Los pro­yec­tos se cons­tru­yen

Con las “ocu­rren­cias” de go­ber­nan­tes o de su círcu­lo cer­cano, ge­ne­ral­men­te con la de­sig­na­ción de bu­ró­cra­tas im­pro­vi­sa­dos

Milenio Tamaulipas - - México - *Ar­tis­ta plás­ti­co oa­xa­que­ño.

En es­tas con­di­cio­nes di­fí­ci­les en las que se ini­cia 2017 se antoja que las me­xi­ca­nas y me­xi­ca­nos tu­vié­ra­mos bie­nes y ser­vi­cios cul­tu­ra­les in­dis­pen­sa­bles: es­cue­las de mú­si­ca, de ar­tes plás­ti­cas, de dan­za, ta­lle­res de tea­tro, ci­ne­te­cas y po­si­bi­li­da­des ac­ce­si­bles de par­ti­ci­par de la cul­tu­ra. No so­lo las pe­nas con pan son me­nos, tam­bién la cul­tu­ra ali­men­ta.

¿Qué te­ne­mos en la ma­yo­ría de los es­ta­dos y mu­ni­ci­pios del ma­pa na­cio­nal? La ver­dad, na­da o al­go pa­re­ci­do. Bas­ta ver las pá­gi­nas de los di­rec­to­rios de cual­quier Di­rec­ción de Cul­tu­ra en los es­ta­dos, o en los mu­ni­ci­pios, pa­ra to­par­se con la reali­dad; ni por aso­mo apa­re­ce una agen­da cul­tu­ral, acor­de a los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les que ha­blan de la cul­tu­ra co­mo un de­re­cho fun­da­men­tal.

Qué bueno que nues­tra nue­va se­cre­ta­ria de Cul­tu­ra en Oa­xa­ca, la se­ño­ra Ana Vás­quez Col­me­na­res, se su­me a los diag­nós­ti­cos y di­ga: “El pre­su­pues­to de es­ta de­pen­den­cia se­rá de 155 mi­llo­nes 261 mil 194 pe­sos, de los cua­les so­lo 6.4 por cien­to se di­ri­gi­rá a pro­gra­mas de fo­men­to ar­tís­ti­co y cul­tu­ral; el res­to, pa­ra cu­brir sa­la­rios” (pe­rió­di­co No­ti­cias, 2017/01/12, p.1c). Al Ob­ser­va­to­rio Cul­tu­ral Ciu­da­dano (Ocuc) le gus­ta­ría que die­ra res­pues­ta a es­tas tres sen­ci­llas pre­gun­tas:

¿De­nun­cia­rá an­te las au­to­ri­da­des los ma­los ma­ne­jos del pre­su­pues­to y la ne­gli­gen­cia con la que los fun­cio­na­rios an­te­rio­res ma­ne­ja­ron el pre­su­pues­to y nó­mi­na de la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra?

Se­gun­da pre­gun­ta: ¿per­mi­ti­rá a la so­cie­dad or­ga­ni­za­da en torno a la cul­tu­ra de­ba­tir en có­mo se va apli­car el es­ca­so pre­su­pues­to de cul­tu­ra y ver có­mo re­du­ci­mos la abul­ta­da nó­mi­na?

Tres: ¿cuán­do pre­sen­ta­rá y per­mi­ti­rá de­ba­tir su pro­gra­ma de tra­ba­jo y las nue­ve pro­pues­tas del Ocuc?

Creo que es­ta si­tua­ción es si­mi­lar en la ma­yo­ría de los es­ta­dos.

El ar­tícu­lo cuar­to cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ce la obli­ga­ción del Es­ta­do pa­ra ma­xi­mi­zar el al­can­ce de los de­re­chos hu­ma­nos. Pe­ro la reali­dad di­ce al­go di­fe­ren­te y cual­quier co­sa que se anun­cie co­mo po­lí­ti­ca cul­tu­ral sue­le du­rar el mis­mo tiem­po que el go­bierno que la pos­tu­la.

Lo que ve­mos no son pla­nes y ac­cio­nes ar­ti­cu­la­dos, con con­ti­nui­dad ni ca­pa­ces de apro­bar la prue­ba del tiem­po. Los pla­nes cul­tu­ra­les se cons­tru­yen con las “ocu­rren­cias” de los go­ber­nan­tes o de su círcu­lo cer­cano, ge­ne­ral­men­te con bu­ró­cra­tas im­pro­vi­sa­dos que ad­mi­nis­tran el des­tino de la cul­tu­ra du­ran­te su man­da­to. No es lo mis­mo ser ar­tis­ta plás­ti­co que ad­mi­nis­tra­dor de la cul­tu­ra, pe­ro aquí las ba­rre­ras se bo­rran y lo mis­mo da Cha­na que Jua­na, pues lo úni­co que des­ta­ca es la con­fu­sión en­tre per­so­na­jes del ar­te que se me­ten a ad­mi­nis­tra­do­res y vi­ce­ver­sa.

