Mu­rió Wi­lliam Pe­ter Blatty, crea­dor de El exorcista

Hi­jo de in­mi­gran­tes li­ba­ne­ses, el es­cri­tor y guio­nis­ta fue ven­de­dor de as­pi­ra­do­ras y cho­fer de un ca­mión de cer­ve­zas an­tes de ob­te­ner fa­ma

Milenio Tamaulipas - - Tendencias - AP y EFE/Nue­va York

El no­ve­lis­ta y ci­neas­ta Wi­lliam Pe­ter Blatty, quien creó una his­to­ria de po­se­sión de­mo­nia­ca que le dio a mi­llo­nes de per­so­nas el sus­to de sus vi­das con la po­pu­lar no­ve­la y pe­lí­cu­la ga­na­do­ra del Os­car, El exorcista, mu­rió a los 89 años.

El anun­cio de su fa­lle­ci­mien­to lo dio ayer el di­rec­tor de la fa­mo­sa cin­ta de 1973, Wi­lliam Fried­kin, en Twit­ter, don­de lo re­cor­dó co­mo su “que­ri­do ami­go y her­mano”.

Blatty fa­lle­ció el jue­ves en un hos­pi­tal de Bet­hes­da, Mary­land, don­de vi­vía, in­for­mó su viu­da, Ju­lie Ali­cia Blatty. La cau­sa del de­ce­so fue un mie­lo­ma múl­ti­ple, un ti­po de cáncer en la san­gre.

Pa­ra El exorcista, su au­tor se ins­pi­ró en un in­ci­den­te ocu­rri­do en un su­bur­bio de Was­hing­ton so­bre el que ha­bía leí­do cuan­do es­ta­ba en la uni­ver­si­dad; su obra fue pu­bli­ca­da en 1971 y la pe­lí­cu­la vio la luz dos años des­pués.

La his­to­ria de Blatty so­bre una ni­ña de 12 años con­tro­la­da por fuer­zas sa­tá­ni­cas pa­só más de un año en la lis­ta de los li­bros de fic­ción más po­pu­lar The New York Ti­mes y even­tual­men­te ven­dió más de 10 mi­llo­nes de ejem­pla­res, pe­ro al­can­zó una au­dien­cia mu­cho ma­yor gra­cias a la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca di­ri­gi­da por Wi­lliam Fried­kin, pro­du­ci­da y es­cri­ta por Blatty y pro­ta­go­ni­za­da por Lin­da Blair co­mo la ator­men­ta­da Re­gan. “Q.E.P.D Wi­lliam Pe­ter Blatty, quien es­cri­bió la gran no­ve­la de te­rror de nues­tros tiem­pos”, tui­teó el es­cri­tor es­ta­du­ni­den­se —co­no­ci­do por sus no­ve­las de te­rror— Step­hen King: “Adiós vie­jo Bill”.

Aque­llos que pen­sa­ron que ha­bían vis­to to­do nun­ca ha­bían co­no­ci­do al­go co­mo El exorcista: su vó­mi­to, san­gre, dien­tes po­dri­dos, ojos en­dia­bla­dos y gi­ro de ca­be­za, gra­cias al maes­tro del ma­qui­lla­je y de efec­tos es­pe­cia­les Dick Smith.

A los ad­mi­ra­do­res no les im­por­ta­ron las crí­ti­cas so­bre la his­to­ria, es­tu­vie­ron pa­ra­dos por ho­ras en el in­vierno he­la­do pa­ra el es­treno y si­guie­ron yen­do a ver la pe­lí­cu­la con su im­pre­sio­nan­te mú­si­ca ori­gi­nal crea­da por Mi­ke Old­field, “Tu­bu­lar Bells”, que crea­ba un per­tur­ba­dor con­ju­ro so­bre el pú­bli­co ate­rro­ri­za­do.

De to­do el mun­do lle­ga­ban re­por­tes de des­ma­yos, vó­mi­to, con­vul­sio­nes, per­so­nas ata­can­do la pan­ta­lla y otras con ro­sa­rios. En In­gla­te­rra un jo­ven co­me­tió un ase­si­na­to y cul­pó a El exorcista.

