Con­ge­lan pro­pues­ta de cas­ti­gar a apá­ti­cos

Bus­can san­cio­nar a quie­nes se abs­ten­gan de par­ti­ci­par en co­mi­cios MAR­GA­RI­TA SE RE­GIS­TRA Ana­ya re­ta a que lo lla­men a de­cla­rar en se­sión pú­bli­ca

Milenio Tamaulipas - - News - Cris­ti­na Gó­mez/Tam­pi­co

En la “con­ge­la­do­ra” del Se­na­do se en­cuen­tra una ini­cia­ti­va que bus­ca san­cio­nar a quie­nes no vo­ten, me­dian­te la ne­ga­ción de su cre­den­cial de elec­tor.

La pro­pues­ta bus­ca crear con­di­cio­nes pa­ra ob­te­ner la le­gi­ti­mi­dad ne­ce­sa­ria de quie­nes ocu­pan los car­gos de elec­ción po­pu­lar en el país y se en­cuen­tra en es­tu­dio des­de el año pa­sa­do.

Fue pre­sen­ta­da el 22 de sep­tiem­bre del año pa­sa­do y des­de en­ton­ces fue tur­na­da a las Co­mi­sio­nes Uni­das de Go­ber­na­ción y de Es­tu­dios Le­gis­la­ti­vos, se­ña­ló la se­na­do­ra ta­mau­li­pe­ca Sandra Luz Gar­cía Gua­jar­do.

El pro­yec­to des­ta­ca que los ba­jos ni­ve­les de par­ti­ci­pa­ción ha­cen ca­da vez más ne­ce­sa­rio for­ta­le­cer nues­tro sis­te­ma elec­to­ral, con el pro­pó­si­to de que los go­ber­nan­tes sean ema­na­dos de una ver­da­de­ra re­pre­sen­ta­ti­vi­dad.

La ex­po­si­ción de mo­ti­vos re­fie­re que en nues­tro país pre­va­le­ce la des­con­fian­za, apa­tía y de­sin­te­rés ciu­da­dano, por ello la búsqueda de al­ter­na­ti­vas que re­vi­ta­li­cen la in­ci­pien­te de­mo­cra­cia me­xi­ca­na.

Sub­ra­ya que en Amé­ri­ca Latina exis­ten diez paí­ses que cuen­tan con vo­to obli­ga­to­rio y san­cio­na­do. Sin em­bar­go, en Mé­xi­co y Pa­ra­guay a pe­sar de con­tar con la re­gla­men­ta­ción, las san­cio­nes no se apli­can.

Se ex­pli­ca que en Mé­xi­co exis­te el fun­da­men­to le­gal pa­ra el vo­to obli­ga­to­rio en la frac­ción III del Ar­tícu­lo 36 de la Cons­ti­tu­ción que es­ta­ble­ce co­mo obli­ga­cio­nes del ciu­da­dano vo­tar en las elec­cio­nes y en las con­sul­tas po­pu­la­res.

De igual ma­ne­ra, la frac­ción I del ar­tícu­lo 38 de­ter­mi­na que los de­re­chos y pre­rro­ga­ti­vas de los ciu­da­da­nos se sus­pen­den por fal­ta de cum­pli­mien­to, sin cau­sa jus­ti­fi­ca­da, de cual­quie­ra de las obli­ga­cio­nes que im­po­ne el ar­tícu­lo 36. Es­ta sus­pen­sión du­ra­rá un año y se im­pon­drá ade­más de las otras pe­nas que por el mis­mo he­cho se­ña­le la ley, sin em­bar­go, las san­cio­nes no se apli­can. Se cree que con la im­ple­men­ta­ción de san­cio­nes o in­clu­so en­du­re­cién­do­las co­mo en otras de­mo­cra­cias de Amé­ri­ca Latina, se lo­gre con­tra­rres­tar el abs­ten­cio­nis­mo y le­gi­ti­mar el ac­ce­so al po­der, ya que en mu­chas oca­sio­nes, quie­nes go­bier­nan se con­vier­ten en re­pre­sen­tan­tes de una mi­no­ría. En las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2006 con Fe­li­pe Calderón, el por­cen­ta­je de vo­ta­ción fue de 58.5% y dis­mi­nu­yó de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble pa­ra 2012 con En­ri­que Pe­ña Nie­to, ya que el por­cen­ta­je fue de 38%.

