Ad­vier­ten que cu­ba­nos es­tán va­ra­dos en Mé­xi­co

Ac­ti­vis­ta ase­gu­ra que el fin de “pies se­cos­pies mo­ja­dos” cau­sa­rá re­si­den­cia tem­po­ral

Milenio Tamaulipas - - Fronteras - Notimex/Mia­mi

En una sor­pre­si­va ju­ga­da de úl­ti­mo mo­men­to, los man­da­ta­rios Ba­rack Oba­ma y Raúl Cas­tro de adop­ta­ron un nue­vo acuer­do con­tra los in­do­cu­men­ta­dos cu­ba­nos -el in­gre­so a Es­ta­dos Uni­dos se ha quin­tu­pli­ca­do, que po­ne al pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump an­te la dis­yun­ti­va de ava­lar­lo y con­ti­nuar en diá­lo­go con La Ha­ba­na o sus­pen­der­lo e ir en con­tra de su po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria.

Was­hing­ton eli­mi­nó las ven­ta­jas de los emi­gran­tes ile­ga­les cu­ba­nos de asen­tar­se au­to­má­ti­ca­men­te si lo­gra­ban in­gre­sar a te­rri­to­rio de EU, (“pies-se­cos-pies-mo­ja­dos”) y sus­pen­dió la aco­gi­da des­de 2006 de mé­di­cos is­le­ños en ter­ce­ros paí­ses que so­li­ci­ta­ran via­jar a la Unión Ame­ri­ca­na. “Al dar es­te pa­so es­ta­mos tra­tan­do a los emi­gran­tes cu­ba­nos de la mis­ma ma­ne­ra que tra­ta­mos a los emi­gran­tes de otros paí­ses”, sos­tu­vo Oba­ma.

La aco­gi­da au­to­má­ti­ca fue apro­ba­da por el pre­si­den­te Bill Clin­ton en 1995, du­ran­te la lla­ma­da “Cri­sis de los bal­se­ros”, ocu­rri­da en me­dio de la peor de­ba­cle eco­nó­mi­ca que re­cuer­de la is­la por la des­apa­ri­ción en 1991 de su prin­ci­pal alia­do, la Unión So­vié­ti­ca.

El go­bierno es­ta­du­ni­den­se re­du­jo la en­tre­ga de vi­sas a los cu­ba­nos y Fi­del Cas­tro au­to­ri­zó la sa­li­da ma­si­va de in­do­cu­men­ta­dos. La de­ci­sión de Clin­ton se adi­cio­nó a la lla­ma­da Ley de Ajus­te Cu­bano, vi­gen­te des­de 1966. És­ta so­lo pue­de ser anu­la­da por el Con­gre­so.

Pe­ro aho­ra, Cu­ba se com­pro­me­tió a re­ci­bir a los na­cio­na­les que EU de­por­te, in­clui­dos va­rios cien­tos de “ma­rie­li­tos”, co­mo se co­no­cen a los mi­les de cu­ba­nos que for­ma­ron par­te de la es­tam­pi­da mi­gra­to­ria por el puer­to del Ma­riel en 1980, que por su con­duc­ta an­ti­so­cial nun­ca cla­si­fi­can pa­ra re­si­dir en aquel país y que has­ta aho­ra La Ha­ba­na eva­día aco­ger.

“En re­la­ción a có­mo es­to pue­de ser in­ter­pre­ta­do, con­ti­nua­do, acep­ta­do o asi­mi­la­do” por la ad­mi­nis­tra­ción de Trump, “no­so­tros ve­mos que con lo que se co­rri­ge me­dian­te es­ta” de­ci­sión “se es­tá dan­do un pa­so im­por­tan­te que res­pon­de al in­te­rés na­cio­nal de Cu­ba, pe­ro tam­bién al in­te­rés na­cio­nal de los Es­ta­dos Uni­dos” res­pon­dió la prin­ci­pal ne­go­cia­do­ra cubana, Jo­se­fi­na Vidal, in­te­rro­ga­da por la pren­sa en La Ha­ba­na

Des­de que Oba­ma y Cas­tro anun­cia­ron el 17 di­ciem­bre de 2014 el ini­cio de un iné­di­to des­hie­lo en­tre Was­hing­ton y La Ha­ba­na, el in­gre­so a EU de in­do­cu­men­ta­dos se dis­pa­ró mo­ti­va­do, se­gún ex­per­tos, “por la fal­ta de re­sul­ta­dos pal­pa­bles de las re­for­mas eco­nó­mi­cas de Raúl Cas­tro”, ini­cia­das va­rios años an­tes, y “por el te­mor de que ocu­rrie­ra lo que aca­ba de su­ce­der”.

