AR­TI­CU­LIS­TA IN­VI­TA­DA

El ca­mino con­tra la es­cla­vi­tud

Milenio Tamaulipas - - Portada - ROSY OROZ­CO

Los im­pul­so­res del re­tro­ce­so a la ley co­lo­ca­ron a sus ca­bil­dea­do­res en el go­bierno fe­de­ral”

Es mo­men­to de ser va­lien­tes. En la lu­cha con­tra la tra­ta en­fren­ta­mos gi­gan­tes. Las ma­fias que con­tro­lan el ne­go­cio de la es­cla­vi­tud son po­de­ro­sas; cuen­tan con los re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra con­se­guir po­der po­lí­ti­co pa­ra co­rrom­per los sis­te­mas de jus­ti­cia y pa­ra di­fun­dir un dis­cur­so a fa­vor de la mer­can­ti­li­za­ción de la vi­da hu­ma­na.

Pa­ra fre­nar­les, te­ne­mos que ser im­pla­ca­bles.

Wi­lliam Wil­ber­for­ce, prin­ci­pal im­pul­sor de la abo­li­ción de la es­cla­vi­tud en el im­pe­rio bri­tá­ni­co, nos dio uno de los ma­yo­res ejem­plos de la te­na­ci­dad re­que­ri­da pa­ra lu­char con­tra los in­tere­ses mez­qui­nos de quie­nes lu­cran con la ven­ta y com­pra de se­res hu­ma­nos.

Su batalla con­tra los es­cla­vi­za­do­res fue lar­ga y ex­te­nuan­te, no fue­ron po­cas las di­fa­ma­cio­nes y afren­tas que tu­vo que so­por­tar.

Fi­nal­men­te en 1807 su lu­cha dio fru­to con la prohi­bi­ción del trá­fi­co de es­cla­vos. Mu­rió en 1833, días des­pués de que se le no­ti­fi­ca­ra que el Par­la­men­to apro­ba­ría una ley pa­ra li­be­rar a to­dos los es­cla­vos en el im­pe­rio.

Gracias a hom­bres co­mo él, la hu­ma­ni­dad cre­yó que el sue­ño abo­li­cio­nis­ta ha­bía si­do cum­pli­do. Se pen­só que la es­cla­vi­tud era co­sa del pa­sa­do. No fue así. Los es­cla­vi­za­do­res cam­bia­ron sus mo­dos de ope­rar y bus­ca­ron nue­vas víc­ti­mas. Hoy mi­llo­nes de per­so­nas son es­cla­vi­za­das, ca­si siempre de for­ma clan­des­ti­na y a tra­vés de re­des glo­ba­les.

La tra­ta de per­so­nas, la es­cla­vi­tud mo­der­na, es una gran amenaza pa­ra los de­re­chos hu­ma­nos en el mun­do. Or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les ad­vier­ten que el nú­me­ro de víc­ti­mas es­tá cre­cien­do y, en con­se­cuen­cia, las ga­nan­cias de los de­lin­cuen­tes tam­bién.

En es­ta crí­ti­ca si­tua­ción de­be­mos ele­gir co­mo país nues­tra po­si­ción en el de­ba­te in­ter­na­cio­nal: ¿se­re­mos de aque­llos que pro­te­gen los in­tere­ses eco­nó­mi­cos de las ma­fias o de­fen­de­re­mos la dig­ni­dad hu­ma­na exi­gien­do ce­ro to­le­ran­cia a la ex­plo­ta­ción de los más vul­ne­ra­bles?

En me­dio de es­te pa­no­ra­ma, a me­dia­dos de di­ciem­bre, la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos dic­tó una his­tó­ri­ca sen­ten­cia en el ca­so de los tra­ba­ja­do­res de la Ha­cien­da Bra­sil Ver­de. Es his­tó­ri­ca, pues re­co­no­ce ex­plí­ci­ta­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de los Estados de pro­te­ger el de­re­cho de no ser so­me­ti­do a es­cla­vi­tud.

De­ce­nas de jor­na­le­ros de las re­gio­nes más po­bres de Bra­sil fue­ron re­clu­ta­dos con fal­sas pro­me­sas de tra­ba­jo y tras­la­da­dos a una ha­cien­da, don­de tra­ba­ja­ban más de 12 ho­ras ba­jo es­tric­ta vi­gi­lan­cia.

