PO­TO­SI­NA RE­CI­BE PRE­MIO EU­RO­PEO

Go­bierno ho­lan­dés le re­co­no­ce su ac­ti­vis­mo

Milenio Tamaulipas - - Portada - Imel­da To­rres/Ta­muín

Eran 10 las per­so­nas pro­pues­tas de va­rios paí­ses del mun­do y ella fue elec­ta ga­na­do­ra. Graciela Pé­rez Ro­drí­guez re­ci­bi­rá el “Hu­man Rights Tu­lip” (Tu­li­pán de los De­re­chos Hu­ma­nos 2017) que es un pre­mio anual del go­bierno ho­lan­dés pa­ra los de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos.

Graciela bus­ca a su hi­ja Mily­na­li, a tres so­bri­nos y su her­mano des­apa­re­ci­dos el 14 de agos­to de 2012 en Ta­mau­li­pas, des­pués de un via­je de fin de se­ma­na al es­ta­do de Te­xas. Es ori­gi­na­ria de Ta­muín, San Luis Po­to­sí, pe­ro des­de en­ton­ces el es­ta­do ta­mau­li­pe­co y la Ciu­dad de Mé­xi­co han si­do sus áreas de re­si­den­cia, por­que por di­ver­sos me­dios ha bus­ca­do in­can­sa­ble­men­te a su úni­ca hi­ja y sus otros fa­mi­lia­res. Es miem­bro fun­da­dor del pro­yec­to Cien­cia Fo­ren­se Ciu­da­da­na, in­te­gra­do por cien­tos de fa­mi­lias que bus­can a sus se­res que­ri­dos, tam­bién víc­ti­mas del cri­men or­ga­ni­za­do y prin­ci­pal­men­te en ese es­ta­do que se con­vir­tió en uno de los más vio­len­tos del país. A tra­vés de ese or­ga­nis­mo ayu­da­ron a es­ta­ble­cer el Re­gis­tro Na­cio­nal de Per­so­nas Des­apa­re­ci­das y una ba­se de da­tos de ADN que se ma­ne­ja apo­ya­da por ex­per­tos, y a la par de los que ya tie­nen las au­to­ri­da­des.

Es un pre­mio, pe­ro no tie­ne na­da por qué fes­te­jar.

“No me lo es­tán dan­do por te­ner a cin­co des­apa­re­ci­dos, sino por la for­ma en que he bus­ca­do en un lu­gar tan pe­li­gro­so co­mo Ta­mau­li­pas, y en el ca­mino me en­con­tré con Cien­cia Fo­ren­se Ciu­da­da­na, de quien he uti­li­za­do los ins­tru­men­tos que crea­mos va­rias fa­mi­lias en el país y que he apli­ca­do en Ta­mau­li­pas a la par de mi bús­que­da pros­pec­ti­va en cam­po”, ex­pre­só.

Re­ci­bi­rá el re­co­no­ci­mien­to el vier­nes 8 de di­ciem­bre, dos días an­tes del Día In­ter­na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos. Es una es­cul­tu­ra de bron­ce y una can­ti­dad en eu­ros pa­ra am­pliar el tra­ba­jo que ha ve­ni­do rea­li­zan­do.

Li­cen­cia­da en Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción, Graciela tra­ba­jó un tiem­po en la ca­pi­tal del país en una de­pen­den­cia gu­ber­na­men­tal, pe­ro pa­ra que su hi­ja pe­que­ña es­tu­vie­ra en una zo­na “más tran­qui­la y se­gu­ra” op­tó por re­gre­sar a su mu­ni­ci­pio de ori­gen, Ta­muín, ubi­ca­do en la Huas­te­ca Po­to­si­na, sin ima­gi­nar que años más tar­de una tra­ge­dia cam­bia­ría pa­ra siem­pre su vi­da.

Mily­na­li Pi­ña Pé­rez te­nía 13 años, Jo­sé Ar­tu­ro Domínguez Pé­rez 20 años, Ale­xis Domínguez Pé­rez 16, Al­do de Je­sús Pé­rez Salazar 20 e Ignacio Pé­rez Ro­drí­guez te­nía 53 años la úl­ti­ma vez que de­ja­ron de ver­los.