¿Có­mo cum­plen los tres ni­ve­les de go­bierno sus obli­ga­cio­nes de dar ac­ce­so a la cul­tu­ra, sin una ley­mar­co que de­ter­mi­ne po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les, idó­neas y efi­ca­ces, y que ma­te­ria­li­cen el de­re­cho de ac­ce­so a la cul­tu­ra que nos otor­ga el or­den cons­ti­tu­cio­nal?

¿Qué tan apre­mian­te es una le­gis­la­ción ge­ne­ral que fi­je los ob­je­ti­vos, las ba­ses y los prin­ci­pios en ma­te­ria de po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les?

Exis­ten en ma­nos de se­na­do­res y dipu­tados pro­yec­tos pa­ra una Ley Ge­ne­ral de Cul­tu­ra, y se sa­be que la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra re­vi­sa un pro­yec­to de ley ge­ne­ral en la ma­te­ria: esos es­fuer­zos in­di­vi­dua­les e ins­ti­tu­cio­na­les co­rren el ries­go de que­dar­se re­le­ga­dos por la su­ma de to­das las vie­jas y nue­vas reali­da­des que lle­van a la in­su­fi­cien­cia y a los re­cor­tes de una eco­no­mía que no con­ce­de más es­pa­cios de gas­to pú­bli­co. Y me­nos pa­ra la cul­tu­ra.

¿No se­ría tiem­po al me­nos pa­ra pre­pa­rar pro­pues­tas real­men­te res­pon­sa­bles, sus­ten­ta­das en una am­plia con­sul­ta que re­co­noz­ca la voz de la so­cie­dad, de las or­ga­ni­za­cio- nes tan­to ci­vi­les co­mo ciu­da­da­nas y que la ex­pre­sen?

¿Po­dría­mos ima­gi­nar có­mo ser­vi­rían fo­ros de con­sul­ta efec­ti­vos que re­ci­bie­ran to­das las vo­ces de la di­ver­si­dad cul­tu­ral de Mé­xi­co pa­ra cons­truir una ley que sea de la ciu­da­da­nía y que po­dría es­pe­rar por la pri­me­ra opor­tu­ni­dad pa­ra ser ins­tru­men­ta­da? No se­ría po­co avan­ce ha­cer que es­ta vez las po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les vinieran de la so­cie­dad ha­cia el Con­gre­so y no del Con­gre­so a la so­cie­dad, co­mo has­ta aho­ra ha su­ce­di­do con el re­sul­ta­do des­cri­to.

Fo­ros de con­sul­ta don­de se re­co­jan en for­ma tes­ti­mo­nial pro­pues­tas que den vi­da a una ley, que pue­da ma­te­ria­li­zar­se y que no se re­duz­ca a pro­pó­si­tos inal­can­za­bles, fo­ros que in­vo­lu­cren a las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas y pri­va­das, a las es­cue­la na­cio­na­les y or­ga­ni­za­cio­nes re­pre­sen­ta­ti­vas de la cul­tu­ra en Mé­xi­co, con un am­plio com­pro­mi­so de par­ti­ci­pa­ción de in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas.

No co­noz­co nin­gún ca­so don­de un es­ta­do o mu­ni­ci­pio se pre­gun­te qué se pue­de ha­cer en el ám­bi­to de una po­lí­ti­ca cul­tu­ral. Oa­xa­ca de­bía ser pun­ta de lan­za en esa exi­gen­cia, a par­tir de la di­ver­si­dad y ri­que­za cul­tu­ral que se nu­tre de su con­for­ma­ción in­dí­ge­na.

Me re­fie­ro, des­de lue­go, en el plano na­cio­nal, a un pro­yec­to de ley que por vez pri­me­ra no co­rra la suer­te que ha te­ni­do, por ejem­plo, la Ley Ge­ne­ral de Edu­ca­ción, que no re­co­no­ció las par­ti­cu­la­ri­da­des de la edu­ca­ción in­dí­ge­na. Cla­ro, en tiem­pos de ex­ten­di­do desáni­mo na­cio­nal, ha­bría que com­ple­tar es­tas re­fle­xio­nes con el con­sa­bi­do “por eso es­ta­mos co­mo es­ta­mos”.

M OI S É S B U TZ E

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.