De oc­tu­bre pa­sa­do a la fe­cha, unos mil 806 cu­ba­nos in­ten­ta­ron lle­gar por mar a EU, se­gún su Guar­dia Cos­te­ra. No obs­tan­te, el nú­me­ro de los que lo in­ten­ta­ron por tie­rra, so­bre to­do des­de Mé­xi­co, es muy su­pe­rior a juz­gar por las ci­fras de la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción de Fron­te­ras del país nor­te­ame­ri­cano. De me­nos de ocho mil in­do­cu­men­ta­dos cu­ba­nos aco­gi­dos en 2011, cua­tro años des­pués esa ci­fra lle­gó a 40 mil 115 de acuer­do a ese or­ga­nis­mo.

Aun­que no pa­re­ce que sea su prio­ri­dad, Trump ha anun­cia­do que re­ver­ti­rá el des­hie­lo pa­ra ha­cer­lo “más fa­vo­ra­ble” a los in­tere­ses de EU e in­clu­so lla­mó a Fi­del Cas­tro “bru­tal dic­ta­dor”, po­co des­pués de co­no­cer­se la muer­te del lí­der cu­bano el 27 de no­viem­bre pa­sa­do.

Sin em­bar­go, Raúl Cas­tro ha op­ta­do no por abrir una gue­rra re­tó­ri­ca con­tra el man­da­ta­rio elec­to, ni si­quie­ra pa­ra res­pon­der a las re­fe­ren­cias hi­rien­tes a su her­mano ma­yor, y ac­tuan­do de con­jun­to con Oba­ma ha in­cre­men­ta­do el te­ji­do de acuer­dos bi­la­te­ra­les co­mo és­te, con la evi­den­te es­pe­ran­za de que com­pli­que un cam­bio de rum­bo tras la lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca.

Den­tro de tres días, los cu­ba­nos en­via­rán a EU la pri­me­ra ven­ta au­to­ri­za­da en me­dio si­glo (40 to­ne­la­das de car­bón ve­ge­tal); las ocho prin­ci­pa­les com­pa­ñías aé­reas de ese país ya vue­lan re­gu­lar­men­te a la is­la; los vi­si­tan­tes es­ta­du­ni­den­se cre­cie­ron 76% en 2016; por pri­me­ra vez, Was­hing­ton au­to­ri­zó los es­tu­dios clí­ni­cos de una va­cu­na cubana con­tra el cáncer con vis­ta a su pos­te­rior co­mer­cia­li­za­ción en su te­rri­to­rio; y el jue­ves pa­sa­do los dos go­bier­nos exa­mi­na­ron fór­mu­las de com­pen­sa­cio­nes mu­tuas, in­clu­so por las pro­pie­da­des es­ta­du­ni­den­ses con­fis­ca­das lue­go del triun­fo de la re­vo­lu­ción en 1959.m

Mi­les de cu­ba­nos se que­da­ron va­ra­dos en Ecua­dor, Pa­na­má y Mé­xi­co tras la eli­mi­na­ción de la po­lí­ti­ca de “pies se­cos-pies mo­ja­dos” que les per­mi­tía que­dar­se en Es­ta­dos Uni­dos, afir­mó ayer el ac­ti­vis­ta cu­bano exi­lia­do Ramón Saúl Sán­chez.

“Hoy y ayer he ha­bla­do con per­so­nas que te­nían fa­mi­lia­res en Mé­xi­co y en Ecua­dor es­pe­ran­do ve­nir (a EU) y me han pre­gun­ta­do qué de­ben ha­cer aho­ra ellos”, di­jo Sán­chez en en­tre­vis­ta con Notimex.

