Fa­vor con fa­vor se pa­ga

El mar­tes pa­sa­do, nues­tro Tri­co­lor se ol­vi­dó de pa­gar­le al soc­cer el fa­vor que re­ci­bió ha­ce cua­tro años de la se­lec­ción de las Ba­rras y las Es­tre­llas

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - FUTBOL - OTRA ÓP­TI­CA JAI­ME RAS­CÓN

Ha­ce cua­tro años, el com­bi­na­do nor­te­ame­ri­cano ven­ció 3-2 a Pa­na­má a do­mi­ci­lio y con ello hi­zo el mi­la­gro que ne­ce­si­ta­ba la se­lec­ción me­xi­ca­na pa­ra dispu­tar el re­pe­cha­je des­pués de per­der en Cos­ta Ri­ca.

Se su­po­ne que fa­vor con fa­vor se pa­ga; sin em­bar­go, des­pués de tan­tos ata­ques del hom­bre na­ran­ja ha­cia nues­tro país, a mu­chos me­xi­ca­nos no nos do­lió la de­rro­ta en Hon­du­ras y con ella la ca­ram­bo­la que de­jó fue­ra de Ru­sia 2018 al equi­po de las Ba­rras y las Es­tre­llas.

El futbol sue­le ser el de­por­te pre­fe­ri­do en la ma­yo­ría de paí­ses del pla­ne­ta, ex­cep­to en aque­llas co­lo­nias del an­ti­guo im­pe­rio bri­tá­ni­co, co­mo Ca­na­dá, In­dia, Aus­tra­lia y Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca.

En Ca­na­dá, el hoc­key es el de­por­te más se­gui­do, en In­dia el cric­ket y en Aus­tra­lia el rugby. Nues­tros ve­ci­nos al nor­te de­ci­die­ron crear sus pro­pias ver­sio­nes del cric­ket con el beis­bol y del rugby con el futbol ame­ri­cano.

Su ro­man­ce con el soc­cer em­pe­zó des­de su Mun­dial en 1994 y la lu­na de miel con el mis­mo se pro­lon­gó has­ta es­te 2017.

Pro­duc­to de ese ro­man­ce sur­gió una Li­ga que ha te­ni­do un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do y una mar­ca en Ni­ke que se apo­de­ró de la fa­bri­ca­ción y pa­tro­ci­nio de los prin­ci­pa­les uni­for­mes del panorama fut­bo­lís­ti­co in­ter­na­cio­nal.

Sin em­bar­go, el éxi­to de la MLS y su ca­da vez me­jor ni­vel com­pe­ti­ti­vo no se vie­ron re­fle­ja­dos en es­te pro­ce­so mun­dia­lis­ta pa­ra su re­pre­sen­ta­ti­vo na­cio­nal.

Con el más re­cien­te ejem­plo de la MLS y el colapso en Tri­ni­dad y To­ba­go es in­tere­san­te ob­ser­var có­mo el ni­vel com­pe­ti­ti­vo de una Li­ga no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne co­rre­la­ción con el de la se­lec­ción na­cio­nal del país en cues­tión.

Los re­pre­sen­ta­ti­vos na­cio­na­les de tres de las seis Li­gas más fuer­tes del mun­do son un cla­ro ejem­plo: Ita­lia dispu­tará la re­pes­ca, en épo­cas re­cien­tes In­gla­te­rra so­lo pu­do lle­gar a se­mi­fi na­les en Mun­dial (1990) o Eu­ro­co­pa (1996) en la dé­ca­da de los 90 y la Na­ran­ja Me­cá­ni­ca se que­dó fue­ra de Ru­sia; es­to a pe­sar de te­ner una Li­ga con equi­pos co­mo el Ajax, que so­lía fun­cio­nar co­mo una de las can­te­ras más pro­duc­ti­vas del con­ti­nen­te eu­ro­peo.

Es­pa­ña, con un cer­ta­men don­de jue­gan dos de los tres equi­pos más po­ten­tes del mun­do, so­lo pu­do rom­per la ba­rre­ra de cuar­tos en Su­dá­fri­ca y tu­vo una par­ti­ci­pa­ción pa­ra el ol­vi­do en 2014. (Que tan­to mé­ri­to del cam­peo­na­to en Su­dá­fri­ca es de Jo­sep Guar­dio­la y los ju­go­nes del Ba­rça siem­pre se­rá un buen de­ba­te fut­bo­lís­ti­co).

