La vuel­ta al mun­do en 80 días

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - OPINIÓN - • Héc­tor Gon­zá­lez Villalba hec­tor.gon­za­lez@mi­le­nio.com • twit­ter@hglez­vi­llal­ba

Ydes­pués de 80 días de se­ña­la­mien­to y per­se­cu­ción me­diá­ti­ca, de lin­cha­mien­to, Ra­fael Már­quez Ál­va­rez to­da­vía es inocen­te.

Aquel miér­co­les 9 de agos­to el ju­ga­dor en ac­ti­vo más em­ble­má­ti­co del fut­bol me­xi­cano fue vin­cu­la­do por el De­par­ta­men­to del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos –así co­mo el can­tan­te Ju­lión Ál­va­rez- con un gru­po cri­mi­nal del nar­co­trá­fi­co, en­ca­be­za­do por un hom­bre lla­ma­do Raúl Flores Her­nán­dez; a Ra­fael y Ju­lión se les iden­ti­fi­có co­mo pre­sun­tos pres­ta­nom­bres. Dos días más tar­de, por una es­plén­di­da no­ta pu­bli­ca­da en Mi­le­nioDia­rio (“Na­da sa­bían

Ra­fa ni Ju­lión: ‘El Tío’ a la DEA), re­por­tea­da por Ca­ro­li­na Ri­ve­ra y Ru­ben Mos­so, se su­po que “du­ran­te los en­cuen­tros Flores Her­nán­dez pre­sun­ta­men­te nun­ca iden­ti­fi­có al fut­bo­lis­ta o al can­tan­te co­mo pres­ta­nom­bres o tes­ta­fe­rros de la red de nar­co­trá­fi­co (…) In­clu­so, les de­cla­ró que am­bos des­co­no­cían las ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les que rea­li­za­ba”.

Aque­llo fue el pri­mer in­di­cio de que se co­me­tía una in­fa­mia por la Lis­ta Clin­ton (por quien la creó en 1995) y cu­yo bra­zo eje­cu­tor, la Ley King­pin, con­de­na a una len­ta ‘muer­te fi nan­cie­ra’, por­que sin po­si­bi­li­dad de de­fen­sa con­ge­la bie­nes y prohí­be re­la­cio­nes con so­cios es­ta­du­ni­den­ses.

Es­tá por de­más de­cir que los abo­ga­dos de Ra­fa lo han he­cho bien: lo­gra­ron ac­ti­var el par de cuen­tas per­so­na­les, de las que vi­ve su fa­mi­lia ¡ca­ray! Lo pu­die­ron sa­car a la ban­ca en el juego de Co­pa Mx an­te Chi­vas el miér­co­les 25 y a la can­cha el 28 en Que­ré­ta­ro.

Para quie­nes exi­gie­ron su in­me­dia­ta desafi lia­ción sin ana­li­zar pro­ce­di­mien­tos, va es­ta co­lum­na; para quie­nes pu­sie­ron en du­da su repu­tación ba­sa­dos en su­po­si­cio­nes, va es­ta co­lum­na; para quie­nes ven en el pe­rio­dis­mo un ofi­cio para en­su­ciar tra­yec­to­rias, va es­ta co­lum­na. Para quie­nes cre­ye­ron que Atlas lo aban­do­na­ría y para los hi­jos de pu­ta que con­clu­yen sin in­ves­ti­gar, tam­bién va es­ta co­lum­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.