El nue­vo enemi­go de Juan Car­los Oso­rio

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - OPINIÓN - rafael.ocam­po@mi­le­nio.com • twit­ter@ro­cam­po

¿ Qué le res­pon­de­rá Juan Car­los Oso­rio al en­tre­na­dor del Por­to, Ser­gio Con­ceiçao? El por­tu­gués fue du­ro y ma­ci­zo: “Eso es una to­tal ri­di­cu­lez. ¿Qué tra­ba­jo es­pe­cÍ­fi­co vas a po­der ha­cer en una se­ma­na de preparación? Aquí te­ne­mos fi­sió­lo­gos, nu­trió­lo­gos y pre­pa­ra­do­res fí­si­cos que ha­cen ese plan pa­ra ca­da ju­ga­dor”.

Y es que el di­rec­tor téc­ni­co de la se­lec­ción me­xi­ca­na de fut­bol en­tre­gó o pien­sa en­tre­gar pla­nes per­so­na­li­za­dos de tra­ba­jo a aque­llos ju­ga­do­res que ac­túan en equi­pos de Li­gas eu­ro­peas y que no vie­nen sien­do ti­tu­la­res, ni te­nien­do de­ma­sia­dos mi­nu­tos en­tran­do co­mo re­le­vos.

En­tre ellos es­tán o pue­den es­tar los cua­tro que ac­túan ba­jo las ór­de­nes de Con­ceiçao: Héc­tor He­rre­ra, Mi­guel La­yún, Die­go Re­yes y Je­sús Ma­nuel Co­ro­na.

Ayer en una rueda de pren­sa, el en­tre­na­dor del Por­to apro­ve­chó pa­ra sa­car a los cua­tro vien­tos lo mu­cho que le mo­les­tó es­ta in­ten­ción de Oso­rio. In­ten­ción que se­gu­ra­men­te le co­mu­ni­ca­ron los pro­pios ju­ga­do­res a su car­go.

Lo pri­me­ro que se pue­de leer es que sien­te que se es­tán me­tien­do con su tra­ba­jo y con su res­pon­sa­bi­li­dad. Di­jo en al­gún otro mo­men­to de esa com­pa­re­cen­cia an­te me­dios que sus ju­ga­do­res han te­ni­do un gran ren­di­mien­to con la se­lec­ción me­xi­ca­na.

Inevi­ta­ble re­sul­ta­rá que a Oso­rio se le cues­tio­ne so­bre es­tas de­cla­ra­cio­nes de Con­ceiçao. Y a prue­ba es­ta­rá el ca­rác­ter del co­lom­biano, quien ha es­ta­do ale­ján­do­se de los to­nos es­tri­den­tes que ma­ni­fes­tó, so­bre to­do con­tra los ár­bi­tros, du­ran­te la pa­sa­da Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes.

Lo im­por­tan­te, en to­do ca­so, es ge­ne­rar un diá­lo­go di­rec­to. Oja­lá los en­car­ga­dos de es­to en la se­lec­ción na­cio­nal pro­vo­quen un acer­ca­mien­to opor­tuno en­tre los dos en­tre­na­do­res. Qui­zá val­ga la pe­na que el pro­pio Oso­rio le ex­pli­que a Con­ceiçao lo que le preo­cu­pa y lo que quie­re ha­cer.

Y qui­zá Con­ceiçao pue­da ayu­dar un po­co más. La preo­cu­pa­ción del en­tre­na­dor del re­pre­sen­ta­ti­vo me­xi­cano tie­ne jus­ti­fi­ca­das ra­zo­nes pa­ra es­tar preo­cu­pa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.