El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral

Ha ve­ni­do ana­li­zan­do, jun­to a pro­fe­sio­nis­tas, las cau­sas por las que la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na se que­da cor­ta ca­da vez que se ce­le­bran pro­ce­sos pa­ra ele­gir al­cal­des, dipu­tados, se­na­do­res y pre­si­den­te

Milenio Tamaulipas - - El Tema -

Se de­be im­pul­sar la par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes, coin­ci­die­ron en se­ña­lar miem­bros del ám­bi­to pro­fe­sio­nis­ta, aca­dé­mi­co, ju­rí­di­co, y de or­ga­nis­mos no gu­ber­na­men­ta­les al ana­li­zar, co­mo par­te de los Diá­lo­gos pa­ra una Cul­tu­ra Cí­vi­ca del INE, las cau­sas por las que la ciu­da­da­nía se abs­tie­ne de par­ti­ci­par.

Ahí, se di­jo que la de­bi­li­dad de la cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca de los me­xi­ca­nos, se ex­pre­sa a tra­vés de la dis­tan­cia que se­pa­ra a los ciu­da­da­nos de los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sio­nes so­bre la vi­da pú­bli­ca, de la des­con­fian­za so­bre el cum­pli­mien­to de las nor­mas y del de­sen­can­to con los re­sul­ta­dos en­tre­ga­dos por las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. El mo­de­ra­dor pre­gun­tó: ¿Qué otros he­chos es­pe­cí­fi­cos tam­bién ex­pli­can que ten­ga­mos una cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca dé­bil? Sil­via Gra­cie­la Al­vi­zo Gar­za Ca­da ciu­da­dano mues­tra tres ac­ti­tu­des, op­ti­mis­tas, pe­si­mis­tas y apá­ti­cos, de acuer­do a có­mo se en­cuen­tre es co­mo el ciu­da­dano res­pon­de­rá. El vo­to ciu­da­dano es­tá sus­ten­ta­do prin­ci­pal­men­te en su ac­ti­tud. Bernardo Gui­ller­mo Bravo Rdz. Des­de la ca­sa no cons­trui­mos la cul­tu­ra por la de­mo­cra­cia.Hay un su­pe­rá­vit cuan­do la fa­mi­lia ha­ce su fun­ción y ni­ños y jó­ve­nes apren­den a dia­lo­gar, cum­plir com­pro­mi­sos, ser res­pon­sa­bles. Aquí na­ce el dé­fi­cit o el su­pe­rá­vit pa­ra la de­mo­cra­cia. El se­gun­do ám­bi­to de la for­ma­ción de una cul­tu­ra es la ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va y cuan­do és­tas re­fuer­zan y ha­cen su pa­pel, te­ne­mos su­pe­rá­vit, cuan­do no lo ha­cen es un sal­do de­fi­ci­ta­rio. El ter­cer ám­bi­to es que no he­mos te­ni­do una po­lí­ti­ca de for­ma­ción pa­ra la ciu­da­da­nía co­mo po­lí­ti­ca de Es­ta­do, he­mos te­ni­do mo­das de go­bierno, na­da más. Cris­ti­na Gó­mez Cha­vi­ra

Se lle­ga a pre­sen­tar has­ta el 60% de abs­ten­cio­nis­mo en al­gu­nas elec­cio­nes, por lo que en pro­me­dio dos de ca­da 10 ciu­da­da­nos son los que lle­van al po­der a los go­ber­nan­tes o a los dipu­tados elec­tos, lo cual nos re­fle­ja que nos es­ta­mos per­fi­lan­do a una cri­sis de le­gi­ti­mi­dad den­tro de nues­tro sis­te­ma. La so­cie­dad no par­ti­ci­pa, los fun­cio­na­rios de elec­ción po­pu­lar lle­gan con muy po­ca re­pre­sen­ta­ti­vi­dad ciu­da­da­na, no traen el res­pal­do de la ma­yo­ría, las elec­cio­nes son le­ga­les pe­ro no hay la su­fi­cien­te le­gi­ti­mi­dad. Sí nos fal­ta mu­cho a no­so­tros co­mo ciu­da­da­nos y des­de la raíz de­bie­ran en­fo­car­se las soluciones a es­to, soy par­ti­da­ria de que se im­ple­men­te un me­ca­nis­mo en don­de se apli­quen san­cio­nes pa­ra las per­so­nas que no vo­tan, en al­gu­nos paí­ses se apli­can san­cio­nes eco­nó­mi­cas, se­ría una bue­na ma­ne­ra de obli­gar la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na por­que he­mos es­ta­do en una zo­na de con­fort don­de no vo­ta­mos y no pa­sa na­da, y na­da más nos es­ta­mos que­jan­do, pe­ro no nos po­de­mos pa­sar to­da la vi­da que­jan­do. Se de­be di­se­ñar un es­que­ma en don­de se tran­si­te gra­dual­men­te, una se­na­do­ra pro­po­nía, que no se otor­ga­ra la cre­den­cial de elec­tor a las per­so­nas que no vo­tan, po­dría ser un em­pie­zo pe­ro de ahí se de­be tran­si­tar a apli­car san­cio­nes eco­nó­mi­cas, o a no dar ac­ce­so a pro­gra­mas so­cia­les, ne­gar cier­tos be­ne­fi­cios y trá­mi­tes. En el ar­tícu­lo 36 Cons­ti­tu­cio­nal se ha­bla de que se va a san­cio­nar y qui­tar de­re­chos co­mo ciu­da­dano a la per­so­na que no ejer­za el vo­to pe­ro no se apli­ca. Ma­ría Ra­quel Nie­to Mar

