tri­ni­dad tam­bién tu­vo cla­ros sus pla­nes des­de el ini­cio, sus op­cio­nes pa­sa­ban por ce­der el mí­ni­mo es­pa­cio y bus­car al­gún error de los me­xi­ca­nos pa­ra sa­lir en ve­lo­ci­dad, así lle­ga­ron a te­ner al­gu­na oca­sión, pe­ro na­da que cau­sa­ra te­mor a Je­sús Co­ro­na.

La re­cu­pe­ra­ción de la pe­lo­ta nun­ca fue pro­ble­ma pa­ra Mé­xi­co, la per­día y en ins­tan­tes se vol­vía a ha­cer de ella, pe­ro de nue­vo la mis­ma pro­ble­má­ti­ca en la tran­si­ción ofen­si­va. El cua­dro me­xi­cano fue muy im­pre­ci­so a la ho­ra de pa­sar la bo­la, sus aso­cia­cio­nes no pros­pe­ra­ban por esos ye­rros y tam­bién por­que se abu­sa­ba de la ac­ción in­di­vi­dual.

Aquino por de­re­cha en un ini- cio y Je­sús Ma­nuel Co­ro­na­por la iz­quier­da bus­ca­ban esa ac­ción que des­equi­li­bra­ra, pe­ro am­bos so­lo tu­vie­ron al­gu­nos chis­pa­zos, na­da ex­tra­or­di­na­rio. La­yún lo pro­bó de me­dia dis­tan­cia, Aquino tu­vo un ti­ro que se fue por en­ci­ma del lar­gue­ro. Avisos de ba­ja in­ten­si­dad.

En eso lle­gó una oca­sión de los tri­ni­ta­rios, cuan­do Le­vi Gar­cía sa­có un ti­ro de me­dia dis­tan­cia que obli­gó a Co­ro­na a man­dar la bo­la a ti­ro de es­qui­na. Tri­ni­dad so­bre­vi­vía en el par­ti­do y de a po­co se sen­tía más có­mo­do, por­que ha­bía lo­gra­do se­car a los ofen­si­vos me­xi­ca­nos, so­bre to­do a Gio­va­ni que no pe­só co­mo se es­pe­ra­ba y tam­po­co lo­gró co­nec­tar con sus de­más com­pa­ñe­ros. Al tiem­po que Ja­vier Her­nán­dez pa­só mu­cho tiem­po fue­ra de la zo­na en la que ha­ce más da­ño.

No pu­do el equi­po me­xi­cano en el pri­mer tiem­po con el or­den de­fen­si­vo de los tri­ni­ta­rios, les ga­nó el an­sia y les fal­tó el se­so fut­bo­lís­ti­co. Una de las ac­cio­nes más pe­li­gro­sas de Mé­xi­co se dio cuan­do An­drés Guar­da­do co­bró un ti­ro li­bre que el por­te­ro Adrian Fon­cet­te se lan­zó pa­ra des­viar.

No mo­di­fi­có Osorio pa­ra el com­ple­men­to, es­ta­ba con­ven­ci­do que sus pri­me­ros ele­gi­dos po­drían en­con­trar el gol que com­ple­ta­ra la fies­ta que se dio en las tri­bu­nas, en las que por cier­to, no se lo­gró erra­di­car el gri­to ho­mo­fó­bi­co que tan­tos do­lo­res de ca­be­za (y mul­tas) le ha cau­sa­do a la Fe­mex­fut. Aun­que hu­bo al­gu­nos que hi­cie­ron lo po­si­ble por no gri­tar­lo, se es­cu­chó en va­rias oca­sio­nes.

El com­ple­men­to arro­jó a un cua­dro me­xi­cano que, de en­tra­da, sa­lió un po­co más de­ci­di­do, se te­nía que apretar pa­ra lo­grar la ano­ta­ción y en ca­so de que se ne­ce­si­ta­ran re­vul­si­vos, en la ban­ca es­ta­ban ti­pos co­mo Hir­ving Lo­zano, Car­los Ve­la, Raúl Ji­mé­nez y Ori­be Pe­ral­ta.

