Lle­va­rán la Huas­te­ca po­to­si­na a Es­pa­ña

Milenio Tamaulipas - - Estado Y Región - Imel­da To­rres /Ciu­dad Va­lles

ecor­da­ré hoy con mis cua­tro lec­to­res el ca­so de aque­llos jó­ve­nes re­cién ca­sa­dos que te­nían un có­di­go se­cre­to pa­ra de­cir­se, in­clu­so en pre­sen­cia de otros, que al lle­gar a su ca­sa ha­rían el amor. Él le de­cía a ella, o ella a él: “¿Qué te pa­re­ce, mi amor, si es­ta no­che nos echa­mos un po­ka­ri­to?”. Am­bos sa­bían que se tra­ta­ba de un jue­go con­si­de­ra­ble­men­te más en­tre­te­ni­do. En cier­ta oca­sión fue­ron a una fies­ta que se pro­lon­gó ca­si has­ta que el Sol iba ya a aso­mar las pom­pas por los bal­co­nes del orien­te. Ella re­gre­só con cier­to do­lor­ci­llo de ca­be­za, sin más de­seo que el de ir­se a la ca­ma a dor­mir. Él, al con­tra­rio, ve­nía achis­pa­do por dos o tres whis­kies, con ga­nas tam­bién de ir a la ca­ma, aun­que no a dor­mir. En­ton­ces él le di­jo la con­sa­bi­da fra­se: “Mi amor: ¿nos echa­mos un po­ka­ri­to?”. Ella, de mal hu­mor por la ja­que­ca, mi­gra­ña, ce­fa­lal­gia o he­mi­crá­nea, le res­pon­dió con se­que­dad: “No. Pa­so”. Al mu­cha­cho le mo­les­tó mu­cho esa res­pues­ta. Nun­ca su mu­jer­ci­ta le ha­bía con­tes­ta­do en mo­do así, tan ás­pe­ro. Muy dis­gus­ta­do se fue a acos­tar. Ella tam­bién se fue a la ca­ma. Ni si­quie­ra se die­ron las bue­nas no­ches: se acos­ta­ron es­pal­da con es­pal­da, co­mo águi­las ale­ma­nas. Em­pe­za­ba ya a al­bo­rear cuan­do la chi­ca des­per­tó con in­quie­tud, po­seí­da por un va­go re­mor­di­mien­to, un re­pul­go de con­tri­ción. ¿Por qué ha­bía tra­ta­do así a su es­po­so? Tan ama­ble que era él; tan com­pla­cien­te siem­pre. De­ci­dió en­ton­ces en­men­dar su error. Le dio un be­si­to en la fren­te a su ma­ri­do, pa­ra des­per­tar­lo. Na­da. Un be­si­to en la me­ji­lla. Na­da. Un be­si­to en los la­bios. Na­da. Un be­si­to en el cue­llo. Na­da.Un be­si­to en el pe­cho. Na­da. Un be­si­to en el es­to­ma­gui­to. Na­da. Un be­si­to en. Na­da. Na­da. Por fin él abrió los ojos. Se­guía aún enoja­do por la for­ma en que lo ha­bía tra­ta­do su mu­jer. Le pre­gun­tó, mo­les­to. “¿Qué ha­ces? ¿Qué quie­res?”. Ella, tí­mi­da­men­te: “Mi vi­da: ¿nos echa­mos un po­ka­ri­to?”. El mu­cha­cho res­pon­dió con brus­que­dad usan­do la mis­ma ex­pre­sión que ha­bía em­plea­do ella: “No. Pa­so”. En­ton­ces la chi­ca le­van­tó la sá­ba­na; miró la con­sa­bi­da par­te de su ma­ri­di­to y le pre­gun­tó asom­bra­da: “¿Y con ese jue­ga­zo pa­sas?”. Igual nos su­ce­dió a los me­xi­ca­nos: te­nien­do el jue­ga­zo del pe­tró­leo tu­vi­mos que pa­sar. Du­ran­te mu­chos años fin­ca­mos nues­tra eco­no­mía en ese re­cur­so. Con amar­ga son­ri­sa re­cor­da­mos aho­ra el tiem­po aquel en que se hi­cie­ron en la son­da de Cam­pe­che ha­llaz­gos pe­tro­lí­fe­ros que fue­ron con­si­de­ra­dos fa­bu­lo­sos. El en­ton­ces Pre­si­den­te, Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo, nos di­jo que la ri­que­za de nues­tro país se­ría tan gran­de que en de­lan­te de lo úni­co que ten­dría­mos que preo­cu­par­nos se­ría de apren­der a ad­mi­nis­trar la abun­dan­cia. Cuan­do me­mo­ro esas pa­la­bras acu­de a mi men­te la do­lo­ri­da co­pla de Man­ri­que: “. Ved de cuán po­co va­lor / son las co­sas tras que an­da­mos / y co­rre­mos.”. Co­mo do­ble de cam­pa­na fu­ne­ral sue­nan los ver­sos de pie que­bra­do del poe­ta. Igual eco tu­vie­ron, fu­ne­ra­rio, las pa­la­bras de En­ri­que Pe­ña Nieto al anun­ciar la muer­te de la ga­lli­na de los hue­vos de oro. No mu­rió de su muer­te: la ma­ta­mos a gol­pes de in­efi­cien­cia y co­rrup­ción. En su ve­lo­rio, co­mo en to­dos, con­ta­re­mos chis­tes, con­sue­lo úni­co que los me­xi­ca­nos te­ne­mos en la ad­ver­si­dad. Uno de esos cuen­tos se­rá el de aque­llos dos la­gar­tos que se en­con­tra­ron en un río de Ta­bas­co. Uno de ellos se veía fla­co, ham­brien­to. El otro, con­tra­ria­men­te, lu­cía gor­do y bien ce­ba­do. El pri­me­ro se que­jó de que con las ex­plo­ra­cio­nes pe­tro­le­ras se ha­bía aca­ba­do la ga­na­de­ría: no ha­bía ya re­ses qué co­mer. “Haz lo que yo -le acon­se­jó el otro-. Lle­vo ya dos años co­mién­do­me un in­ge­nie­ro de Pe­mex ca­da día, y es fe­cha que aún no se dan cuen­ta”. FIN. Me ha­bría gus­ta­do co­no­cer a fray Pa­yo de Ribera, ar­zo­bis­po que fue de Mé­xi­co en tiem­pos de sor Jua­na.