El 14 de agos­to de 2012 re­gre­sa­ban a Ta­muin de un via­je de fin de se­ma­na a Te­xas a bor­do de una ca­mio­ne­ta pick up pe­ro cuan­do tran­si­ta­ban al pa­re­cer en el tra­mo El Li­món - Ciu­dad Man­te, de­lin­cuen­tes los in­ter­cep­ta­ron y lo que si­guió aún es des­co­no­ci­do. Des­de en­ton­ces Graciela ha bus­ca­do de una for­ma u otra a su hi­ja y ase­gu­ra que mien­tras no vea su cadáver o sus res­tos, ja­más per­de­rá la es­pe­ran­za de en­con­trar­la vi­va. ¿Engañas a tu ma­ri­do?”. Esa pre­gun­ta le hi­zo en el con­fe­so­na­rio el pa­dre Ar­si­lio a do­ña Ca­ca­rio­la. Res­pon­dió ella: “¿Pos a quién más, pa­dre­ci­to?”.Una se­ño­ra co­men­tó: “Mi es­po­so es mi­tad in­glés y mi­tad ir­lan­dés”. Di­jo otra: “El mío es mi­tad es­co­cés y mi­tad agua mi­ne­ral”. Do­ña Pa­si­ta y don Ru­gui­to, ca­sa­dos por más de me­dio si­glo, ca­mi­na­ban por el par­que. De­cla­ró él: “Ma­ña­na voy a ir con el ojis­ta”. Ella lo co­rri­gió: “Que­rrás de­cir ‘con el ocu­lis­ta’”. “No -ne­gó el viejito-. De ahí es­toy bien”. Do­ña Pa­si­ta hi­zo ca­so omi­so del lap­sus de su ma­ri­do y aco­tó: “Ha­ces bien en ir a que te re­vi­sen la vis­ta. Úl­ti­ma­men­te he no­ta­do que no ves na­da bien”. “Cla­ro que veo bien -se amos­có don Ru­gui­to-. Por ejem­plo, pue­do ver que aquel ga­to que vie­ne tie­ne un so­lo ojo”. “Tie­ne dos -vol­vió a co­rre­gir­lo la an­cia­ni­ta-. Y no vie­ne: va”. Rosibel le ma­ni­fes­tó a don Al­gón: “Si quie­re us­ted que yo sea su se­cre­ta­ria de­be­rá pa­gar­me 10 mil pe­sos por se­ma­na”. Res­pon­dió el eje­cu­ti­vo: “Con pla­cer”. Pre­ci­só la mu­cha­cha: “Con pla­cer se­rían 15 mil”. A la pri­ma Ce­lia Ri­ma, ver­si­fi­ca­do­ra de oca­sión, se le ocu­rrió la si­guien­te cuarte­ta a pro­pó­si­to del des­ta­pe que el PRI ha­rá de su can­di­da­to a la Pre­si­den­cia: “Opi­nó cier­to se­ñor: / ‘Quie­ro co­no­cer­lo ya, / pa­ra sa­ber quién se­rá / su se­gu­ro per­de­dor’”. Me pa­re­ce que la pri­ma Ce­lia es­tá ade­lan­tan­do vís­pe­ras al dar por se­gu­ra la de­rro­ta del can­di­da­to priis­ta en el 2018. Es cier­to: Ló­pez Obra­dor va ade­lan­te en las en­cues­tas, pe­ro tam­bién ade­lan­ta­ba por mu­cho a los de­más as­pi­ran­tes en el 2006 y el 2012. En es­tos pro­ce­sos el ta­bas­que­ño sue­le ha­cer sa­li­da de ja­ca an­da­lu­za y lle­ga­da de mu­la man­che­ga. No se­ría de ex­tra­ñar que se re­pi­tie­ra el es­ce­na­rio. Pe­se a to­do el PRI con­ser­va la uni­dad y dis­ci­pli­na que lo han ca­rac­te­ri­za­do des­de su fun­da­ción. A más de eso cuen­ta con una es­truc­tu­ra más só­li­da y me­jor or­ga­ni­za­da que la de to­dos los par­ti­dos que en el mun­do han si­do, in­clui­dos en­tre ellos los to­ta­li­ta­rios del pa­sa­do si­glo, que com­pa­ra­dos con el Re­vo­lu­cio­na­rio son en­tes caó­ti­cos y anár­qui­cos. Ain­da­máis, el PRI dis­po­ne de los re­cur­sos pú­bli­cos, que por aba­jo de la me­sa -y a ve­ces no tan por aba­jo- le su­mi­nis­tran los go­bier­nos ema­na­dos de sus fi­las. Pien­so que la elec­ción del Es­ta­do de Mé­xi­co fue un en­sa­yo ge­ne­ral de la del próximo año. En la me­xi­quen­se los priis­tas pu­sie­ron en prác­ti­ca to­das sus ar­tes le­ga­les, le­ga­loi­des e ile­ga­les pa­ra sa­car ade­lan­te a su can­di­da­to. Si tal hi­cie­ron en una elec­ción de go­ber­na­dor, ¿qué no ha­rán en la de pre­si­den­te? Tie­nen en con­tra, sí, a la ma­yo­ría de los me­xi­ca­nos, irri­ta­dos por la in­efi­cien­cias y co­rrup­cio­nes que en es­tos años se han vis­to. Pe­ro su­ce­de que mu­chos de los enoja­dos son opo­si­to­res en las re­des so­cia­les, pe­ro no en las ur­nas. Ahí es don­de el vo­to du­ro del par­ti­da­zo, aña­di­do a sus tra­pa­ce­rías elec­to­ra­les, pue­de dar­le el triun­fo. Des­de lue­go en es­to -co­mo en to­do- cual­quier pro­nós­ti­co es aven­tu­ra­do. Lo más se­gu­ro es con­si­de­rar que di­gan lo que di­gan las en­cues­tas no hay na­da pa­ra na­die. Co­mo di­jo el clá­si­co: es­to no se aca­ba has­ta que se aca­ba. Don Ca­len­dá­ri­co, se­ñor de edad pro­vec­ta, ca­só en se­gun­das nup­cias con Pom­pi­lia, mu­jer en flor de vi­da y bue­nas car­nes. La no­che de las bo­das él vis­tió una pi­ya­ma de fra­ne­la azul con rayas azu­li­tas, go­rro de dor­mir y ba­bu­chas con fo­rro de bo­rre­ga, en tan­to que Pom­pi­lia se le pre­sen­tó lu­cien­do un va­po­ro­so ne­gli­gé, bras­sié­re de me­dia co­pa, pan­ta­le­ti­ta crot­chless, me­dias de ma­lla negra con li­gue­ro y za­pa­tos de ta­cón agu­ja. Él re­ce­ló al ver­la así ves­ti­da -o des­ves­ti­da-. Le pre­gun­tó, so­lem­ne: “¿Eres vir­gen?”. “¿Por qué me lo pre­gun­tas? -re­pli­có Pom­pi­lia-. ¿Vas a ne­ce­si­tar al­gún mi­la­gro?”. FIN. Me ha­bría gus­ta­do co­no­cer a Ma­ría Co­ne­sa, “La ga­ti­ta blan­ca”.

