Ca­na­dá y Mé­xi­co: el gran con­tras­te fren­te a Trump

Milenio Tamaulipas - - Al Frente - Twitter: @es­te­ba­n_is o Fa­ce­book: /illa­de­ses­te­ban ESTEBAN ILLADES

Do­nald Trump asu­mi­rá la pre­si­den­cia de Estados Unidos el pró­xi­mo vier­nes, y los go­bier­nos de Ca­na­dá y Mé­xi­co, sus dos paí­ses ve­ci­nos, co­mien­zan a ajus­tar pie­zas.

En Mé­xi­co, En­ri­que Pe­ña Nie­to nom­bró se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res a Luis Vi­de­ga­ray, quien, al asu­mir su nue­va po­si­ción, de­cla­ró que lle­ga­ba “a apren­der”.

Ca­na­dá hi­zo lo pro­pio. Pe­ro, a diferencia de Pe­ña Nie­to, Jus­tin Tru­deau nom­bró can­ci­ller a una per­so­na que la prensa ca­na­dien­se til­da de “só­li­da” y “seria” en el mun­do de la di­plo­ma­cia: Chrys­tia Free­land, quien has­ta el mar­tes pa­sa­do fun­gía co­mo mi­nis­tra de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal.

Mien­tras que la ex­pe­rien­cia de Vi­de­ga­ray es in­ter­na —en la in­dus­tria pri­va­da tra­ba­jó co­mo con­sul­tor de re­fi­nan­cia­mien­to de deu­da es­ta­tal; en po­lí­ti­ca fue se­cre­ta­rio de Fi­nan­zas del Es­ta­do de Mé­xi­co y des­pués se­cre­ta­rio de Ha­cien­da fe­de­ral—, la de Free­land siempre ha si­do en el ex­te­rior.

La nue­va mi­nis­tra es­tu­dió la li­cen­cia­tu­ra en his­to­ria ru­sa en Har­vard y la maes­tría en es­tu­dios es­la­vos en Ox­ford. Du­ran­te mu­cho tiem­po fue corresponsal pa­ra The Fi­nan­cial

Ti­mes y The Eco­no­mist en Ucra­nia. Su ca­rre­ra en me­dios la coronó co­mo edi­to­ra glo­bal de Reuters, una de las dos agencias más im­por­tan­tes de no­ti­cias a es­ca­la mun­dial. Co­mo po­lí­ti­ca se ha con­ver­ti­do en per­so­na

non gra­ta en Ru­sia, al gra­do que des­de 2014 tie­ne prohi­bi­da la en­tra­da al país.

Con es­te nom­bra­mien­to, Ca­na­dá en­tien­de que su gran pro­ble­ma, así co­mo el del mun­do en­te­ro, no se­rá Estados Unidos, sino la in­fluen­cia de Vla­dí­mir Pu­tin so­bre su nue­vo pre­si­den­te. Al nom­brar a Free­land, Tru­deau mues­tra los dien­tes: des­de aho­ra anun­cia que no se de­ja­rá bu­llear por los nue­vos lí­de­res del or­den in­ter­na­cio­nal.

En cam­bio, Pe­ña Nie­to em­pleó un en­fo­que dia­me­tral­men­te opues­to. El nom­bra­mien­to de Vi­de­ga­ray obe­de­ce al ca­nal de co­mu­ni­ca­ción que tal vez pue­da te­ner con Ja­red Kush­ner, yerno del pre­si­den­te.

Vis­tas las ame­na­zas de Trump es­ta se­ma­na, Tru­deau pa­re­ce ha­ber to­ma­do la me­jor de­ci­sión. Oja­lá que el pa­so del tiem­po mues­tre lo con­tra­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.