Las pro­me­sas en cons­truc­ción

Du­ran­te los dos an­te­rio­res pro­ce­sos mun­dia­lis­tas Sub 17, Mé­xi­co ex­hi­bió ar­gu­men­tos en la can­cha, pe­se a no ser cam­peón y aho­ra, de aque­llos ju­ga­do­res aún se es­pe­ra una evo­lu­ción

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - FUTBOL - Ru­bén Gue­rre­ro Ati­lano/

Es­tá más que cla­ro que Mé­xi­co ha de­mos­tra­do ser una po­ten­cia a ni­vel Sub 17 en se­lec­cio­nes na­cio­na­les. No hay du­da. Y sí, la ma­yo­ría de los re­cien­tes éxi­tos co­men­za­ron cuan­do una ca­ma­da, en 2005, lo­gró lo que na­die ha­bía con­se­gui­do, con un men­sa­je: los lí­mi­tes es­ta­ban pa­ra rom­per­se, le­van­tan­do el tí­tu­lo in­fan­til con Je­sús Ra­mí­rez co­mo ar­tí­fi­ce in­te­lec­tual… Des­de en­ton­ces, de los si­guien­tes cin­co Mun­dia­les de la ca­te­go­ría, el Tri ha con­se­gui­do un cam­peo­na­to co­mo lo­cal, cla­si­fi­car­se a otra fi nal más y po­si­cio­nar­se en se­mi­fi na­les en el más re­cien­te.

Sin em­bar­go, es de las dos más re­cien­tes edi­cio­nes de es­ta jus­ta, que di­fe­ren­tes jó­ve­nes que hoy no re­ba­san los 22 años han co­men­za­do a fra­guar tra­yec­to­rias des­ta­ca­das, con­so­li­dán­do­se po­co a po­co, as­pi­ran­do a ti­tu­la­ri­dad en clu­bes de pres­ti­gio den­tro del ba­lom­pié nacional y has­ta in­cur­sio­nan­do fue­ra de Mé­xi­co. Son dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes, por un par de ve­ra­nos, pe­ro tie­nen la mis­ma in­ten­ción: tras­cen­der, con­tra­rio a las de­más ca­ma­das, in­clu­yen­do a la cam­peo­na del 2005 y a la ma­yo­ría de sus in­te­gran­tes.

Ha­ce cua­tro años, en Emi­ra­tos Ára­bes, un plan­tel con­for­ma­do por Raúl Gutiérrez lle­gó has­ta la fi nal del tor­neo, don­de ca­yó an­te Ni­ge­ria, pe­ro no obs­tan­te, den­tro de es­te es­cua­drón des­ta­ca­ban ele­men­tos que hoy en día in­ten­tan ha­cer­se de un si­tio en el má­xi­mo cir­cui­to. Con el ‘9’ en el dor­sal, Alejandro Díaz des­ta­có por su fle­xi­bi­li­dad tác­ti­ca, por cum­plir las fun­cio­nes de una re­fe­ren­cia en el área enemi­ga, pe­ro tam­bién por su es­fuer­zo de­fen­si­vo, alar­gan­do la can­cha a fa­vor de los pu­pi­los del Po­tro y sir­vien­do de pos­te. En el Mun­dial mar­có dos go­les y hoy es re­le­vo de Sil­vio Ro­me­ro con el Amé­ri­ca.

De­trás de Díaz ju­ga­ba Iván Ochoa, un me­dia pun­ta crea­ti­vo, que lo mis­mo se ti­ra­ba a las ban- das pa­ra ser­vir a un com­pa­ñe­ro, que arras­tra­ba la pe­lo­ta con con­duc­ción de por me­dio, pa­ra acer­car­la a Álex; es­te ata­can­te for­ma­do en el Pachuca ter­mi­nó co­mo el más va­lio­so de Mé­xi­co, ad­ju­di­cán­do­se el Ba­lón de Bron­ce de la com­pe­ten­cia y su­man­do cua­tro tan­tos a su cuen­ta. En un afán por ex­plo­tar de me­jor ma­ne­ra sus con­di­cio­nes, los Tu­zos lo ce­die­ron des­de ha­ce un año al Ever­ton chi­leno, don­de es ti­tu­lar ca­da fi n de se­ma­na; se di­ce que re­tor­na­rá a la Be­lla Ai­ro­sa en los pró­xi­mos me­ses.

