Anato­mía del mo­tín. 5. Un tex­to clá­si­co

Milenio Tamaulipas - - Al Frente - hector.agui­lar­ca­min@mi­le­nio.com HÉC­TOR AGUI­LAR CAMÍN

Una fe­li­ci­dad ines­pe­ra­da tra­je­ron los mo­ti­nes. Vol­ví con un sen­ti­do de ur­gen­cia al tex­to clá­si­co de Elías Ca­net­ti: “Ma­sa y Po­der”. Fue un re­gre­so des­lum­bra­do. Quie­ro com­par­tir con los lec­to­res al me­nos un pa­sa­je. Creo que en­con­tra­rán en algunas res­pues­tas re­so­nan­tes pa­ra los he­chos de es­tos días. Di­ce así:

“Una apa­ri­ción tan enig­má­ti­ca co­mo uni­ver­sal es la de la ma­sa que de pronto apa­re­ce don­de an­tes no ha­bía na­da. Pue­de que unas po­cas per­so­nas ha­yan es­ta­do jun­tas, cin­co, diez o do­ce, so­la­men­te, so­la­men­te. Na­da se ha­bía anun­cia­do, na­da se es­pe­ra­ba. De pronto, to­do es­tá lleno de gen­te. De to­dos la­dos aflu­yen otras per­so­nas co­mo si las ca­lles tu­vie­sen so­lo una di­rec­ción. Mu­chos no sa­ben qué ocu­rrió, no pue­den res­pon­der a nin­gu­na pre­gun­ta; sin em­bar­go, tie­nen prisa de es­tar ahí don­de se en­cuen­tra la ma­yo­ría. Hay una de­ci­sión en sus mo­vi­mien­tos que se diferencia muy bien de la ma­ni­fes­ta­ción de una cu­rio­si­dad ha­bi­tual. Se pien­sa que el mo­vi­mien­to de unos con­ta­gia a los otros, pe­ro no es so­lo eso, fal­ta al­go más: tie­nen una me­ta. An­tes de que ha­yan en­con­tra­do pa­la­bras pa­ra ello, la me­ta pa­sa a ser la zo­na de ma­yor den­si­dad, el lugar don­de hay más gen­te reuni­da.

“Hay que de­cir al­go más de es­ta for­ma ex­tre­ma de es­pon­ta­nei­dad de la ma­sa. Allí don­de se ori­gi­na, en su mis­mo nú­cleo, no es tan es­pon­tá­nea co­mo pa­re­ce. Pe­ro en el res­to, si pres­cin­di­mos de las cin­co, diez o do­ce per­so­nas a par­tir de las cua­les se ori­gi­nó, sí lo es. Des­de el mo­men­to en que se ha­ce con­sis­ten­te desea au­men­tar su con­sis­ten­cia. El an­sia de cre­ci­mien­to es la pri­me­ra y su­pre­ma ca­rac­te­rís­ti­ca de la ma­sa. Quie­re in­te­grar en ella a to­do aquel que se po­ne a su al­can­ce. To­do ser con for­ma hu­ma­na pue­de for­mar par­te de ella. La ma­sa na­tu­ral es la ma­sa abier­ta. Su cre­ci­mien­to no tie­ne lí­mi­tes pre­fi­ja­dos. No re­co­no­ce ca­sas, puer­tas ni ce­rra­du­ras; quie­nes se en­cie­rran se con­vier­ten en sos­pe­cho­sos. Abier­ta de­be en­ten­der­se aquí en sen­ti­do am­plio; lo es por to­das par­tes y en cual­quier di­rec­ción. La ma­sa abier­ta exis­te mien­tras cre­ce. Su de­sin­te­gra­ción em­pie­za ape­nas ha de­ja­do de cre­cer” (Alian­za Much­nik, 1983, p. 10).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.