El lí­der del Mo­vi­mien­to De­mo­cra­cia, un gru­po que de­fien­de los de­re­chos ci­vi­les de los cu­ba­nos, se­ña­ló que aho­ra los cu­ba­nos que se en­con­tra­ban ca­mino ha­cia EU ten­drán que cam­biar de pla­nes.

El jue­ves el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, jun­to al De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Te­rri­to­rial (DHS), pu­sie­ron fin a la po­lí­ti­ca es­pe­cial de “pies se­cos-pies mo­ja­dos”, que per­mi­tía a los cu­ba­nos per­ma­ne­cer le­gal­men­te en EU y ob­te­ner la ciu­da­da­nía si lo­gra­ban pi­sar tie­rra fir­me. “Sim­ple­men­te les de­ci­mos lo que es la ley aho­ra, que en es­te mo­men­to las per­so­nas que en­tren a Es­ta­dos Uni­dos van a ser re­pa­tria­dos, si no pue­den pro­bar que son opo­si­to­res o que tie­ne ra­zo­nes de te­mor por su vi­da o de ser en­car­ce­la­do”, apun­tó el ac­ti­vis­ta.

Sán­chez ex­pu­so que no exa­ge­ra­ría, “pe­ro eva­luan­do los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios que he­mos te­ni­do hay per­so­nas que es­tán va­ra­das y que han he­cho re­si­den­cia tem­po­ral en otros paí­ses co­mo Pe­rú, Ni­ca­ra­gua y Hon­du­ras y son mi­les”.

Con el fin de la po­lí­ti­ca in­mi­gra­to­ria, el DHS tam­bién dio fin a una po­lí­ti­ca pa­ra los pro­fe­sio­na­les mé­di­cos co­no­ci­da co­mo el “Pro­gra­ma de Ad­mi­sión Con­di­cio­nal pa­ra Pro­fe­sio­na­les Mé­di­cos Cu­ba­nos”.

Con la eli­mi­na­ción de la me­di­da, los in­mi­gran­tes de la is­la que quie­ran en­trar a EU se­rán tra­ta­dos co­mo cual­quier otro in­mi­gran­te y pa­sa­rán por un pro­ce­di­mien­to de ex­pul­sión ex­pe­di­to.

Mien­tras que aque­llos que lle­ga­ban a sue­lo es­ta­du­ni­den­se eran con­si­de­ra­dos “pies se­cos” y po­dían so­li­ci­tar la ad­mi­sión con­di­cio­nal y, si se les otor­ga­ba, el es­ta­tus de re­si­den­te per­ma­nen­te le­gal ba­jo la Ley de Ajus­te Cu­bano de 1966, la cual no se­rá mo­di­fi­ca­da, ya que so­lo el Con­gre­so pue­de ha­cer­lo.

Me­dian­te es­ta ley cual­quier ciu­da­dano cu­bano pue­de ajus­tar­se al es­ta­tus de re­si­den­te le­gal per­ma­nen­te (es de­cir, es­ta­tus de “tar­je­ta ver­de”), ba­jo cier­tas cir­cuns­tan­cias: si fue ins­pec­cio­na­do y ad­mi­ti­do, o ad­mi­ti­do con­di­cio­nal­men­te en EU; ha es­ta­do fí­si­ca­men­te pre­sen­te en el te­rri­to­rio du­ran­te al me­nos un año; y si es de otra ma­ne­ra ad­mi­si­ble.

“No va­mos a ha­cer nin­gún ope­ra­ti­vo es­pe­cial con­tra ellos (...) Pe­ro si un agen­te les pi­de pa­pe­les en la ca­lle y no los tie­nen, va­mos a apli­car las mis­mas nor­mas que apli­ca­mos con to­dos los ex­tran­je­ros irre­gu­la­res”, ex­pli­có por su par­te el di­rec­tor del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Mi­gra­ción de Pa­na­má, Ja­vier Ca­rri­llo.

La aco­gi­da au­to­má­ti­ca fue apro­ba­da por Bill Clin­ton en 1995, du­ran­te la “Cri­sis de los bal­se­ros” Lo cu­ba­nos que iban ca­mino ha­cia EU, ten­drán que cam­biar de pla­nes afir­ma Sán­chez “Las per­so­nas que en­tren a Es­ta­dos Uni­dos se­rán re­pa­tria­dos”, di­ce el ac­ti­vis­ta exi­lia­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.