Ca­li­fi­ca­da co­mo la pe­lí­cu­la más ate­rra­do­ra de to­dos los tiem­pos por En­ter­tain­ment Weekly, El exorcista re­cau­dó 400 mi­llo­nes de dó­la­res a es­ca­la mun­dial y fue una de las más ta­qui­lle­ras de la épo­ca, so­bre to­do tra­tán­do­se de una pe­lí­cu­la no ap­ta pa­ra ni­ños. Los vo­tan­tes de los Os­car tam­bién le con­fi­rie­ron un ho­nor po­cas ve­ces al­can­za­do por una pe­lí­cu­la de ho­rror: El exorcista es­tu­vo no­mi­na­da a 10 premios de la academia y re­ci­bió dos, al me­jor so­ni­do y al me­jor guión; el se­gun­do fue pa­ra Blatty. “Cuan­do es­ta­ba es­cri­bien­do la no­ve­la pen­sé que se­ría una his­to­ria so­bre un de­tec­ti­ve de lo so­bre­na­tu­ral, y has­ta aho­ra no pue­do re­cor­dar te­ner la in­ten­ción de ate­rro­ri­zar a na­die, lo que po­drían to­mar, su­pon­go, co­mo una ad­mi­sión de mi fra­ca­so a una es­ca­la ca­si in­creí­ble”, di­jo Blatty a The Huf­fing­ton Post en 2011.

Blatty es­cri­bió y di­ri­gió el clá­si­co de cul­to The Ninth Con­fi­gu­ra­tion (1980), ba­sa­da en su no­ve­la Twin­kle, Twin­kle Ki­ller Ka­ne, y tam­bién se en­car­gó de di­ri­gir The Exor­cist III (1990), ba­sa­da en su pro­pia no­ve­la, Le­gion.

En los úl­ti­mos años pu­bli­có no­ve­las co­mo El­sew­he­re (2009), Di­mi­ter (2010) y Crazy (2010). Su his­to­ria Blatty se ca­só cua­tro ve­ces y tu­vo ocho hi­jos. Era hi­jo de in­mi­gran­tes li­ba­ne­ses. Na­ció en Nue­va York y re­cor­da­ba una in­fan­cia con cuen­tas sin pa­gar y la eva­sión cons­tan­te de ca­se­ros a los que les de­bían la ren­ta.

Es­tu­vo be­ca­do en la se­cun­da­ria je­sui­ta Brooklyn Pre­pa­ra­tory y se gra­duó con ho­no­res. Re­ci­bió otra be­ca pa­ra es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town y ob­tu­vo una maes­tría en li­te­ra­tu­ra in­gle­sa de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton.

Co­mo re­cor­dó en sus me­mo­rias I’ll Tell Them I Re­mem­ber You, tu­vo mu­chos ca­mi­nos al­ter­nos an­tes de lle­gar a la cima: ven­dió as­pi­ra­do­ras, con­du­jo un ca­mión de cer­ve­za, rin­dió ser­vi­cio en la Fuer­za Aé­rea, tra­ba­jó pa­ra la ex­tin­ta Agen­cia de In­for­ma­ción de EU en Beirut, tra­tó de pu­bli­car cuen­tos en la re­vis­ta Co­llier’s sin éxi­to e hi­zo una au­di­ción pa­ra la cin­ta bí­bli­ca de Ce­cil B. DeMi­lle Los 10 mandamientos. Di­jo que lo re­cha­za­ron por­que sus ojos eran azu­les.

Du­ran­te gran par­te de la dé­ca­da de 1960 hi­zo guio­nes. Pa­ra fi­na­les de esa dé­ca­da se en­con­tra­ba en un es­ta­do de “de­ses­pe­ra­ción fi­nan­cie­ra” y al fi­nal hi­zo una no­ve­la que ha­bía pen­sa­do por años.

És­ta re­cor­da­ba un re­por­te de The Was­hing­ton Post de fi­na­les de los años 40: Un chi­co de Mary­land de 14 años es­ta­ba su­pues­ta­men­te po­seí­do; su es­ta­do, se­gún un re­pre­sen­tan­te de la Uni­ver­si­dad de Du­ke, quien lo vi­si­tó, era “el más im­pre­sio­nan­te ejem­plo del fe­nó­meno pol­ter­geist que ha­bía co­no­ci­do.

“Al igual que mu­chos ca­tó­li­cos ,he te­ni­do que su­pe­rar mu­chas prue­bas de fe a lo lar­go de mi vi­da”, di­jo a IGN.com Blatty, quien afirmaba ha­ber vi­vi­do nu­me­ro­sos even­tos mis­te­rio­sos mien­tras tra­ba­ja­ba en el li­bro. “Cuan­do es­cu­ché so­bre es­te ca­so y leí los de­ta­lles me pa­re­cía muy atrac­ti­vo, pen­sé ‘por Dios, si al­guien fue­ra a in­ves­ti­gar es­to y a va­li­dar­lo qué im­pre­sio­nan­te afir­ma­ción de fe se­ría’. Pen­sé: ‘Al­gún día me gus­ta­ría ver que es­to ocu­rrie­ra, me gus­ta­ría ha­cer­lo’”.

JIM LO SCALZO/EFE

El au­tor en el ba­rrio Geor­ge­town, de Was­hing­ton, don­de se ro­dó la fa­mo­sa pe­lí­cu­la de te­rror.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.