PRI­ME­RA FI­NAL

DE MA­NE­RA AGÓ­NI­CA, CRUZ AZUL VEN­CIÓ A LEÓN EN PE­NA­LES Y SE CLA­SI­FI­CÓ AL DUE­LO DE­CI­SI­VO POR LA CO­PA, EN EL QUE VI­SI­TA­RÁ A RA­YA­DOS LA SE­MA­NA PRÓ­XI­MA; LA MÁ­QUI­NA MOS­TRÓ CA­RÁC­TER Y NO FA­LLÓ A LA HO­RA DE­CI­SI­VA

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - PORTADA - EDUAR­DO ES­PI­NO­SA

Es muy pron­to pa­ra que Cruz Azul se li­be­re de to­dos sus fan­tas­mas. Sí, esos trau­mas que han de­fi­ni­do su iden­ti­dad en los úl­ti­mos años, por eso la ta­rea que pa­re­cie­ra sen­ci­lla se le com­pli­ca más de la cuen­ta, y los pa­sos que lu­cen só­li­dos re­sul­tan en­de­bles y su­fri­dos. Por­que eso su­ce­dió ano­che con­tra León, al que tu­vo a mer­ced con un hom­bre me­nos du­ran­te 70 mi­nu­tos, pe­ro lue­go de em­pa­tar­le 1-1 con mu­chos pro­ble­mas, se fue has­ta la de­fi­ni­ción en pe­na­les pa­ra sa­car su bo­le­to a la Fi­nal de la Co­pa Mx.

Lo po­si­ti­vo es que ya es­tá ahí, en una nue­va dispu­ta por un tí­tu­lo, un ob­je­ti­vo que se plan­tea­ron to­dos des­de el co­mien­zo del se­mes­tre. Pe­ro que­da cla­ro que es­te Cruz Azul no pa­sa por su me­jor mo­men­to, que ha per­di­do la for­ma del gran arran­que que tu­vo. So­lo así se pue­de ex­pli­car que ha­ya si­do in­ca­paz de ejer­cer su lo­ca­lía an­te un León, con un ju­ga­dor me­nos. A La Má­qui­na le es­tá cos­tan­do en de­ma­sía es­te tra­mo de la tem­po­ra­da, pe­ro mien­tras si­ga cum­plien­do, no se le pue­de re­pro­char na­da.

Y es que ano­che pa­re­cía que al con­jun­to de Pe­dro Cai­xin­ha se le abría el ca­mino, cuan­do Mau­ro Bo­se­lli per­dió la ca­be­za y en una pe­lo­ta di­vi­di­da le sol­tó un co­da­zo a Ju­lio Cé­sar Do­mín­guez, ga­nán­do­se irre­me­dia­ble­men­te la tar­je­ta ro­ja ape­nas al mi­nu­to 18.

Pe­ro La Má­qui­na no su­po qué ha­cer en lo que res­ta­ba de la pri­me­ra mi­tad, ca­si 27 mi­nu­tos de jue­go por de­lan­te; sí, cir­cu­ló con li­ber­tad la pe­lo­ta, pe­ro sin pro­fun­di­dad.

Al fi­nal, so­lo ge­ne­ró una de pe­li­gro cuan­do Misael Do­mín­guez, el más pe­li­gro­so de los ce­les­tes, lle­gó a lí­nea de fon­do, cen­tró y en­con­tró del otro la­do a Elías Her­nán­dez, quien pren­dió la pe­lo­ta, pe­ro ahí es­ta­ba Wi­lliam Yar­brough pa­ra ata­jar opor­tu­na­men­te.

Pa­re­cía que La Má­qui­na to­ma­ba con­fian­za con es­ta ju­ga­da, ya que León es­ta­ba arrin­co­na­do en su pro­pia can­cha; sin em­bar­go, es­to se de­bía más por el plan­tea­mien­to de Na­cho Am­briz, quien apos­tó por de­fen­der­se con dos lí­neas de cua­tro ju­ga­do­res muy jun­tas, de­jan­do ade­lan­te so­lo a Juan Jo­sé Ca­le­ro. La prio­ri­dad era so­bre­vi­vir en el pri­mer tiem­po y lle­gar al des­can­so con el elec­tró­ni­co en ce­ros.

Y así pa­só, por­que el con­jun­to ce­les­te re­bo­ta­ba una y otra vez al lle­gar al área; se veía pre­ci­pi­ta­do el con­jun­to de Cai­xin­ha, re­pe­ti­ti­vo, sin po­der apro­ve­char la su­pe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca que dis­fru­ta­ba.

Al re­gre­so de los ves­ti­do­res, to­do se le com­pli­có a Cruz Azul cuan­do Fer­nan­do Na­va­rro se pu­so el tra­je de crack al mi­nu­to 51; el fut­bo­lis­ta de La Fie­ra se com­bi­nó con Luis Mon­tes, se li­bró de la ti­bia mar­ca de Pa­blo Agui­lar —más preo­cu­pa­do en no co­me­ter­le fal­ta que en de­te­ner­lo— y en el bo­que­te que se hi­zo por el cen­tro se co­ló sin pro­ble­ma al­guno pa­ra ven­cer a Gui­ller­mo Alli­son. El 0-1 y los fan­tas­mas de siem­pre em­pe­za­ron a ron­dar a es­ta Má­qui­na.

