Mi­ni­mi­za Trump las di­fe­ren­cias con equi­po

El mag­na­te res­ta im­por­tan­cia a las con­tra­dic­cio­nes con sus can­di­da­tos al ga­bi­ne­te en te­mas co­mo Pu­tin, mi­gra­ción mu­sul­ma­na y mé­to­dos de tor­tu­ra

Milenio Tamaulipas - - Fronteras - Agen­cias/Was­hing­ton

El pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump res­tó im­por­tan­cia a las con­tra­dic­cio­nes con sus de­sig­na­dos al ga­bi­ne­te, las cua­les sa­lie­ron a la luz en es­tos días du­ran­te las audiencias de con­fir­ma­ción en el Se­na­do. “To­dos mis de­sig­na­dos al ga­bi­ne­te lu­cen bien y ha­cen un gran tra­ba­jo. Quie­ro que sean au­tén­ti­cos y ex­pre­sen sus pro­pios pen­sa­mien­tos, no los míos”, tui­teó Trump en la ma­dru­ga­da de ayer.

Los miem­bros del fu­tu­ro go­bierno se han dis­tan­cia­do del pre­si­den­te elec­to en una se­rie de asun­tos co­mo Ru­sia, la tor­tu­ra o la in­mi­gra­ción mu­sul­ma­na.

An­te esas pos­tu­ras, han re­ci­bi­do un tra­to ge­ne­ral­men­te cor­dial por par­te de los se­na­do­res de­mó­cra­tas, quie­nes di­cen que los de­sig­na­dos al ga­bi­ne­te les re­sul­tan más acep­ta­bles que el pro­pio Trump. “A me­di­da que co­noz­co a los miem­bros del ga­bi­ne­te, es­toy des­con­cer­ta­do por­que mu­chos de ellos me pa­re­cen ra­zo­na­bles”, re­co­no­ció el se­na­dor Dick Dur­bin, se­gun­do en la je­rar­quía de­mó­cra­ta en el Se­na­do. “Mu­cho más ra­zo­na­bles que su pre­si­den­te”, agre­gó.

El se­na­dor Jeff Ses­sions, de­sig­na­do se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia, di­jo que se opo­ne a li­mi­tar la in­mi­gra­ción mu­sul­ma­na, a di­fe­ren­cia de Trump, que pro­pu­so esa ve­da du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral.

El can­di­da­to a se­cre­ta­rio de Es­ta­do, Rex Ti­ller­son, re­afir­mó el com­pro­mi­so es­ta­du­ni­den­se con la OTAN (Or­ga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te) y se mos­tró re­la­ti­va­men­te in­tran­si­gen­te con res­pec­to a Mos­cú, aun­que irri­tó al se­na­dor Mar­co Ru­bio al ne­gar­se a ca­li­fi­car al pre­si­den­te ru­so, Vla­dí­mir Pu­tin, de “cri­mi­nal de gue­rra”.

El es­co­gi­do pa­ra di­rec­tor de la Agen­cia Cen­tral de In­te­li­gen­cia (CIA), Mi­ke Pom­peo, se de­cla­ró opo­si­tor de la tor­tu­ra e in­si­nuó que re­cha­za­ría una or­den en ese sen­ti­do de par­te de Trump, aun­que aña­dió que no ima­gi­na­ba que el fu­tu­ro pre­si­den­te da­ría se­me­jan­te or­den. Du­ran­te la cam­pa­ña, Trump in­si­nuó que apli­ca­ría el lla­ma­do “sub­ma­rino” —o “aho­ga­mien­to si­mu­la­do”— y otras for­mas de tor­tu­ra.

La de­sig­na­ción de Ti­ller­son es­tá en du­da de­bi­do a las ob­je­cio­nes de Ru­bio y otros, pe­ro las de Pom­peo, el ge­ne­ral re­ti­ra­do Ja­mes Mat­tis en De­fen­sa y el ge­ne­ral re­ti­ra­do John Kelly en Se­gu­ri­dad Na­cio­nal se dan por ase­gu­ra­das.

Ayer mis­mo, el Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do es­ta­du­ni­den­se anun­ció que abrió una in­ves­ti­ga­ción so­bre el es­pio­na­je ru­so en las elec­cio­nes de 2016, afir­man­do que los in­for­mes so­bre in­ter­fe­ren­cias de Mos­cú y su po­si­ble vincu­lo con al­gu­nos par­ti­dos “sus­ci­tan gran preo­cu­pa­ción”.

La in­ves­ti­ga­ción, res­pal­da­da tan­to por de­mó­cra­tas co­mo por re­pu­bli­ca­nos, po­dría obli­gar a pres­tar testimonio a fun­cio­na­rios de la ad­mi­nis­tra­ción sa­lien­te de Ba­rack Oba­ma y de la ad­mi­nis­tra­ción en­tran­te de Trump, quien ga­nó los co­mi­cios del 8 de no­viem­bre.

Las agen­cias de in­te­li­gen­cia es­ta­du­ni­den­ses ale­gan que Pu­tin or­de­nó ac­cio­nes en­cu­bier­tas pa­ra in­ter­fe­rir en las elec­cio­nes, apo­yan­do a Trump y des­acre­di­tan­do a su opo­nen­te, la de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton. Arre­me­te de nue­vo En ese con­tex­to, Do­nald Trump, quien asu­mi­rá el car­go co­mo el pre­si­den­te nú­me­ro 45 el pró­xi­mo vier­nes, vol­vió ayer a cri­ti­car a los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de EU y sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas por el es­cán­da­lo del do­sier con su­pues­tos “tra­pos su­cios” de Trump en Ru­sia re­co­pi­la­do des­de ha­ce dos años.

A pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na Trump cri­ti­có en Twit­ter a “enemi­gos po­lí­ti­cos y un es­pía fra­ca­sa­do con mie­do de que lo de­man­den” por ha­ber ela­bo­ra­do un in­for­me, fil­tra­do por la web Buz­zfeed el mar­tes, con es­cán­da­los sin ve­ri­fi­car que po­dría hun­dir al fu­tu­ro pre­si­den­te o per­mi­tir a Mos­cú chan­ta­jear­lo.

Trump reite­ró que los he­chos re­co­pi­la­dos en el do­sier son “to­tal­men­te in­ven­ta­dos por ope­ra­ti­vos po­lí­ti­cos de­pra­va­dos, tan­to re­pu­bli­ca­nos co­mo de­mó­cra­tas”.

Por el con­tra­rio, sí dio cre­di­bi­li­dad a la ver­sión del Krem­lin so­bre el asun­to —”Ru­sia di­ce que na­da de eso exis­te”—, y vol­vió a re­pe­tir que las re­ve­la­cio­nes (con­tac­tos con re­pre­sen­tan­tes del Krem­lin o en­cuen­tros con pros­ti­tu­tas) son “no­ti­cias fal­sas”.

Trump pro­me­tió que en 90 días, tras to­mar po­se­sión, su equi­po pre­sen­ta­rá un “in­for­me com­ple­to” so­bre ci­be­ra­ta­ques y fil­tra­cio­nes.

El fa­mo­so do­cu­men­to de 35 pá­gi­nas fue ela­bo­ra­do por el ex es­pía de los ser­vi­cios se­cre­tos bri­tá­ni­cos (MI6) Ch­ris­top­her Stee­le, que tra­ba­jó en­cu­bier­to en Ru­sia du­ran­te los años no­ven­ta.m

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.