Ba­ja­ca­li­for­niano bus­ca cu­ra del cáncer con gra­sa ab­do­mi­nal; la in­ves­ti­ga­ción, en mo­de­los ani­ma­les

Di­ri­ge una in­ves­ti­ga­ción en eta­pa pre­clí­ni­ca ba­sa­da en re­pro­gra­mar cé­lu­las ma­dre y di­se­ñar in­mu­no­te­ra­pias a un cos­to más ac­ce­si­ble pa­ra los pa­cien­tes

Milenio Tamaulipas - - Portada - Blanca Va­la­dez/ Mé­xi­co

Unain­ves­ti­ga­ció­ne­ne­ta­pa pre­clí­ni­ca ba­sa­da en re­pro­gra­mar cé­lu­las ma­dre to­ma­das de la gra­sa del ab­do­men for­ma par­te de los pro­yec­tos re­vo­lu­cio­na­rios que en­ca­be­za el me­xi­cano Al­fre­do Qui­ño­nes, je­fe de Ci­ru­gía Neu­ro­ló­gi­ca de Clí­ni­ca Ma­yo, pa­ra di­se­ñar in­mu­no­te­ra­pias ac­ce­si­bles y, so­bre to­do, en­con­trar la cu­ra del cáncer.

El pro­to­co­lo, lla­ma­do Mis­sion Brain (Mi­sión Ce­re­bro), es en­ca­be­za­do por Qui­ño­nes, co­no­ci­do co­mo doc­tor Q, quien co­men­tó que la téc­ni­ca ya se apli­ca en mo­de­los ani­ma­les (ratas de la­bo­ra­to­rio) que cur­san con cáncer ce­re­bral en pri­me­ra fa­se y en eta­pas avan­za­das, es de­cir, cuan­do la tu­mo­ra­ción ya hi­zo me­tás­ta­sis y ha afec­ta­do a otros ór­ga­nos.

Fron­te­ra inex­plo­ra­da

El neu­ro­ci­ru­jano re­cor­dó en en­tre­vis­ta que el ce­re­bro for­ma par­te de las “fron­te­ras inex­plo­ra­das”; sin em­bar­go, ase­gu­ró que, gra­cias a que ope­ran has­ta 300 pa­cien­tes al día por tu­mo­res en ese ór­gano, han em­pe­za­do a en­ten­der los me­ca­nis­mos que se in­vo­lu­cran pa­ra que una neo­pla­sia crez­ca, se re­pli­que, mu­te y sea im­po­si­ble de de­te­ner.

En el la­bo­ra­to­rio de Clí­ni­ca Ma­yo, un cen­tro de neu­ro­cien­cias con gran pres­ti­gio a es­ca­la mun­dial, más de 25 cien­tí­fi­cos tra­ba­jan en di­ver­sas lí­neas de in­ves­ti­ga­ción di­ri­gi­das a ge­ne­rar el co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio a fin de en­con­trar una cu­ra pa­ra el cáncer de ce­re­bro y, por su­pues­to, abrir las puer­tas a tra­ta­mien­tos pa­ra otros tu­mo­res.

“Lo que ha­ce­mos en el la­bo­ra­to­rio es uti­li­zar cé­lu­las ma­dre que ob­te­ne­mos del te­ji­do adi­po­so, las re­pro­gra­ma­mos con na­no­par­tí­cu­las, con vi­rus y las uti­li­za­mos co­mo ca­ba­lli­tos de Tro­ya pa­ra blo­quear los me­ca­nis­mos de re­pro­duc­ción de las cé­lu­las ma­lig­nas. En es­ta eta­pa de la in­ves­ti­ga­ción he­mos de­vuel­to a las ratas las cé­lu­las ma­dre re­pro­gra­ma­das vía in­tra­ve­no­sa y lo que he­mos vis­to es que se cu­ran. Bus­ca­mos tra­ta­mien­tos rea­les uti­li­zan­do al mis­mo cuer­po (del pa­cien­te) pa­ra lo­grar­lo. Es­ta­mos an­te un avan­ce im­por­tan­te que pue­de dar es­pe­ran­za a la gen­te, aun­que los be­ne­fi­cios se ve­rán en dos o tres dé­ca­das”, pre­ci­só.