La pa­ga era mí­ni­ma o nu­la, vi­vían en con­di­cio­nes in­hu­ma­nas, don­de el ham­bre y las en­fer­me­da­des pro­li­fe­ra­ban, asi­mis­mo ha­bía un sis­te­ma de en­deu­da­mien­to con el pa­trón que les im­pe­día aban­do­nar la ha­cien­da. Al­gu­nos lo­gra­ron es­ca­par aun cuan­do ha­bían si­do ame­na­za­dos de muer­te si lo in­ten­ta­ban.

Es­tos he­chos su­ce­die­ron en­tre 1989 y 2000, pe­ro es has­ta aho­ra, más de 15 años des­pués, que se ha­ce jus­ti­cia a las víc­ti­mas. El Es­ta­do de Bra­sil fue en­con­tra­do cul­pa­ble de no to­mar me­di­das pa­ra prevenir y res­pon­der pe­se a que te­nía co­no­ci­mien­to de las “irre­gu­la­ri­da­des” que ocu­rrían en es­te si­tio, ade­más de ha­ber fa­lla­do en pro­te­ger a las víc­ti­mas. Igual­men­te la Cor­te or­de­nó que Bra­sil reanu­de las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes pa­ra san­cio­nar a los res­pon­sa­bles.

La es­cla­vi­tud que du­ran­te mu­cho tiem­po fue ig­no­ra­da, to­le­ra­da o en­cu­bier­ta ha co­men­za­do a ser per­se­gui­da y cas­ti­ga­da. Pe­ro se­ría in­ge­nuo creer que los de­lin­cuen­tes se da­rán por ven­ci­dos sin an­tes em­plear to­da cla­se de es­tra­te­gias, en­tre ellas, in­clu­so la co­lu­sión con po­lí­ti­cos.

En Mé­xi­co es­ta­mos a un año de elec­cio­nes fe­de­ra­les, es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les.

Y te­ne­mos que es­tar aler­tas por­que sa­be­mos que las ma­fias fi­nan­cian cam­pa­ñas con el ob­je­ti­vo de ga­ran­ti­zar que sus “ne­go­cios” sean in­to­ca­bles.

Por ello, es­te 2017, te­ne­mos que ha­blar del fu­tu­ro y ac­tuar pa­ra que sea de li­ber­tad pa­ra to­dos.

¿Cuál es el ca­mino pa­ra Mé­xi­co en­ton­ces? Me­jo­rar la le­gis­la­ción en ma­te­ria de tra­ta de per­so­nas y avan­zar ha­cia el cas­ti­go al ex­plo­ta­dor fi­nal.

A fi­na­les del año pa­sa­do, el dipu­tado fe­de­ral Cé­sar Camacho, en un ac­to de con­gruen­cia y va­len­tía, co­mu­ni­có la de­ci­sión de cua­tro par­ti­dos PRI, PVEM, PES y Pa­nal de no vo­tar en el pleno de la Cá­ma­ra de Dipu­tados la pro­pues­ta del Se­na­do pa­ra mo­di­fi­car la ley en ma­te­ria de tra­ta de per­so­nas.

El le­gis­la­dor ex­pli­có que no hu­bo con­sen­so pa­ra apro­bar las re­for­mas ya que se te­mía pu­die­ran abrir las puer­tas a la im­pu­ni­dad y po­ner en ries­go a las víc­ti­mas. Ade­más, afir­mó que se ela­bo­ra­rá una nue­va mi­nu­ta pa­ra lo cual se con­vo­ca­rán a los di­ver­sos agen­tes de la so­cie­dad que pue­dan con­tri­buir a cons­truir una ley efi­cien­te y cen­tra­da en las víc­ti­mas.

Sin em­bar­go, el lí­der de la ban­ca­da priis­ta tam­bién se­ña­ló que Mé­xi­co no se en­cuen­tra des­pro­te­gi­do en es­te te­ma, por­que la ley vi­gen­te es­tá ope­ran­do y ge­ne­ran­do sen­ten­cias con­de­na­to­rias.

Otros par­ti­dos e in­de­pen­dien­tes co­mo Ma­nuel Clout­hier tam­bién de­mos­tra­ron com­pro­mi­so. Al­gu­nos le­gis­la­do­res de PT y Mo­re­na vo­ta­ron y se ma­ni­fes­ta­ron con­tra es­tas re­for­mas des­de el prin­ci­pio. Y no hay que ol­vi­dar que dipu­tados de PRD se abs­tu­vie­ron en la vo­ta­ción en co­mi­sio­nes uni­das.

