Sil­via Na­va­rre­te es­tre­na­rá obras de Ar­tu­ro Már­quez

La pia­nis­ta to­ca­rá dos dan­zas de la sui­te Bal­co­nes, en las que el com­po­si­tor re­vi­ve sus re­cuer­dos mu­si­ca­les de in­fan­cia en Ála­mos

Milenio Tamaulipas - - Cultura - Xa­vier Qui­rar­te/Mé­xi­co

El 20 de enero la pia­nis­ta Sil­via Na­va­rre­te es­tre­na­rá en el Fes­ti­val Al­fon­so Or­tiz Ti­ra­do (FAOT) de Ála­mos, So­no­ra, dos pie­zas de la sui­te Bal­co­nes de Ar­tu­ro Már­quez. En el mis­mo en­cuen­tro, el com­po­si­tor ala­men­se es­tre­na­rá una obra sin­fó­ni­ca con la Or­ques­ta de Cá­ma­ra de la Fi­lar­mó­ni­ca de So­no­ra.

En en­tre­vis­ta pa­ra MI­LE­NIO, Na­va­rre­te co­men­ta que des­de ha­ce va­rios años co­no­ce a Már­quez, re­la­ción que se ha es­tre­cha­do al vi­vir am­bos en Mo­re­los, ella en Cuer­na­va­ca y él en Te­poztlán. De en­tra­da, la pia­nis­ta des­ta­ca su es­pí­ri­tu al­truis­ta. “Con la co­la­bo­ra­ción del Sis­te­ma Na­cio­nal de Fo­men­to Mu­si­cal, pe­ro tam­bién con apo­yos que él ha con­se­gui­do, for­mó una ban­da sin­fó­ni­ca pa­ra ni­ños de co­mu­ni­da­des mar­gi­na­das. El re­sul­ta­do ha si­do úni­co en el país, pues él su­per­vi­sa el pro­yec­to di­rec­ta­men­te”.

Ha­ce un par de años Már­quez le ha­bía co­men­ta­do a Na­va­rre­te que que­ría com­po­ner dan­zas pa­ra que ella las es­tre­na­ra. An­te las múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des de Már­quez, el pro­yec­to se ha­bía re­tra­sa­do, pe­ro aho­ra que se rea­li­za­rá el FAOT en Ála­mos, don­de él na­ció, se die­ron las cir­cuns­tan­cias pa­ra que se pu­sie­ra a es­cri­bir y la in­vi­ta­ra a es­tre­nar las dos pri­me­ras pie­zas.

Már­quez ti­tu­ló Bal­co­nes a la sui­te por­que la con­ci­bió a par­tir los re­cuer­dos de su ni­ñez en Ála­mos, ex­pli­ca la pia­nis­ta: “A tra­vés de la obra re­vi­ve los mo­men­tos cuan­do era ni­ño y em­pe­zó a des­cu­brir la mú­si­ca. Di­ce que en los bal­co­nes de Ála­mos se es­cu­cha­ba, de ca­sa en ca­sa, la mú­si­ca que se es­ta­ba ha­cien­do. Por ejem­plo, pa­ra evo­car a una se­ño­ra que to­ca­ba val­ses to­do el tiem­po, es­cri­bió uno muy en el es­ti­lo del si­glo XIX, ti­tu­la­do ‘To­dos los ca­mi­nos me lle­van a ca­sa’”.

Las dan­zas de Már­quez son com­pli­ca­das, a pe­sar de su apa­ren­te sen­ci­llez, agre­ga Na­va­rre­te: “Ade­más to­ca­ré ‘Ha­cia el sur’. Ar­tu­ro pien­sa se­guir es­cri­bien­do más dan­zas pa­ra es­ta sui­te, pe­ro por el mo­men­to in­ter­pre­ta­ré es­tas dos. Me sien­to muy hon­ra­da por ser la de­di­ca­ta­ria de es­tas obras”.