El ci­ru­jano na­ci­do en 1968 en Me­xi­ca­li, Ba­ja Ca­li­for­nia, ex­pli­có que “en la úl­ti­ma dé­ca­da he­mos de­tec­ta­do que los cán­ce­res que se pro­du­cen en el ce­re­bro se ori­gi­nan de una gran can­ti­dad de cé­lu­las ma­dre can­ce­ro­sas y aho­ra es­ta­mos em­pe­zan­do a en­ten­der có­mo se mo­vi­li­zan. En el la­bo­ra­to­rio les es­ta­mos po­nien­do fre­nos, de he­cho, he­mos ya des­cu­bier­to cua­tro fre­nos pa­ra que las cé­lu­las ma­lig­nas no se dis­tri­bu­yan ni se du­pli­quen en el ce­re­bro”, ase­gu­ró.

“Ya es­ta­mos ya pla­nean­do es­tu­dios clí­ni­cos en hu­ma­nos, calcu­lo que en los pró­xi­mos dos o tres años va­mos a es­tar en esa eta­pa y, co­mo men­cio­né, en 20 o 30 años evi­ta­re­mos que el cáncer sea la pri­me­ra cau­sa de muer­te en el mun­do”.

Ayu­dar a los po­bres

Un ob­je­ti­vo de su in­ves­ti­ga­ción es “crear in­mu­no­te­ra­pias a pre­cios ac­ce­si­bles”, se­ña­ló Qui­ño­nes, quien de­ci­dió cru­zar de ma­ne­ra ile­gal la fron­te­ra cuan­do te­nía 14 años y se de­di­có a le­van­tar co­se­chas en cam­pos to­ma­te­ros de Ca­li­for­nia pa­ra lle­var di­ne­ro a su fa­mi­lia.

Doc­tor Q co­men­tó que la fun­da­ción Mis­sion Brain, que ha ope­ra­do al­re­de­dor de 60 per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos en Mé­xi­co, pre­ten­de es­ta­ble­cer alian­zas es­tra­té­gi­cas con la UNAM y cen­tros on­co­ló­gi­cos de ex­ce­len­cia pa­ra crear pro­to­co­los cien­tí­fi­cos y ope­rar a la po­bla­ción de ma­ne­ra coor­di­na­da, ade­más de crear puen­tes pa­ra que las in­mu­no­te­ra­pias sean un es­fuer­zo com­par­ti­do. “Yo sa­lí de Mé­xi­co, mi fa­mi­lia era muy hu­mil­de. Es­toy muy com­pro­me­ti­do con mi país, que me ha da­do mu­cho, y es­toy or­gu­llo­so de ser me­xi­cano. Quie­ro po­ner mi grano de arena pa­ra que to­dos for­me­mos alian­za y, más allá de que in­gre­sen mi­llo­nes de dó­la­res a mi la­bo­ra­to­rio, quie­ro que mi tra­ba­jo lle­gue a la gen­te po­bre”, des­ta­có.

Cuan­do era ado­les­cen­te iba y ve­nía de un país al otro. Al cum­plir 19 años de­ci­dió bus­car “es­pe­ran­za y for­tu­na” en EU con la in­ten­ción de re­gre­sar a Mé­xi­co en dos o tres años. Car­ga­ba 65 dó­la­res en el bol­si­llo y los va­lo­res que le in­cul­ca­ron de ni­ño. Unos años des­pués ob­tu­vo sus pa­pe­les, con­clu­yó los es­tu­dios bá­si­cos y, de­bi­do a sus ex­ce­len­tes ca­li­fi­ca­cio­nes, fue be­ca­do en la Universidad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley. En 1994 in­gre­só a la Es­cue­la de Me­di­ci­na de Har­vard y se es­pe­cia­li­zó co­mo neu­ro­ci­ru­jano en la Universidad Johns Hop­kins.

El ex­per­to cal­cu­la que los en­sa­yos clí­ni­cos en hu­ma­nos van a em­pe­zar en dos o tres años

NELLY SA­LAS

El es­pe­cia­lis­ta lle­gó a EU co­mo jor­na­le­ro y aho­ra es je­fe de Ci­ru­gía Neu­ro­ló­gi­ca en Clí­ni­ca Ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.