¿Y LAS PER­SO­NAS CON DIS­CA­PA­CI­DAD?

Milenio Tamaulipas - - ¡hey! - Rafa Reo­yo (al cen­tro) en ac­ción.

En 2009, el pe­rió­di­co es­pa­ñol El Mun­do pu­bli­có una en­tre­vis­ta con Ma­rien, una asis­ten­te se­xual en Bar­ce­lo­na, que atien­de a “hom­bres con sín­dro­me de Down, te­tra­plé­ji­cos, que­ma­dos, gen­te que pa­de­ce obe­si­dad mór­bi­da y otras dis­ca­pa­ci­da­des”. Co­men­zó en 1998, cuan­do se anun­ció por pri­me­ra vez en pe­rió­di­cos de Ca­ta­lu­ña co­mo es­cort in­de­pen­dien­te dis­pues­ta a aten­der a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Las lla­ma­das no se hi­cie­ron es­pe­rar, así que se es­pe­cia­li­zó en la aten­ción erótica de ese sec­tor.

En aquel en­ton­ces era la úni­ca en Es­pa­ña que ofre­cía un ser­vi­cio pro­fe­sio­na­li­za­do, con ar­tícu­los di­ver­sos que la asis­tie­ran en su la­bor, aun­que re­co­no­cía que de­ja­ba que sus clien­tes le in­di­ca­ran qué ca­mino to­mar. Con el di­ne­ro que ha­bía aho­rra­do pa­gó dos de­par­ta­men­tos, es­tu­dió Cien­cias Po­lí­ti­cas en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Bar­ce­lo­na y ha­ce ocho años pen­sa­ba co­men­zar a es­tu­diar un doc­to­ra­do.

Es­ta se­ma­na, el mis­mo dia­rio pre­sen­tó al grie­go Di­mi­tri Zor­zos, el pri­mer asis­ten­te se­xual (tam­bién se les co­no­ce co­mo “pa­re­jas sus­ti­tu­tas”) pa­ra mu­je­res dis­ca­pa­ci­ta­das en Es­pa­ña. Tie­ne 37 años, en la prác­ti­ca se ha­ce lla­mar Dyon y des­de 2011 se ha ca­pa­ci­ta­do en ello. Es­tu­dió con la se­xó­lo­ga Sil­vi­na Pei­rano, sien­do el pri­mer hom­bre en to­mar sus cla­ses.

En el ar­tícu­lo de El Mun­do, una mu­jer con pa­rá­li­sis ce­re­bral de na­ci­mien­to ex­pli­ca la di­fe­ren­cia en­tre un pros­ti­tu­to y un asis­ten­te se­xual: “Con 40 años mis ami­gos me pa­ga­ron un gi­go­ló y no tie­ne na­da que ver. Te fo­lla, se vis­te y se va. Es dis­tin­to”. Con Di­mi­tri ha co­no­ci­do el pla­cer de ser “to­ca­da de ma­ra­vi­lla”, ha re­cu­pe­ra­do las ga­nas de vi­vir, ha me­jo­ra­do su es­ta­do de sa­lud y se sien­te ca­paz de enamo­rar­se de un hom­bre que la quie­ra.

Aho­ra, Di­mi­tri Zor­zos quie­re lle­var a ca­bo un nue­vo pro­yec­to: un taller de Se­xua­li­dad Fun­cio­nal, en don­de quie­re con­tar sus ex­pe­rien­cias y pre­pa­rar a otros asis­ten­tes. Co­bra por se­sión en­tre 75 y 200 eu­ros, se­gún el ca­so, pe­ro si sus pa­cien­tes no tie­nen sol­ven­cia eco­nó­mi­ca, acep­ta una par­te en di­ne­ro y otra “con un in­ter­cam­bio. Ellas pue­den pen­sar qué y ser crea­ti­vas. Soy muy com­pren­si­vo. Han lle­ga­do a pa­gar­me con poe­mas”.

Ade­más de Sil­vi­na Pe­riano y su or­ga­ni­za­ción Sex Asis­tent Ca­ta­lun­ya, en Es­pa­ña tam­bién se en­cuen­tra Ra­fael Reo­yo, ac­ti­vis­ta por los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas con di­ver­si­dad fun­cio­nal. Con él he te­ni­do in­tere­san­tes char­las a tra­vés de Fa­ce­book, don­de nos con­tac­ta­mos. El su­yo es un pro­yec­to de ín­do­le teó­ri­co-aca­dé­mi­co que pro­mue­ve la asis­ten­cia se­xual co­mo he­rra­mien­ta pa­ra el em­po­de­ra­mien­to y la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Ve la asis­ten­cia se­xual “co­mo un me­dio pa­ra con­se­guir que las per­so­nas con di­ver­si­dad fun­cio­nal sean con­si­de­ra­das co­mo su­je­tos de de­seo” y quie­re vi­si­tar Mé­xi­co pa­ra dar a co­no­cer su la­bor y pre­pa­rar a per­so­nas in­tere­sa­das en de­di­car­se a es­te tra­ba­jo.

Pa­ra la aci­vis­ta, fe­mi­nis­ta, po­lí­ti­ca y es­cri­to­ra Beatriz Gi­meno, no hay di­fe­ren­cia en­tre el tra­ba­jo se­xual y la asis­ten­cia se­xual: “Me pa­re­ce muy hi­pó­cri­ta pen­sar que uno no (de­be­ría per­mi­tir­se) y otro sí. No ten­go na­da en con­tra de que una per­so­na pa­gue a otra por te­ner se­xo, es una op­ción, pe­ro sí es­toy en con­tra de que se asu­ma que eso da de­re­chos a la per­so­na que pa­ga… y sur­ja una obli­ga­ción pa­ra quien ofre­ce el ser­vi­cio”.

El te­ma ge­ne­ra de­ba­te, es in­tere­san­te y com­ple­jo. Ha­brá que in­ves­ti­gar si en Mé­xi­co po­dría sur­gir una po­si­bi­li­dad se­me­jan­te, y cuá­les se­rían sus li­nea­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.