Pa­ra su con­cier­to en el Tem­plo de la Pu­rí­si­ma Con­cep­ción, ade­más de las obras de Már­quez la pia­nis­ta eli­gió pre­sen­tar un pro­gra­ma con dan­zas de Ibe­roa­mé­ri­ca, que, a la vez, con­me­mo­ra­rán di­fe­ren­tes aniver­sa­rios. Pre­sen­ta­rá el seg­men­to “Dan­zas cu­ba­nas” con obras de Ig­na­cio Cer­van­tes pa­ra re­cor­dar los 170 años de na­ci­mien­to del com­po­si­tor cu­bano: “So­le­dad”, “Los tres gol­pes”, “La ce­lo­sa”, “Ilu­sio­nes per­di­das”, “Adiós a Cu­ba”, y “No bai­les más”.

Des­pués to­ca­rá el frag­men­to “Dan­zas es­pa­ño­las”, con pie­zas de En­ri­que Gra­na­dos, au­tor de quien se ce­le­bran 150 años de na­ci­mien­to: “Ga­lan­te mi­nue­to”, “Orien­tal”, “Vi­lla­nes­ca” y “An­da­lu­za”. En oca­sión de los 25 años del fa­lle­ci­mien­to de As­tor Piaz­zo­lla in­ter­pre­ta­rá “Mi­lon­ga del án­gel”, “La muer­te del án­gel”, “Re­su­rrec­ción del án­gel” y “Adiós No­nino”.

Na­va­rre­te des­ta­ca “Adiós No­nino”, de la que di­ce: “Piaz­zo­lla es­cri­bió ‘Adiós No­nino’ co­mo una rap­so­dia vir­tuo­sís­ti­ca pa­ra piano muy im­pre­sio­nan­te. Con la obra de Piaz­zo­lla me ha da­do un gran es­tí­mu­lo to­car al­go di­fe­ren­te y con una es­cri­tu­ra tan be­lla”.

La pia­nis­ta dis­fru­ta mu­cho to­car obras de com­po­si­to­res vi­vos, “por­que es una for­ma, pri­me­ro de dar­les vi­da y di­fun­dir­las, y se­gun­do, a mí me re­fres­ca mu­cho. He es­ta­do to­can­do mu­cha mú­si­ca del si­glo XIX —y lo se­gui­ré ha­cien­do—, pe­ro la mú­si­ca de au­to­res vi­vos es otro len­gua­je. Eso re­sul­ta muy en­ri­que­ce­dor”. n la era de la especialización, la gen­te es da­da a pri­vi­le­giar, cuan­do no a exa­ge­rar, las bon­da­des de la ha­bi­li­dad que cul­ti­va y por eso no es po­co fre­cuen­te que us­ted es­cu­che a un nu­trió­lo­go de­cir que so­mos lo que co­me­mos, a un ins­truc­tor de gim­na­sio ase­gu­rar que so­mos lo que nos ejer­ci­ta­mos o a un ven­de­dor de au­tos ju­rar que so­mos lo que con­du­ci­mos. De la reali­dad a la fan­ta­sía, de la cien­cia a la mer­ca­do­tec­nia, siem­pre se pro­mue­ve al­gu­na ac­ti­vi­dad que pro­yec­ta­rá el ver­da­de­ro ser.

Co­mo el fu­si­le­ro gus­ta de la lec­tu­ra, sue­le acu­dir a la fór­mu­la pa­ra sos­te­ner, sin afa­nes de con­ver­tir­lo en apo­teg­ma ni na­da por el es­ti­lo, pues al fi­nal de cuen­tas no es más que una ex­pre­sión co­lo­quial, que la gen­te es en bue­na par­te lo que lee. Por eso lla­ma la aten­ción la lis­ta de best se­llers que ayer hi­zo cir­cu­lar la agen­cia AP en al­gu­nos paí­ses de ha­bla his­pa­na, que si bien no ilus­tra qué es ca­da país, sí nos da un atis­bo de por dón­de se mue­ve la in­quie­tud editorial de los con­su­mi­do­res.

La co­se­cha co­mien­za con Ar­gen­ti­na, don­de los lec­to­res han su­cum­bi­do a la pe­lí­cu­la La chi­ca del tren, di­ri­gi­da por Ta­te Tay­lor y pro­ta­go­ni­za­da por Emily Blunt y Re­bec­ca Fer­gu­son, y se han vol­ca­do a las li­bre­rías a com­prar la no­ve­la ho­mó­ni­ma es­cri­ta por Pau­la Haw­kins. En ter­cer si­tio apa­re­ce Harry Pot­ter y el le­ga­do mal­di­to, de la mi­llo­na­ria J. K. Row­ling en co­la­bo­ra­ción con J. Tif­fany y J. Thor­ne, con lo que la sa­ga del ma­gui­to se con­fir­ma co­mo una mi­na de oro. En un oc­ta­vo si­tio fi­gu­ra Ar­tu­ro Pé­re­zRe­ver­te con Fal­có, su no­ve­la más re­cien­te.