Es­ta res­pues­ta sen­si­ble nos ha­ce pen­sar a las ONG que lu­cha­mos con­tra es­te de­li­to que es­ta­mos avan­zan­do.

La­men­ta­ble­men­te, los im­pul­so­res del re­tro­ce­so a la ley han lo­gra­do co­lo­car a sus ca­bil­dea­do­res en go­bierno fe­de­ral y en la CNDH, lo cual ha cau­sa­do des­in­for­ma­ción y con­fu­sión en­tre la so­cie­dad.

Pa­ra col­mo, la tlax­cal­te­ca Adriana Dá­vi­la, en una entrevista con el pe­rio­dis­ta Luis Cár­de­nas, pre­ten­dió jus­ti­fi­car su mi­nu­ta con el fal­so ar­gu­men­to de que la ac­tual ley es in­efi­cien­te, pues se han dic­ta­do úni­ca­men­te sie­te sen­ten­cias con­de­na­to­rias por tra­ta de per­so­nas del 2012 a la fe­cha. Men­ti­ra.

De acuer­do con el úl­ti­mo in­for­me de la co­mi­sión in­ter­se­cre­ta­rial con­tra la tra­ta de per­so­nas, en­tre 2009 y 2015, se emi­tie­ron 637 sen­ten­cias de las cua­les 446 fue­ron con­de­na­to­rias.

Por otra par­te, el in­for­me re­por­ta que en­tre 2012 y 2015, mil 29 víc­ti­mas fue­ron res­ca­ta­das y 709 per­so­nas sen­ten­cia­das. Fi­nal­men­te el in­for­me re­co­no­ce una ten­den­cia a la al­za en los re­sul­ta­dos a par­tir de que la ley de 2012 co­men­zó a ser apli­ca­da.

An­te es­tas ci­fras, que re­pre­sen­tan vi­das, nos preo­cu­pa que una ser­vi­do­ra sos­ten­ga que no exis­te una ley fun­cio­nal ¿Por qué men­tir en un te­ma tan sen­si­ble? Y nos in­quie­ta que los enemi­gos de es­ta ley sean co­lo­ca­dos en po­si­cio­nes de au­to­ri­dad, ¿aca­so pre­ten­den pro­te­ger los in­tere­ses de es­tas ma­fias?

Aho­ra los le­gis­la­do­res ho­nes­tos y res­pon­sa­bles, que son ma­yo­ría, de­ben plan­tear re­for­mas ade­cua­das que brin­den pro­tec­ción a las víc­ti­mas y per­mi­tan des­man­te­lar las re­des de tra­ta me­dian­te un co­no­ci­mien­to vas­to de sus mo­dos de ope­ra­ción.

Con ese mis­mo com­pro­mi­so, el ca­mino de Mé­xi­co tam­bién de­be di­ri­gir­se a res­pon­sa­bi­li­zar al ex­plo­ta­dor fi­nal, quien es la cau­sa de que la ca­de­na de es­cla­vi­tud exis­ta. Que una per­so­na ten­ga la in­sen­si­bi­li­dad de com­prar a otra es un sín­to­ma de un mal so­cial de raí­ces pro­fun­das. La re­duc­ción a mer­can­cía de los se­res hu­ma­nos, es­pe­cial­men­te los más vul­ne­ra­bles, no su­ce­de­ría si no exis­tie­ran com­pra­do­res po­ten­cia­les.

Co­mo he­mos ates­ti­gua­do en sus pri­me­ros días, es­te 2017 es un año de mu­chos re­tos. Pe­ro sea­mos im­pla­ca­bles co­mo Wi­lliam Wil­ber­for­ce.

Re­co­noz­ca­mos nues­tros avan­ces sin ren­dir­nos pa­ra al­can­zar nues­tros ob­je­ti­vos. Di­ga­mos las pa­la­bras pro­nun­cia­das por el abo­li­cio­nis­ta bri­tá­ni­co en 1791 an­te la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes: “Es­tos son los pri­me­ros fru­tos de nues­tros es­fuer­zos, per­se­ve­re­mos y nues­tro triun­fo se­rá com­ple­to”.

To­dos po­de­mos de­nun­ciar tra­ta al 01800 5533000 o en uni­dos­ha­ce­mos­la­di­fe­ren­cia.com.

LU I SM . M OR AL ES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.