Ace­le­ró las pul­sa­cio­nes el equi­po me­xi­cano, pa­re­ció arrin­co­nar a los tri­ni­ta­rios, pe­ro se­guía sin cua­jar esa ac­ción que abrie­ra el mar­ca­dor. La tu­vo He­rre­ra al 54’, pe­ro tras un re­cor­te, su ti­ro con la de­re­cha fue des­via­do por la de­fen­sa tri­ni­ta­ria. Res­pon­dió

Osorio y al 55’ man­dó a Lo­zano por Aquino, a ver si el Chucky po­día ser el que agi­ta­ra al equi­po. Y lue­go fue Ve­la el que re­le­vó a Gio­va­ni.

La se­lec­ción to­ma­ba un tono más fresco en ata­que y, en apa­rien­cia tam­bién más pun­ti­llo­so. Lo­zano por iz­quier­da, Te­ca­te por de­re­cha y Ve­la más cer­cano a Chi­cha­ri­to, pe­ro na­da, Mé­xi­co se­guía sin ese chis­pa­zo que cam­bia­ra el cur­so del jue­go.

Si los pla­nes de Mé­xi­co no pros­pe­ra­ron, los de Tri­ni­dad sí; la apues­ta que tu­vie­ron los ca­ri­be­ños en­con­tró su pre­mio al mi­nu­to 66’, cuan­do una pe­lo­ta larga lle­gó has­ta Shah­don Win­ches­ter y és­te de­fi nió en el área con un buen de­re­cha­zo. Tri­ni­dad da­ba al­go más que una sor­pre­sa, de­ja­ba a Mé­xi­co se­mi no­quea­do.

La res­pues­ta de Osorio fue man­dar a Ori­be Pe­ral­ta pa­ra res­ca­tar el par­ti­do. Re­yes sa­lió del cam­po, no ha­bía de otra más que arries­gar, el pro­pio Ori­be la tu­vo con un ca­be­za­zo que se fue por en­ci­ma del tra­ve­sa­ño. Tri­ni­dad es­ta­ba en­va­len­to­na­do y ca­si mar­ca el se­gun­do, pe­ro Co­ro­na y lue­go la de­fen­sa ta­pa­ron los ti­ros de Nat­han Le­wis y Ke­vin Mo­lino.

Con el or­gu­llo to­ca­do, fue Lo­zano el que en­con­tró la vía del em­pa­te, la pre­sión del Tri­co­lor dio efec­to y el Chucky en­con­tró una pe­lo­ta que em­pal­mó con la de­re­cha y en el 77’ re­vi­vió a Mé­xi­co en el jue­go. Y en el 87’ Ja­vier Her­nán­dez apa­re­ció en el área pa­ra ca­zar un re­cha­ce del por­te­ro tri­ni­ta­rio, una ac­ción a lo Chi­cha­ri­to cam­bió el pe­si­mis­mo que ha­bía en las gra­das por un éx­ta­sis que fue to­tal con el gol de Héc­tor He­rre­ra con un so­ber­bio co­bro de ti­ro li­bre ya en tiem­po de com­pen­sa­ción. Se aca­bó el He­xa­go­nal en te­rri­to­rio na­cio­nal, aho­ra vie­ne la úl­ti­ma pa­ra­da en San Pe­dro Su­la con­tra Hon­du­ras.

FOTO: IMAGO7

Ori­be Pe­ral­ta y Ja­vier Her­nán­dez ce­le­bran el se­gun­do gol del Tri

Héc­tor He­rre­ra anotó de ti­ro li­bre

Ho­me­na­je de los se­lec­cio­na­dos

FOTOS: IVÁN LÓ­PEZ

An­tes del jue­go se rin­dió un ho­me­na­je a dis­tin­tos gru­pos de vo­lun­ta­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.