En Chi­le es la úl­ti­ma no­ve­la de Row­ling y com­pa­ñía la que en­ca­be­za las pre­fe­ren­cias, con La chi­ca del tren en ter­cer lu­gar, y la pro­pia crea­do­ra de Pot­ter re­pi­te en el oc­ta­vo con su en­tre­ga so­bre la pie­dra fi­lo­so­fal. Un abogado re­bel­de, de John Gris­ham, es no­ve­na en Ar­gen­ti­na y sex­ta en­tre los chi­le­nos, se­gún las me­di­cio­nes de Li­bre­rías Cús­pi­de y el dia­rio El Mer­cu­rio.

Dos clá­si­cos se cue­lan en la se­lec­ción de los lec­to­res co­lom­bia­nos, con Geor­ge Or­well en pri­mer lu­gar y su obra 1984, y Um­ber­to Eco en la ter­ce­ra po­si­ción gra­cias al li­bro De la es­tu­pi­dez a la lo­cu­ra, más J. R. R. Tol­kien en el sép­ti­mo es­ca­lón con El Sil­ma­ri­llion y otros dos in­vi­ta­dos en to­das las lis­tas: John Kat­zen­bach, au­tor de El psi­coa­na­lis­ta, y Car­los Ruiz Za­fón y su La­be­rin­to de los es­pí­ri­tus, de acuer­do con los da­tos di­fun­di­dos por la Li­bre­ría Na­cio­nal de Bo­go­tá.

Los me­xi­ca­nos que acu­den a Gand­hi op­ta­ron por el amo del te­rror y el sus­pen­so Step­hen King y El pis­to­le­ro, li­bro que co­mien­za la sa­ga La To­rre Os­cu­ra, en pri­mer si­tio, con Cómplices del que­ri­do ami­go Be­ni­to Tai­bo en cuar­to lu­gar y La gue­rra no tie­ne ros­tro de mu­jer de la No­bel Svetla­na Alek­sié­vich en quin­to, ade­más de dos no­ve­las del gran Ga­briel Gar­cía Már­quez: Me­mo­ria de mis pu­tas tris­tes y El amor en los tiem­pos del có­le­ra. En el dé­ci­mo pel­da­ño fi­gu­ra la clá­si­ca El perfume, de Pa­trick Süs­kind.

Por tra­tar­se de re­por­tes de ven­tas es ob­vio que pre­do­mi­nen los tí­tu­los y au­to­res con­si­de­ra­dos best se­llers, así co­mo otros cu­yas adap­ta­cio­nes al ci­ne los po­nen en la mi­ra de los lec­to­res, pe­ro tam­bién por eso es im­por­tan­te res­ca­tar que fi­gu­ren plu­mas clá­si­cas co­mo Or­well, Eco y Gar­cía Már­quez, más otros que na­dan en am­bas aguas, re­yes en ci­fras pe­ro con bue­na li­te­ra­tu­ra, co­mo Pé­rez-Re­ver­te y King. Eso sí, la no­ve­la es el gé­ne­ro pre­fe­ri­do, pa­ra los que creen que ha muer­to.

Es­tos da­tos re­fle­jan una par­te del gus­to de los lec­to­res, pues re­pre­sen­tan ape­nas el ín­di­ce de los más ven­di­dos, y no es una ra­dio­gra­fía com­ple­ta de lo que es un país en su con­jun­to a par­tir de sus li­bros. Sí nos da, em­pe­ro, un pa­rá­me­tro pa­ra ex­plo­rar en una de sus aris­tas eso de que la gen­te es lo que lee, en ca­so de que la ex­pre­sión adop­ta­da aquí ten­ga al­gún va­lor. Y us­ted, por cier­to, ¿qué es­tá le­yen­do? ¿Cree us­ted ser lo que lee?

LUIS MI­GUEL MO­RA­LES C.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.