AR­GEN­TI­NA CON­TRO­LA SU DES­TINO ANTE ECUA­DOR PA­RA ES­TAR EN RU­SIA 2018

Con la pre­sión de lo­grar la vic­to­ria pa­ra ju­gar, por lo me­nos el re­pe­cha­je ante Nue­va Ze­lan­da, Ar­gen­ti­na en­fren­ta a Ecua­dor, un due­lo en el que to­dos sus se­gui­do­res es­pe­ran que Lio­nel sea el ca­ta­li­za­dor del equi­po

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - PORTADA - Re­dac­ción/ Ciu­dad de Mé­xi­co

La úl­ti­ma ba­la pa­ra Ar­gen­ti­na. No hay ma­ña­na pa­ra la se­lec­ción de Jor­ge Sampaoli y de Lio­nel Mes­si que se jue­ga la vi­da y sus po­si­bi­li­da­des de asis­tir a Ru­sia 2018, to­do a una ru­le­ta ru­sa, a en­con­trar la efec­ti­vi­dad que no han te­ni­do en sus úl­ti­mos par­ti­dos. Ar­gen­ti­na no tie­ne de otra que ganar, por­que la es­pe­cu­la­ción pue­de ju­gar en con­tra. To­dos los re­zos y las ve­la­do­ras se en­cen­de­rán con la es­pe­ran­za de que Mes­si ilu­mi­ne al equi­po.

No­ven­ta mi­nu­tos es el pla­zo. Las eli­mi­na­to­rias de Con­me­bol han si­do un su­pli­cio pa­ra la al­bi­ce­les­te que en 17 fe­chas ha vis­to deam­bu­lar a tres téc­ni­cos di­fe­ren­tes: Ge­rar­do Mar­tino, Ed­gar­do Bau­za y el ac­tual Jor­ge Sampaoli, to­do con el mis­mo fin: ca­li­fi­car a Ru­sia.

Ade­más del cam­bio en la di­rec­ción téc­ni­ca, la des­apa­ri­ción de al­gu­nas fi­gu­ras co­mo Gon­za­lo Hi­guaín y Sergio Agüe­ro ha si­do evi­den­te. En en su lu­gar han que­da­do ju­ga­do­res de po­ca ma­du­rez co­mo el ca­so del Alejandro Gómez o Da­río Be­ne­det­to. Pe­ro el úni­co que ha per­ma­ne­ci­do fir­me y con la ban­de­ra al­ta es Lio­nel Mes­si.

LaPul­ga ha de­ja­do to­do por su com­bi­na­do. El mo­men­to en su se­lec­ción no se le ha da­do, ni si­quie­ra la mar­ca cons­tan­te de go­les, pe­ro no se le pue­de exi­gir un ma­yor sa­cri­fi­cio a quien se ha echa­do el equi­po al hom­bro fa­bri­can­do ju­ga­das.

Co­mo ejem­plo es­tá el par­ti­do con­tra Pe­rú en don­de asis­tió en tres oca­sio­nes al Pi­pa, Pa­pu y Ri­go­ni; nin­guno acer­tó. El sem­blan­te de Mes­si al tér­mino era de de­ses­pe­ra­ción, de al­guien que pi­de ayu­da a gri­tos… No sa­be­mos si esa ayu­da lle­ga­rá pe­ro hoy, Leo ha­rá to­do lo hu­ma­na­men­te po­si­ble por ver a su Ar­gen­ti­na en el Mun­dial.

El em­pa­te con Pe­rú los de­jó ex­pues­tos a la eli­mi­na­ción al ser sex­tos de la ta­bla. Lo que le que­da por ha­cer es lo más di­fí­cil: ganar a Ecua­dor, que si bien no tie­ne ya na­da por qué lu­char, quie­re sal­var el ho­nor en su for­tín.

Ar­gen­ti­na evi­ta­rá que la al­tu­ra sea un fac­tor en con­tra y por el con­tra­rio que les sir­va pa­ra no que­dar fue­ra de una jus­ta mun­dia­lis­ta por pri­me­ra vez des­de Mé­xi­co 1970.

Las ma­ne­ci­llas del re­loj mar­ca­rán las 18:30 ho­ras y esa se­rá la ho­ra pa­ra Mes­si, el mo­men­to pa­ra de­fi­nir to­da una his­to­ria. Ar­gen­ti­na vi­ve de Mes­si. So­bre sus hom­bros des­can­san las ex­pec­ta­ti­vas de una afi­ción que lo eli­gió co­mo el le­gí­ti­mo he­re­de­ro de Diego Ar­man­do Ma­ra­do­na y el guía que los vol­ve­ría a ha­cer mo­nar­cas.