Tam­bién en Su­dá­fri­ca, la ac­tua­ción de los fran­ce­ses no co­rres­pon­dió al ni­vel de su Li­gue 1, mien­tras que en Bra­sil me­jo­ra­ron un po­co al al­can­zar los cuar­tos de fi nal.

So­lo Ale­ma­nia, siem­pre Ale­ma­nia, pa­re­ce te­ner una co­rre­la­ción en­tre el ni­vel de la Bun­des­li­ga y DieManns­chaft.

Al fi nal co­mo de­cía Gary Li­ne­ker: el futbol es un de­por­te que in­ven­ta­ron los in­gle­ses, jue­gan on­ce con­tra on­ce y siem­pre ga­na Ale­ma­nia.

En nues­tro país re­sul­ta ex­tra­ño que el Tri­co­lor ca­li­fi­que tran­qui­la­men­te en el ci­clo mun­dia­lis­ta en el que más ex­tran­je­ros pue­den ju­gar en la Li­ga Mx, de­bi­do a la re­gla 9/9 y an­tes la 10/8. (Es po­si­ble que el efec­to de es­tas me­di­das lo vea­mos has­ta el si­guien­te ci­clo ha­cia Qa­tar 2022).

Es po­si­ble que una pau­sa no sea ma­la pa­ra el soc­cer, que ha te­ni­do más de dos dé­ca­das de evo­lu­ción y cre­ci­mien­to cons­tan­tes.

El aná­li­sis de que­dar fue­ra de la jus­ta mun­dia­lis­ta po­dría be­ne­fi­ciar­le a lar­go pla­zo, si es que se co­rri­gen áreas de opor­tu­ni­dad: co­mo la con­tra­dic­ción que pre­va­le­ce en­tre el soc­cer y el tra­di­cio­nal mo­de­lo de­por­ti­vo es­co­lar-uni­ver­si­ta­rio de nor­tea­mé­ri­ca.

Exis­te una di­fe­ren­cia im­por­tan­te en­tre el soc­cer y el futbol ame­ri­cano, beis­bol, ba­lon­ces­to y otros de­por­tes, cu­yo mo­de­lo es­co­lar-uni­ver­si­ta­rio pro­mue­ve la prác­ti­ca del de­por­te en con­jun­to con el es­tu­dio y la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a una be­ca.

En cam­bio, en el soc­cer, en lu­gar de re­ci­bir una be­ca un jo­ven ta­len­to pue­de es­tar pa­gan­do has­ta 10 mil USD al año pa­ra com­pe­tir en un equi­po ju­ve­nil de ni­vel com­pe­ti­ti­vo su­pe­rior al de su pre­pa­ra­to­ria.

El aná­li­sis de es­te pro­ce­so mun­dia­lis­ta fa­lli­do y las áreas de opor­tu­ni­dad que se co­rri­jan no se­rán mo­ti­vo de ocho co­lum­nas; sin em­bar­go, si in­flui­rán en el fu­tu­ro del soc­cer en tie­rras nor­te­ame­ri­ca­nas.

No hu­bo re­ci­pro­ci­dad en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, ni quid pro quo. Por ello, el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Nor­te­ame­ri­ca­na de Futbol, Su­nil Gu­la­ti, quién en­fren­ta com­pe­ten­cia por pri­me­ra vez en su ca­mino a la re­elec­ción den­tro de cua­tro me­ses, no de­be es­tar na­da con­ten­to con el fa­vor que el Tri­co­lor no le re­gre­só cua­tro años des­pués.

Los ju­ga­do­res de Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos se abra­zan en la foto ofi cial del par­ti­do eli­mi­na­to­ria del 11 de no­viem­bre del 2016 en Co­lum­bus

FO­TOS: MEXSPORT E IMAGO7

Los se­lec­cio­na­dos na­cio­na­les de Mé­xi­co, al tér­mino del par­ti­do con­tra Hon­du­ras el mar­tes 10

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.