Por­que se­gu­ra­men­te a to­dos los cru­za­zu­li­nos le vi­nie­ron de gol­pe los amar­gos tra­gos del pa­sa­do. Las fa­tí­di­cas cru­za­zu­lea­das y to­do lo ne­ga­ti­vo que pa­re­cía ya en­te­rra­do en es­te se­mes­tre. La Má­qui­na in­ten­tó sa­cu­dir­se la ma­la pa­sa­da con dos cam­bios in­me­dia­tos: Éd­gar Mén­dez por Ra­fael Ba­ca y Mar­tín Zú­ñi­ga por Jo­sé Ma­due­ña.

Aho­ra sí, era to­do o na­da pa­ra Cruz Azul. Fal­ta­ba tiem­po pa­ra ates­ti­guar si La Má­qui­na se de­ja­ba de­vo­rar por sus trau­mas o era ca­paz de sa­lir avan­te en es­ta prue­ba que se le pre­sen­ta­ba. En ca­sa y con­tra un ri­val con 10 hom­bres, el ri­dícu­lo te­nía que ser inad­mi­si­ble.

Y así em­pe­za­ron los en­víos al área, por un la­do Éd­gar Mén­dez, por el otro Elías Her­nán­dez, por el cen­tro Iván Mar­co­ne o quien pu­die­ra to­mar la pe­lo­ta pa­ra acer­car­la con pe­li­gro a la por­te­ría de Wi­lliam Yar­brough.

En uno de esos cen­tros pa­sa­dos, Mén­dez re­ci­bió el es­fé­ri­co, lo ba­jó y sa­có un de­re­cha­zo que se fue arri­ba de la por­te­ría del León. Cruz Azul ya es­ta­ba en­ci­ma y de­bía ape­lar a la cal­ma pa­ra res­ca­tar el par­ti­do.

Jus­to cuan­do el re­loj em­pe­za­ba a ser un enemi­go, el equi­po ce­les­te tu­vo un ti­ro de es­qui­na, la pe­lo­ta fue re­cha­za­da jus­to a la po­si­ción de Adrián Al­dre­te, quien sin pen­sar­lo dos ve­ces sa­có un zur­da­zo que tu­vo la suer­te de en­con­trar un des­vío ri­val, de­jan­do sin opor­tu­ni­dad a Yar­brough. La Má­qui­na te­nía el em­pa­te y ya po­día res­pi­rar con tran­qui­li­dad, aun­que es­to a me­dias, por­que te­nía que ir por el jue­go.

Y así lo hi­zo, aun­que en ese afán de­jó al­gu­nos es­pa­cios que ca­si le cues­tan el jue­go, co­mo cuan­do Wal­ter Gon­zá­lez lle­gó has­ta el área y sa­có un dis­pa­ro que Alli­son ta­pó bien en el fon­do y to­da­vía se lan­zó por la pe­lo­ta pa­ra evi­tar que Ca­le­ro la man­da­ra a gol. Y es que León no re­nun­ció del to­do al ata­que, mien­tras más le­jos te­nía la pe­lo­ta de su por­te­ría, más cer­ca es­ta­ba del ob­je­ti­vo que aho­ra pre­va­le­cía en su men­te: los pe­na­les.

Por­que lle­ga­ron los úl­ti­mos cin­co mi­nu­tos y to­do pa­re­cía ya sen­ten­cia­do a la de­fi­ni­ción des­de los on­ce pa­sos. Des­de ahí, Cruz Azul es­cri­bi­ría su his­to­ria en es­ta Co­pa Mx; tan cer­ca del ob­je­ti­vo, pe­ro tam­bién del fra­ca­so.

Ya en la tanda de pe­na­les, Ca­le­ro abrió por León y anotó; lue­go Elías Her­nán­dez em­pa­tó por La Má­qui­na; Na­va­rro pu­so en ven­ta­ja a la vi­si­ta y Mén­dez igua­ló; to­có el turno de Gon­zá­lez, quien le en­tre­gó el ba­lón a Alli­son; lue­go vino Al­va­ra­do pa­ra dar­le la ven­ta­ja a La Má­qui­na.

Pa­ra el cuar­to co­bro Juan Cor­ne­jo anotó, dán­do­le vi­da al León, pe­ro Al­dre­te man­tu­vo la ven­ta­ja ce­les­te; en el de­fi­ni­ti­vo, Wi­lliam Te­si­llo tam­po­co fa­lló y le to­có a Mar­tín Cau­te­ruc­cio se­llar el bo­le­to a la Fi­nal.

Sí, es­te Cruz Azul se im­pu­so a los mie­dos y ago­nías, no de la ma­ne­ra más bri­llan­te, pe­ro sí con lo su­fi­cien­te pa­ra es­tar en la Fi­nal de es­ta Co­pa Mx. El pró­xi­mo miér­co­les an­te Mon­te­rrey, La Má­qui­na de Pe­dro Cai­xin­ha va por una rein­vin­di­ca­ción his­tó­ri­ca pa­ra rom­per así el úl­ti­mo lus­tro de me­dio­cri­dad.

FO­TO: MEXSPORT

FO­TOS: IMAGO7 Y MEXSPORT

Adrián Al­dre­te (i), fe­li­ci­ta­do por sus com­pa­ñe­ros tras mar­car el gol del em­pa­te

Misael Do­mín­guez y Pe­dro Aquino

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.