Afi­ción EL CIR­CUI­TO DE MAX

El ho­lan­dés ga­nó otra vez en Mé­xi­co, tras li­de­rar des­de la pri­me­ra vuel­ta

Milenio Tamaulipas - La Aficion Tamaulipas - - AFICION - LU­NES 29 Re­dac­ción/

oLa ter­ce­ra eta­pa del Gran Pre­mio de Mé­xi­co de Fór­mu­la Uno ya tie­ne un nom­bre pro­pio. El ho­lan­dés Max Vers­tap­pen (Red Bull) se con­vir­tió en el pri­mer pi­lo­to en ga­nar en más de una ocasión en el cir­cui­to des­de que re­apa­re­ció en el ca­len­da­rio de la má­xi­ma ca­te­go­ría en 2015 y ha de­ja­do en cla­ro que es un tra­za­do que fa­vo­re­ce a los au­tos del equi­po aus­tria­co.

El ho­lan­dés do­mi­nó de prin­ci­pio a fi n el fi n de se­ma­na en Mé­xi­co. So­lo con un par­pa­deo en la ca­li­fi­ca­ción, cuan­do su com­pa­ñe­ro de es­cu­de­ría, el aus­tra­liano Da­niel Ric­ciar­do, le ro­bó la po­si­ción de pri­vi­le­gio en una vuel­ta inigua­la­ble. Fue el más rá­pi­do en las tres prác­ti­cas li­bres, y el do­min­go con­fir­mó en la pis­ta lo que ha­bía an­ti­ci­pa­do des­de que ate­rri­zó en el país, que si ha­bía un lu­gar don­de po­día ga­nar en el res­to de la tem­po­ra­da, era és­te.

Aun­que su triun­fo se vio opa­ca­do de nue­vo por la co­ro­na­ción del bri­tá­ni­co Le­wis Ha­mil­ton (Mer­ce­des), el de 21 años se sien­te a gus­to en el Au­tó­dro­mo Her­ma­nos Ro­drí­guez, don­de fue ba­ja­do del po­dio en 2016 des­pués de re­ci­bir una san­ción por un to­que con el ale­mán Se­bas­tian Vet­tel (Fe­rra­ri), pe­ro don­de se im­pu­so la cam­pa­ña an­te­rior.

“Es un lu­gar bueno pa­ra no­so­tros, hay más tra­ba­jo me­cá­ni­co, la ve­lo­ci­dad pun­ta no es tan im­por­tan­te por­que no pier­des mu­cho en las rec­tas por la al­ti­tud, así que me gus­ta ma­ne­jar aquí, pe­ro no creo que sea uno de mis cir­cui­tos fa­vo­ri­tos, a pe­sar que pue­do con­se­guir bue­nos re­sul­ta­dos”, ex­pli­có.

Des­de la sa­li­da, Vers­tap­pen de­jó cla­ras sus in­ten­cio­nes. Se lan­zó por el pri­mer lu­gar an­te la ma­la arran­ca­da de Ric­ciar­do y pe­leó por ese pues­to con Ha­mil­ton, ga­nó la po­si­ción y se es­ca­pó pa­ra ale­jar­se po­co a po­co del res­to de la pa­rri­lla, aun­que por de­trás hu­bo in­ci­den­tes en esa pri­me­ra vuel­ta, con un to­que en­tre el fin­lan­dés Valt­te­ri Bot­tas (Mer­ce­des) y Vet­tel, y otro que in­vo­lu­cró al fran­cés Es­te­ban Ocon (For­ce In­dia) y al ale­mán Ni­co Hül­ken­berg (Re­nault).

El au­to ro­sa per­dió el ala de su au­to, que im­pac­tó con el es­pa­ñol Fer­nan­do Alon­so (McLa­ren) pa­ra de­jar­lo fue­ra de com­pe­ten­cia, de­cep­ción pa­ra el ibé­ri­co, quien re­ci­bió un gran ho­me­na­je en los mi­nu­tos pre­vios a la com­pe­ten­cia, pe­ro que otra vez tu­vo po­co for­tu­na en Mé­xi­co.