Se­gún se in­di­ca, los por­cen­ta­jes dis­mi­nu­yen aún más si se tra­ta de elec­ción de go­ber­na­dor, dipu­tados y se­na­do­res. El ac­tual ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo fe­de­ral fue elec­to en pro­me­dio por tan so­lo 16.5 por cien­to de los elec­to­res y el pro­me­dio de los go­ber­na­do­res es de 20%, mien­tras a los se­na­do­res co­rres­pon­de el 16.5%.

“Lo an­te­rior, au­na­do a los cos­tos de ca­da elec­ción es el cla­ro re­fle­jo de lo mu­cho que cues­ta no vo­tar. En 2009, el gas­to elec­to­ral fue de 20 mil 887 mi­llo­nes de pe­sos, lo que re­pre­sen­tó un gas­to pro­me­dio de 268 pe­sos por ciu­da­dano ins­cri­to en el pa­drón elec­to­ral”, de­ta­lló la se­na­do­ra.

Si se to­ma en cuen­ta la elec­ción in­ter­me­dia, el cos­to pro­me­dio por elec­tor fue de 346.7 pe­sos, pe­ro si la to­ta­li­dad de los me­xi­ca­nos ins­cri­tos en el pa­drón elec­to­ral hu­bie­ran vo­ta­do, el cos­to pro­me­dio ha­bría si­do de 153.8 pe­sos, lo que quie­re de­cir que el cos­to de ca­da ciu­da­dano que no ejer­ce su de­re­cho al vo­to en ese año fue de 192.8 pe­sos, di­jo.

An­te­rior­men­te las elec­cio­nes fe­de­ra­les del año 2000 se con­si­de­ra­ron las más cos­to­sas de Amé­ri­ca Latina, lu­gar que no cam­bió pa­ra las elec­cio­nes de 2004, lo que co­lo­có a Mé­xi­co co­mo el país con ma­yor cos­to elec­to­ral no so­lo de Amé­ri­ca Latina sino de una lis­ta de 36 paí­ses, tan­to de Áfri­ca, Asia y Eu­ro­pa.

Sandra Luz Gar­cía Gua­jar­do sos­tu­vo que vo­tar de­be con­si­de­rar­se no so­lo un de­re­cho, sino una obli­ga­ción que im­po­ne la de­mo­cra­cia a fin de con­tri­buir en la cons­truc­ción del go­bierno que se quie­re, el cual de­be­rá res­pon­der de ma­ne­ra ade­cua­da al sa­ber­se re­pre­sen­tan­te de la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos. “El go­bierno y las ins­ti­tu­cio­nes han te­ni­do se­ve­ras cri­sis de cre­di­bi­li­dad, por lo que en mu­chas oca­sio­nes el re­cha­zo a la ofer­ta po­lí­ti­ca se ma­ni­fies­ta no vo­tan­do”. En nues­tro país, el vo­to obli­ga­to­rio a pe­sar de es­tar re­gu­la­do cons­ti­tu­cio­nal­men­te ca­re­ce de los me­ca­nis­mos le­ga­les o pro­ce­di­mien­tos pa­ra apli­car san­cio­nes cuan­do se in­cum­pla la obli­ga­ción, so­bre to­do co­mo una me­di­da pa­ra aba­tir el abs­ten­cio­nis­mo tan ele­va­do que se ha pre­sen­ta­do tan­to en elec­cio­nes fe­de­ra­les co­mo lo­ca­les, men­cio­nó. “Nun­ca se­rá lo mis­mo un can­di­da­to que re­sul­tó triun­fa­dor en una elec­ción en la que vo­tó más del 60% de la po­bla­ción ins­cri­ta en la lis­ta no­mi­nal de elec­to­res, que uno que ga­nó con 30%”.

La ini­cia­ti­va bus­ca re­for­mar el ar­tícu­lo 447, se­ña­lan­do que aque­llos que no acu­dan a emi­tir su vo­to les se­rá sus­pen­di­da la cre­den­cial de elec­tor por un año, y en ca­so de re­in­ci­den­cia el do­ble de tiem­po.

Ex­cep­to ca­sos de fuer­za ma­yor com­pro­ba­da, ma­yo­res de 70 años y los que se hu­bie­ran au­sen­ta­do del te­rri­to­rio na­cio­nal, acre­di­tan­do el he­cho por cual­quier me­dio pro­ba­to­rio acep­ta­do por la au­to­ri­dad com­pe­ten­te.

YAZ­MÍN SÁN­CHEZ

Se pre­ten­de apli­car un co­rrec­ti­vo contra las per­so­nas que no acu­den a su­fra­gar en los pro­ce­sos elec­to­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.