Ga­so­li­na­zo: con­tra las pro­tes­tas, el lugar co­mún

Milenio Tamaulipas - - Al Frente - www.twitter.com/ac­vi­lle­da AL­FRE­DO C. VILLEDA

Cuan­do al­gún alle­ga­do al Pre­si­den­te le­yó y es­cu­chó en los me­dios que la gen­te ne­ce­si­ta­ba cla­ri­dad pa­ra en­ten­der eso del ga­so­li­na­zo, de por qué es inevi­ta­ble y, por tan­to, no hay de otra, una vez que el dis­cur­so del se­cre­ta­rio de Ha­cien­da es in­su­fi­cien­te pa­ra quien no ma­ne­je esos con­cep­tos pro­pios de la ma­cro­eco­no­mía y del mun­do has­ta ha­ce unos me­ses “glo­bal”, tu­vo una gran idea: po­ner de nue­vo a En­ri­que Pe­ña Nie­to al mi­cró­fono, pe­ro sin te­le­prom­pter.

Sin un do­cu­men­to con pa­la­bras gran­di­lo­cuen­tes pro­pias de los re­dac­to­res asa­la­ria­dos del go­bierno y los ex­per­tos en la ma­te­ria a tra­tar, la es­tra­te­gia no po­día fa­llar. Por­que en eso de cul­ti­var el lugar co­mún y los di­chos na­die le ga­na al man­da­ta­rio, aca­so se em­pa­re­je con Vi­cen- te Fox. Y se lan­zó sin con­tem­pla­cio­nes a ha­blar de que se aca­bó la ga­lli­na de los hue­vos de oro y de que, co­mo un par­to, el al­za de ta­ri­fas due­le, pe­ro es bue­na.

Ya se ve­rá a par­tir de hoy qué tan efec­ti­vo re­sul­tó el men­sa­je de que, ca­ram­ba, qué se le va a ha­cer, si la ga­lli­na de los hue­vos de oro es­tá muer­ta. Que due­le pa­gar más por las ga­so­li­nas y sus efec­tos in­me­dia­tos en to­da la ca­de­na co­mer­cial, pues sí, ni mo­do, pe­ro es en be­ne­fi­cio de to­dos, có­mo no en­ten­der­lo con esas pa­la­bras tan lla­nas. ¿Quién se va a dar cuen­ta, des­pués de tan ex­plí­ci­tas ex­pre­sio­nes a la mano de quien las es­cu­che, de que el go­ber­na­dor del Banco de Mé­xi­co, Agus­tín Cars­tens, des­min­tió al Pre­si­den­te al de­cir ayer mis­mo que el au­men­to a las ta­ri­fas sí es re­sul­ta­do de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les y no so­lo de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les?

Pe­ro es fá­cil pre­ver la reac­ción de una ya de por sí agi­ta­da po­bla­ción, la ma­yo­ría in­dig­na­da y ac­ti­va en las pro­tes­tas ca­lle­je­ras y ci­ber­né­ti­cas con ra­zón, más esa mi­no­ría que apro­ve­cha la con­vul­sión pa­ra ac­cio­nes de­lin­cuen­cia­les. Por­que hay que apun­tar que aún na­da se sa­be del ori­gen de esas tro­pe­lías de­bi­da­men­te or­ga­ni­za­das, los sa­queos y el van­da­lis­mo, cuan­do han pa­sa­do ya dos se­ma­nas.

El úni­co do­cu­men­to fe­de­ral ofi­cial al res­pec­to se de­tie­ne en la po­li­ti­que­ría de se­ña­lar a pro­mo­to­res de las pro­tes­tas, que no de la ra­pi­ña y los ro­bos. Por su­pues­to, no hay una so­la prue­ba en el tex­to que vin­cu­le a Ge­rar­do Fer­nán­dez No­ro­ña y a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor con los ham­po­nes. Ni la ha­brá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.