En la vuel­ta 13, Vers­tap­pen en­tró a pits pa­ra cam­biar las llan­tas ul­tra­sua­ves por su­per­sua­ves y ce­dió el li­de­ra­to por al­gu­nos gi­ros a Vet­tel, quien tam­bién en­tró a los bo­xes en la 18.

Ha­mil­ton co­men­zó a su­frir con las llan­tas su­per­sua­ves, pe­ro se man­tu­vo en el se­gun­do pues­to, aun­que Vet­tel su­peró a Ric­ciar­do pa­ra po­ner­se por de­trás; un po­co an­tes Max ha­bía su­pe­ra­do al es­pa­ñol Car­los Sainz (Re­nault) pa­ra sa­car­le una vuel­ta y el es­pa­ñol su­frió un ac­ci­den­te en el Fo­ro Sol que pro­vo­có la apa­ri­ción del sa­fety car vir­tual.

Seb su­peró a Le­wis en la vuel­ta 39 en la bús­que­da de alar­gar el cam­peo­na­to, lo que no po­día su­ce­der si el in­glés ter­mi­na­ba en­tre los pri­me­ros sie­te.

Vers­tap­pen in­clu­so se dio el lu­jo de vol­ver a pa­sar por los pits y sa­lir en la pri­me­ra po­si­ción, a una dis­tan­cia có­mo­da de Vet­tel, que es­tu­vo a nue­ve se­gun­dos, pe­ro nun­ca se acer­có. Ric­ciar­do pa­só a Ha­mil­ton, quien blo­queó y con­ti­nuó con su su­fri­mien­to, a pe­sar de vol­ver a pa­sar por los bo­xes.

Pe­ro la son­ri­sa del aus­tra­liano, quien ce­le­bró te­ner una gran ca­li­fi­ca­ción, se con­vir­tió en una nue­va de­cep­ción cuan­do tu­vo que aban­do­nar a 10 vuel­tas del fi nal, mien­tras de­fen­día la se­gun­da po­si­ción de Vet­tel, pa­ra su­mar su oc­ta­vo re­ti­ro en su úl­ti­mo año en Red Bull an­tes de ir­se a Re­nault.

El po­dio lo com­ple­tó otro Fe­rra­ri, el del fi nlan­dés Ki­mi Räik­kö­nen.

Pe­ro el Gran Pre­mio de Mé­xi­co pa­re­ce he­cho pa­ra Max, un con­duc­tor agre­si­vo que cam­bió el ros­tro de enojo de la ca­li­fi­ca­ción e in­clu­so del des­fi le de pi­lo­tos, por la ce­le­bra­ción co­mo DJ en el po­dio del Her­ma­nos Ro­drí­guez.

“Es al­go bueno, sa­bía­mos des­de el año pa­sa­do que éra­mos fuer­tes aquí y lle­ga­mos con la mis­ma sen­sa­ción, aun­que nun­ca sa­bes lo que pue­da pa­sar en la ca­rre­ra, es­toy con­ten­to, es un tra­za­do es­pe­cial, con afi­cio­na­dos muy apa­sio­na­dos y siem­pre que ga­nas una ca­rre­ra es al­go po­si­ti­vo”, se­ña­ló el ho­lan­dés.

Los afi­cio­na­dos aquí son muy apa­sio­na­dos y siem­pre que ga­nas una ca­rre­ra es al­go po­si­ti­vo”

No creo que sea uno de mis cir­cui­tos fa­vo­ri­tos, a pe­sar que pue­do con­se­guir bue­nos re­sul­ta­dos” MAX VERS­TAP­PEN

Pi­lo­to de Red Bull

FO­TOS: IVÁN LÓ­PEZ Y REUTERS

La fe­li­ci­dad de Vers­tap­pen, quien tu­vo un fi n de se­ma­na for­mi­da­ble en nues­tro país

El pi­lo­to de Red Bull, al pa­sar por la zo­na del es­ta­dio

Ce­le­bró con su com­pa­trio­ta, el DJ Ar­min Van Buu­ren

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.