El ata­que era la me­jor ar­ma que te­nía el cua­dro que re­pre­sen­tó a Mé­xi­co en el 2013, no por na­da que­da­ron co­mo la segunda me­jor ofen­si­va, de­trás del cam­peón Ni- ge­ria, con 14 dia­nas a su fa­vor. Y sí, Raúl Gutiérrez te­nía bas­tan­tes va­rian­tes del me­dio cam­po pa­ra ade­lan­te. Una de ellas era Víc­tor Zú­ñi­ga, que dis­pu­tó tres par­ti­dos, siem­pre co­mo re­le­vo, pa­ra im­pri­mir­le ve­lo­ci­dad y vér­ti­go al equi­po en los úl­ti­mos me­tros. En Cruz Azul, su es­cua­dra for­ma­ti­va, si­guen es­pe­ran­do pa­ra que su ta­len­to se cris­ta­li­ce con ma­yor fre­cuen­cia y así con­si­ga ha­cer­se de la ti­tu­la­ri­dad en La No­ria; Paco Jé­mez lo to­ma en cuen­ta.

Los hi­los de aquel me­dio cam­po eran do­mi­na­dos por Ulises Ri­vas, que ade­más de fun­gir co­mo un con­ten­ción se­gu­ro, era el ca­pi­tán de la plan­ti­lla, el hom­bre de con­fian­za de Gutiérrez; hoy, es cons­tan­te en las on­ce­nas de San­tos La­gu­na. En esa mis­ma zo­na del te­rreno de jue­go apa­re­cía de igual for­ma Omar Go­vea, más mix­to, con fun­cio­nes de ma­yor pre­sen­cia ofen­si­va, in­clu­so ani­mán­do­se a dis­pa­rar des­de fue­ra del área enemi­ga. Aho­ra, el sur­gi­do del Amé­ri­ca bri­lla in­ten­sa­men­te en la Li­ga de Bél­gi­ca, con el Ro­yal Ex­cel, co­mo la re­ve­la­ción de la tem­po­ra­da.

En cuan­to a la zo­na ba­ja, so­bra de­cir que Raúl Gu­di­ño, el ar­que­ro que por en­ton­ces mi­li­ta­ba en Chi­vas, des­de ha­ce más de tres años fi­chó con el Por­to y aho­ra se en­cuen­tra en Chi­pre, con el APOEL; Érick Agui­rre, la­te­ral/ ex­tre­mo, el más jo­ven de la flo­ti­lla, fue re­pes­ca­do por el Pachuca, lue­go de un par de se­mes­tres de in­ter­mi­ten­cia en el Morelia y con Diego Alonso en su tu­te­la, des­ta­ca en cuan­to a ve­lo­ci­dad y téc­ni­ca in­di­vi­dual en Pri­me­ra Di­vi­sión, mien­tras que Sa­lo­món Wbias, el del pe­nal a lo Pa­nen­ka, an­te Bra­sil (cuar­tos de fi nal), prue­ba suer­te en la Segunda Di­vi­sión de Es­ta­dos Uni­dos, con el Oran­ge Country.

En cuan­to a la más re­cien­te ge­ne­ra­ción, la que arri­bó has­ta las se­mi­fi na­les de Chi­le 2015, aun­que ya con Mario Ar­tea­ga co­mo di­rec­tor téc­ni­co, son va­rios los mu­cha­chos que pa­re­cen cum­plir con los re­qui­si­tos pa­ra as­pi­rar a lo má­xi­mo en sus clu­bes, pe­ro la reali­dad es que son po­cos los que ya de­bu­ta­ron si­quie­ra en Pri­me­ra Di­vi­sión y den­tro de es­tos se en­cuen­tra Pablo Ló­pez, ele­gi­do el me­jor fut­bo­lis­ta del Pre­mun­dial de la Conca­caf y el mo­tor del cua­dro nacional.

Su me­ta es­tá pues­ta en con­so­li­dar­se con el Pachuca, mis­mo ca­so que Ke­vin Magaña, pe­ro con Chi­vas, equi­po con el que ya ha rea­li­za­do un par de pre­tem­po­ra­das con Matías Al mey­da: “De­seo con­sa­grar­me y ser im­por­tan­te aquí”, con­fie­sa el ata­can­te… Son pro­me­sas, pe­ro en pro­ce­so de cum­plir­se.

FOTOS: MEXSPORT

Alejandro Díaz Pablo Ló­pez Érick Agui­rre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.