No te­ne­mos una cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca, nun­ca se nos en­se­ñó cuan­do me­nos en mi épo­ca, lo que era ele­gir a un go­ber­nan­te, des­de ahí vie­ne la fal­ta de in­te­rés pe­ro al mis­mo tiem­po el con­for­mis­mo, que na­da más nos que­ja­mos de vio­len­cia y co­rrup­ción, pe­ro no ha­ce­mos na­da, por­que es­ta­mos es­pe­ran­do que los de­más ac­túen por no­so­tros, que nos re­suel­van los pro­ble­mas y te­ne­mos tam­bién una fal­ta de in­te­rés de los jó­ve­nes, que so­lo acu­den al INE pa­ra que les otor­guen una cre­den­cial que les va a ser­vir pa­ra mu­chos be­ne­fi­cios y pa­ra iden­ti­fi­ca­ción, pe­ro me­nos pa­ra ir a de­po­si­tar su vo­to, no tie­nen esa con­cien­cia. Arian­na Li­lia­na Meza Del Án­gel Yo apues­to tam­bién por la edu­ca­ción, no po­de­mos ha­blar de de­re­cho de es­ta­do, o de es­ta­do de de­re­cho si no ha­bla­mos pri­me­ro de los de­re­chos que co­mo in­di­vi­duos te­ne­mos, cuá­les son nues­tros com­pro­mi­sos co­mo per­so­nas, co­mo se­res hu­ma­nos an­tes que co­mo ciu­da­da­nos, y es­to tam­bién vie­ne des­de ca­sa, yo apues­to mu­cho por la edu­ca­ción cí­vi­ca que se ha ido per­dien­do y que en mu­chas oca­sio­nes se veía so­lo co­mo una ma­te­ria de re­lleno, no de for­ma­ción bá­si­ca co­mo lo que es, de for­ma­ción cí­vi­ca, de for­ma­ción éti­ca, en­ton­ces, si no em­pe­za­mos por res­pe­tar y co­no­cer nues­tros de­re­chos, no po­de­mos pe­dir un res­pe­to a al­go que no se co­no­ce. La fal­ta de in­te­rés es mo­ti­va­da por el des­co­no­ci­mien­to que se tie­ne, los jó­ve­nes no sa­ben qué ha­ce un re­pre­sen­tan­te, ten­go alum­nos que no sa­ben dis­tin­guir en­tre los tres po­de­res y eso vie­ne des­de una for­ma­ción ini­cial. Pa­ra mí la de­bi­li­dad de la cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca es por la fal­ta de in­te­rés mo­ti­va­da por el des­co­no­ci­mien­to, el no sa­ber pa­ra qué sir­ve el vo­to de­po­si­ta­do en la ur­na. He­ri­ber­to Men­do­za

