Pi­da su mi­la­gro

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - OPINIÓN - Jo­sé Ra­món Fer­nán­dez Gu­tié­rrez de Que­ve­do jo­sefgq@gmail.com

Des­de el día que Mes­si fue nom­bra­do me­jor fut­bo­lis­ta del mun­do, le exi­gi­mos to­dos los días una prue­ba de inmortalidad: me­jo­res go­les, un Mun­dial, otra Cham­pions y el Ba­lón de Oro una vez más. To­das las se­ma­nas acu­di­mos a los es­ta­dios o pren­de­mos la te­le­vi­sión bus­can­do ver­lo ha­cer al­gún mi­la­gro, que ca­si siem­pre, con­si­gue en di­rec­to. El fut­bol co­rre el ries­go de per­der la sen­si­bi­li­dad con un ju­ga­dor que nos ha ma­la­cos­tum­bra­do a que en ca­da uno de sus par­ti­dos, su­ce­dan co­sas di­fí­ci­les de ima­gi­nar. El pro­ble­ma que te­ne­mos con Mes­si es que ve­mos un fe­nó­meno don­de hay un ti­po nor­mal. Mes­si es un hom­bre nor­mal den­tro de un mun­do que bus­ca ex­pli­ca­cio­nes so­bre­na­tu­ra­les pa­ra ca­si to­do. El mar­tes al ter­mi­nar su his­tó­ri­co partido en Ecua­dor, sa­lió del es­ta­dio con su mo­chi­la ba­jo el bra­zo, ca­mi­nó al au­to­bús, se sen­tó en las fi las cen­tra­les, se co­mió un sánd­wich y se be­bió una la­ta de Co­ca Co­la mien­tras mi­ra­ba por la ven­ta­ni­lla al país que ha­bía lle­va­do a un Mun­dial. Da la im­pre­sión de no ser cons­cien­te de lo que ha­ce, lo que con­vo­ca y lo que es ca­paz de pro­vo­car. No ad­quie­re pro­ta­go­nis­mos mas allá de la lí­nea de meta, no acep­ta ro­les so­cia­les, ni pa­re­cen im­por­tar­le. Ha­bla po­co, juega mu­cho y no pa­re­ce can­sa­do de ga­nar. Es un fut­bo­lis­ta que se sien­te so­lo un fut­bo­lis­ta más, y co­mo tal, en­fren­ta la reali­dad de su juego: otro es­ta­dio, otro partido y otro ri­val. Cuan­do Ar­gen­ti­na fes­te­ja­ba, Mes­si ya te­nía en la ca­be­za el Wan­da y el Atlé­ti­co de Ma­drid. Y así lle­va­mos los úl­ti­mos años, es­pe­ran­do que al­guien su­pere a Mes­si, mien­tras Mes­si se su­pera a sí mis­mo. Con­ver­ti­do en cons­tan­te ob­je­ti­vo de la his­to­ria, via­ja to­das las se­ma­nas a tra­vés del tiem­po: a ve­ces pa­ra ju­gar con­tra Pe­lé, o ca­si siem­pre, co­mo en Qui­to, pa­ra ju­gar con­tra Ma­ra­do­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.