La enor­me ge­ne­ro­si­dad del Chi­cha­ri­to

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - OPINIÓN - • Ra­fael Ocam­po ra­fael.ocam­po@mi­le­nio.com • twit­ter@ro­cam­po

Con el equi­po na­cio­nal cla­si­fi­ca­do al Mun­dial, no de­be de re­sul­tar na­da atrac­ti­vo via­jar a la ha­bi­tual­men­te hos­til San Pe­dro Su­la pa­ra en­fren­tar a la se­lec­ción hon­du­re­ña. Un equi­po que sal­drá ade­más con fu­ria y en­tre­ga des­me­di­da en bus­ca del triun­fo pa­ra po­der cla­si­fi­car­se a Ru­sia 2018.

Es el mo­men­to de que al­gu­nos fut­bo­lis­tas so­li­ci­ten “per­mi­so pa­ra arre­glar asun­tos per­so­na­les”. Fue el ca­so de Ja­vier Chi­cha­ri­to Her­nán­dez. Y lo pe­no­so del ca­so es que se le di­jo que sí a esa pe­ti­ción.

So­lo el aho­ra ju­ga­dor del West Ham de la Pre­mier Lea­gue, sa­brá qué asun­to es el que tie­ne que re­sol­ver. Hue­le a pre­tex­to. Y se an­to­ja, otra vez, que con este cuer­po téc­ni­co las fi­gu­ras de la se­lec­ción ha­cen lo que quie­ren.

¿Có­mo de­cir­le que no al Chi­cha­ri­to? No se va­ya a mo­les­tar. No se va­ya a sen­tir in­com­pren­di­do. No va­ya a creer que el en­tre­na­dor o el di­rec­tor de­por­ti­vo lo quie­ren desafiar o con­tra­riar. Na­die quie­re un confl ic­to con el go­lea­dor de la se­lec­ción na­cio­nal y fi­gu­ra po­pu­lar.

Lo que de­be en­ten­der Ja­vier Her­nán­dez, al­guien se lo tie­ne que de­cir, es que no es na­da pro­fe­sio­nal ha­cer es­to. O en to­do ca­so, asu­mien­do su con­di­ción de fi­gu­ra pú­bli­ca, que trans­pa­ren­te sus ra­zo­nes.

Una co­sa es que Juan Car­los Oso­rio de­ci­da y otra que sea un ju­ga­dor el que lo ori­lle y li­mi­te. Es­to, en su cor­to pro­ce­so, ha si­do más fre­cuen­te de lo que de­be ser. Uno en­tien­de que hay ca­sos de emer­gen­cia o de fuer­za ma­yor. Se­ría ton­to ne­gar­le a cual­quier ser hu­mano la op­ción de apartarse de sus de­be­res pro­fe­sio­na­les pa­ra aten­der as­pec­tos, por de­cir al­go, fa­mi­lia­res.

Pe­ro es­ta, que se sepa, no es­tá su­ce­dien­do. Pre­fie­ro en­ton­ces pen­sar que Chi­cha­ri­to es tan bue­na gen­te que de­ci­dió pe­dir per­mi­so en reali­dad pa­ra que Raúl Ji­mé­nez y Ori­be Pe­ral­ta ten­gan mi­nu­tos de jue­go, co­mo ti­tu­la­res o en­tran­do de cam­bio. Eso es pen­sar en el com­pa­ñe­ro. Aho­ra que es miem­bro di­rec­ti­vo de la Aso­cia­ción de Ju­ga­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.