Un día la su­pe­rio­ra de la cé­le­bre mon­ja la co­rri­gió sin ra­zón, equi­vo­ca­da­men­te. Sor Jua­na le re­pli­có, mo­les­ta:

-Ca­lle, ma­dre. No sea us­ted zon­za.

La prio­ra se in­dig­nó, y en una en­cen­di­da car­ta que en­vió al ar­zo­bis­po se que­jó ai­ra­da­men­te. Fray Pa­yo, hom­bre de buen sen­ti­do y que ade­más co­no­cía bien a la que­jo­sa, le en­vió de vuel­ta la mi­si­va con su res­pues­ta al mar­gen: “De­mues­tre la ma­dre su­pe­rio­ra que no lo es y se le ha­rá jus­ti­cia”.

Me ha­bría gus­ta­do co­no­cer a don fray Pa­yo de Ribera. Qui­zá po­nía la pro­ban­za en par­te a la que no to­ca­ba, pe­ro sa­bía juz­gar a las per­so­nas. Yo, por mi par­te, es­pe­ro que na­die me lla­me zon­zo al­gu­na vez, pues me se­rá di­fi­ci­lí­si­mo pro­bar que no lo soy, y ten­dré que alla­nar­me al ca­li­fi­ca­ti­vo.

¡Has­ta ma­ña­na!... “. Mu­rió la ga­lli­na de los hue­vos de oro.”. Yo, por en­ci­ma de mo­tes, eso ya lo pre­sen­tía: des­de ha­ce tiem­po veía ron­dar a los zo­pi­lo­tes.

Las be­lle­zas na­tu­ra­les de Ciu­dad Va­lles y otros mu­ni­ci­pios de la Huas­te­ca Po­to­si­na se­rán pro­mo­cio­na­dos en Es­pa­ña, al par­ti­ci­par el go­bierno lo­cal en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo en mar­zo pró­xi­mo. Se es­tá pre­pa­ran­do otro video co­mo el de “La Huas­te­ca Po­to­si­na vis­ta co­mo nun­ca an­tes” rea­li­za­do en mar­zo del 2014 que tu­vo mi­les de vis­tas en la red You­tu­be y otros me­dios e in­clu­so se vol­vió a edi­tar en in­glés.

Es­ta vez la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal ac­tual rea­li­za­rá otra fil­ma­ción pro­mo­cio­nal no ma­yor a cua­tro mi­nu­tos, tam­bién con imá­ge­nes gra­ba­das en dron que to­ma­rán las es­pec­ta­cu­la­res imá­ge­nes que tie­nen los si­tios turísticos de es­ta zo­na.

Fran­cis­co Ge­rar­do Gó­mez Gó­mez, di­rec­tor de Tu­ris­mo en es­ta lo­ca­li­dad di­jo que a la Fe­ria In­ter­na­cio­nal de Tu­ris­mo asis­ti­rán más de 20 paí­ses europeos, por lo que se­rá una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra pre­su­mir­les to­das las ma­ra­vi­llas que ofre­ce es­ta par­te del es­ta­do po­to­sino.

Las gra­ba­cio­nes se es­tán rea­li­zan­do en Mi­cos, El Si­dral, Pre­sa La La­ji­lla y Gru­tas Los Sa­bi­nos, y se pro­mo­cio­na­rá el des­cen­so en rap­pel, sen­de­ris­mo, la en­tra­da a la cue­va, las ru­tas de bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña, tor­neos de pes­ca, en­tre otros. Ya se hi­cie­ron vi­deos pro­mo­cio­na­les so­bre los pa­ra­jes Mi­cos y El Si­dral, que fue­ron de gran ayu­da pa­ra in­cre­men­tar el tu­ris­mo no so­lo en Ciu­dad Va­lles sino en to­da la re­gión.

Ade­más de Va­lles se agre­ga­rán postales de si­tios de otros mu­ni­ci­pios co­mo la Cas­ca­da de Ta­mul y el Puen­te de Dios en Aquis­món, Las Po­zas de Xi­litla, los Vo­la­do­res de Ta­ma­le­tón de Tan­can­huitz, El Na­ci­mien­to de Hui­chihua­yán en Huehuetlán, El Na­ran­jo, Ta­ma­so­po, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.