No obs­tan­te que a ni­vel Cons­ti­tu­cio­nal te­ne­mos esas pre­rro­ga­ti­vas, de vo­tar y ser vo­ta­do, nos fal­ta una cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca. Al ciu­da­dano por na­tu­ra­le­za no le gus­ta par­ti­ci­par, di­ce que sí y a la me­ra ho­ra que no. Otro fac­tor que in­flu­ye en esa apa­tía es que los go­ber­nan­tes en su mo­men­to pro­me­ten si­tua­cio­nes de cam­bio y no pa­sa na­da, los ciu­da­da­nos no ven ese cam­bio que es­pe­ra­ban, en­ton­ces al no ver re­sul­ta­dos, no les in­tere­sa ya par­ti­ci­par, que­re­mos que nues­tros go­ber­nan­tes ha­gan su tra­ba­jo, en la ac­tua­li­dad va­mos ha­cien­do pro­gre­si­va esa par­ti­ci­pa­ción. En mi con­cep­to, las ins­ti­tu­cio­nes no fa­llan, fa­llan los ope­ra­do­res a car­go de las mis­mas. Faus­to Vi­lla­rreal Gar­cía Mu­cho tie­ne que ver tam­bién que no hay cul­tu­ra de le­ga­li­dad, és­ta de­be de for­mar­se des­de la ni­ñez y re­for­zar­se en la ju­ven­tud pa­ra po­der lle­var­se a ca­bo en la edad ma­du­ra, y si des­de ni­ños no nos pre­pa­ra­mos, el re­sul­ta­do en nues­tra so­cie­dad es lo que ac­tual­men­te te­ne­mos, te­ne­mos co­rrup­ción y és­ta trae co­mo con­se­cuen­cia el no po­der creer en la de­mo­cra­cia. Da­ma­ris Cer­van­tes Gó­mez

En las úl­ti­mas dé­ca­das per­fec­cio­na­mos los pro­ce­di­mien­tos elec­to­ra­les, pe­ro des­cui­da­mos el desa­rro­llo de una cul­tu­ra cí­vi­ca, que acom­pa­ña­ra la ge­ne­ra­ción de nue­vas prác­ti­cas po­lí­ti­cas y un ejer­ci­cio efi­caz del po­der pú­bli­co por la vía de­mo­crá­ti­ca. Ne­ce­si­ta­mos im­pul­sar un cam­bio en la cul­tu­ra po­lí­ti­ca, si que­re­mos con­so­li­dar los avan­ces de­mo­crá­ti­cos que he­mos lo­gra­do en más de un cuar­to de si­glo, los dé­fi­cits de cul­tu­ra cí­vi­ca que pa­de­ce nues­tro país es­tán obs­ta­cu­li­zan­do la con­so­li­da­ción de la de­mo­cra­cia me­xi­ca­na y han lle­ga­do a un pun­to crí­ti­co en el que, o nos ocu­pa­mos de ello, o po­dría­mos po­ner en ries­go el fu­tu­ro de la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca. Si que­re­mos que las elec­cio­nes si­gan sien­do un an­cla de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y fuente de go­ber­na­bi­li­dad, es ne­ce­sa­rio im­pul­sar una gran trans­for­ma­ción. Ro­dri­go Az­cá­rra­ga Salazar Ob­via­men­te el de­bi­li­ta­mien­to de la cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca se de­be a mu­chos fac­to­res, yo me quie­ro ocu­par de uno de ellos, que en es­te ca­so es el de­sen­can­to an­te los re­sul­ta­dos de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. No es nin­gún se­cre­to que los ciu­da­da­nos es­tán can­sa­dos y de­cep­cio­na­dos de los go­bier­nos, tan es así que 71% de los ciu­da­da­nos con­si­de­ra que los po­lí­ti­cos no se preo­cu­pan por ellos, en mu­chos ca­sos es­to es ver­dad y los jó­ve­nes por eso te­ne­mos que in­vo­lu­crar­nos en la po­lí­ti­ca, te­ne­mos que dig­ni­fi­car la po­lí­ti­ca e ir cons­tru­yen­do una cul­tu­ra de­mo­crá­ti­ca ca­da vez más fuer­te. La po­lí­ti­ca no se tra­ta de ir por un “hue­so”, se tra­ta de que los jó­ve­nes nos in­vo­lu­cre­mos y ana­li­ce­mos en ma­nos de quién va­mos a de­jar la po­lí­ti­ca. Hay dos me­di­das nue­vas, ciu­da­da­ni­zar y re­elec­ción, es­to nos da­rá me­jo­res re­sul­ta­dos y más aún en la me­di­da que nos in­vo­lu­cre­mos.

Los par­ti­ci­pan­tes coin­ci­die­ron en ce­rrar fi­las con el INE pa­ra im­pul­sar una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de los jó­ve­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.