Can­tan­te y bai­la­ri­na, fue gran es­tre­lla en los tea­tros de re­vis­ta -el Ar­beu, el Prin­ci­pal- del Mé­xi­co de prin­ci­pios del pa­sa­do si­glo.

So­lía in­ter­pre­tar can­cio­nes pi­ca­res­cas: “Si tu es­po­so te en­ga­ña / no llo­res, de­ja­lé, / y cór­ta­le el bi­go­te / cuan­do dor­mi­do es­té. / Y al­go más tam­bién / que no pue­do de­cir, / y al­go más tam­bién / que no he de re­pe­tir”.

Y sin em­bar­go era ca­tó­li­ca de­vo­ta. Cuan­do es­ta­lló el con­flic­to re­li­gio­so y los tem­plos ce­rra­ron sus puer­tas, la Co­ne­sa ha­cía ofi­ciar mi­sas clan­des­ti­nas en su ca­sa. ¡Y es­ta­ba ca­sa­da con el ge­ne­ral Jo­sé Ál­va­rez, sub­je­fe del Es­ta­do Ma­yor Pre­si­den­cial de Ca­lles, el ma­yor ad­ver­sa­rio de la Igle­sia! Ter­mi­na­do el ofi­cio la ar­tis­ta re­ga­ba en el pi­so per­fu­mes fran­ce­ses a fin de qui­tar el olor a in­cien­so que que­da­ba des­pués de la ce­le­bra­ción, y que su ma­ri­do no la des­cu­brie­ra.

Me ha­bría gus­ta­do co­no­cer a “La ga­ti­ta blan­ca”. Era li­bre en el es­ce­na­rio. Y era li­bre tam­bién en la vi­da.

¡Has­ta ma­ña­na!... “. Re­gre­só Peña Nie­to de su via­je.”. Con per­ti­na­cia de tá­ba­nos, y gra­má­ti­ca pau­pé­rri­ma di­ce la crítica acé­rri­ma: “¡Ca­ra­jo, tan bien que es­tá­ba­nos!”.

IMEL­DA TO­RRES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.