CO­MO UN FA­VOR AMIS­TO­SO

El Bra­sil- Chi­le es el pri­mer due­lo que po­dría ayu­dar a Ar­gen­ti­na con el bo­le­to a Ru­sia. El triun­fo de la ver­dea­ma­rel­ha, au­na­do al de la al­bi­ce­les­te, les da­ría un res­pi­ro pues hun­di­rían a LaRo­ja con sus as­pi­ra­cio­nes.

Ney­mar, ti­tu­lar in­dis­cu­ti­ble de la ca­na­rin­ha sal­drá con el ob­je­ti­vo de ayu­dar a su ami­go Mes­si. El bra­si­le­ño re­co­no­ció, se­gún el dia­rio Mar­ca, que desea ganar a Chi­le no so­lo “pa­ra ofre­cer una bue­na ima­gen ante nues­tra afi­ción”, sino pa­ra ayu­dar a Leo y que Ar­gen­ti­na no se pier­da la jus­ta mun­dia­lis­ta.

PEN­DIEN­TES DE LOS DE­MÁS

La al­bi­ce­les­te ten­drá un ojo en su par­ti­do y el otro en el res­to de los due­los eli­mi­na­to­rios. Pa­ra ir di­rec­to a Ru­sia, Ar­gen­ti­na de­be ga­nar­le a Ecua­dor y es­pe­rar por un em­pa­te en­tre Pe­rú y Co­lom­bia.

El re­pe­cha­je ante Nue­va Ze­lan­da se lo ga­ran­ti­za­rá con su vic­to­ria, sin im­por­tar lo que su­ce­da en Li­ma o si Chi­le de­rro­ta a Ney­mar; en el ca­so de una igua­la­da con Ecua­dor to­da­vía pue­de as­pi­rar al bo­le­to di­rec­to si Co­lom­bia sa­le ga­na­dor o Pe­rú su­ma los tres pun­tos por dos go­les o más; si Chi­le pier­de por dos go­les o más en Bra­sil y si Pa­ra­guay no de­rro­ta a Ve­ne­zue­la en Asun­ción.

Los otros es­ce­na­rios pro­ba­bles in­vo­lu­cran un em­pa­te en­tre los in­cas y los ca­fe­te­ros; Chi­le pier­de por dos go­les o más y Pa­ra­guay no de­rro­ta a Ve­ne­zue­la.

Con una de­rro­ta en Qui­to so­lo po­dría as­pi­rar al re­pe­cha­je, pe­ro eso so­lo lo lo­gra si Pa­ra­guay no le ga­na a Ve­ne­zue­la; que Pe­rú pier­da con Co­lom­bia por un mar­gen ma­yor de tan­tos al de la caí­da al­bi­ce­les­te, ya que en ese ca­so los in­cas ten­drían una peor di­fe­ren­cia de go­les.

Las com­bi­na­cio­nes ma­te­má­ti­cas pue­den abun­dar. El cie­rre de eli­mi­na­to­rias en Con­me­bol, sin du­da, se­rá de in­far­to. Pe­ro sin im­por­tar otros re­sul­ta­dos, Ar­gen­ti­na de­be desatas­car­se y apro­ve­char la prin­ci­pal y más efec­ti­va ba­la con la que cuen­ta: Lio­nel Mes­si. Los re­flec­to­res es­ta­rán en­ci­ma del ro­sa­rino es­pe­ran­do una ex­cep­cio­nal y má­gi­ca pin­ce­la­da.

Di­ri­gir a Mes­si es in­creí­ble, siem­pre com­pro­me­ti­do. Si es­ta­mos a su ni­vel el par­ti­do sal­drá bien” Lo que im­por­ta es el re­sul­ta­do. Me voy a po­ner fe­liz si el equi­po ga­na, aun­que no lo me­rez­ca” JOR­GE SAMPAOLI En­tre­na­dor­deAr­gen­ti­na Si Ar­gen­ti­na no lle­ga al Mun­dial no se­rá por el par­ti­do de hoy, sino por su cú­mu­lo de erro­res” La al­tu­ra siem­pre se­rá un alia­do del fut­bol ecua­to­riano; ellos su­fren de anemia ofen­si­va ” JOR­GE CÉLICO Di­rec­tor­téc­ni­co­deE­cua­dor

Sampaoli, en su lle­ga­da a Qui­to Jor­ge Célico, en­tre­na­dor de Ecua­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.