Los par­ti­dos y los can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes

Milenio Tamaulipas - - Al Frente - DIE­GO FER­NÁN­DEZ DE CE­VA­LLOS

El ar­tícu­lo 35 cons­ti­tu­cio­nal es­ta­ble­ce el de­re­cho de re­gis­trar can­di­da­tos an­te la au­to­ri­dad elec­to­ral a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, así co­mo a ser re­gis­tra­dos los

ciu­da­da­nos que lo pi­dan de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te, si cum­plen con los re­qui­si­tos, con­di­cio­nes y tér­mi­nos que les im­po­ne la le­gis­la­ción.

El ar­tícu­lo 371 de la ley elec­to­ral exi­ge pa­ra las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca fir­mas de ciu­da­da­nos equi­va­len­tes a 1 por cien­to de la lis­ta no­mi­nal de elec­to­res, re­pre­sen­ta­ti­vas de al me­nos la mi­tad más uno de los es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca.

Lo an­te­rior es así ba­jo la pre­mi­sa de que los par­ti­dos po­lí­ti­cos, co­mo en­ti­da­des de in­te­rés pú­bli­co, de­ben cum­plir la fun­ción de­mo­crá­ti­ca de ser el es­pa­cio na­tu­ral en la com­pe­ten­cia pa­ra de­ci­dir y re­gis­trar las can­di­da­tu­ras a car­gos de elec­ción po­pu­lar; abrien­do la po­si­bi­li­dad pa­ra que

ciu­da­da­nos res­pon­sa­bles —sin fi­lia­ción par­ti­dis­ta— com­pi­tan por esos car­gos sin so­me­ter­se a las re­glas y de­ci­sio­nes de los par­ti­dos.

Si con­fron­ta­mos la reali­dad na­cio­nal con la ley, co­le­gi­mos, por lo me­nos, lo si­guien­te:

A. Con jus­ti­fi­ca­da ra­zón, los par­ti­dos po­lí­ti­cos es­tán des­ca­li­fi­ca­dos por los ciu­da­da­nos. Dis­tan mu­cho de ser ins­ti­tu­cio­nes que los re­pre­sen­ten y que les abran es­pa­cios pa­ra su apor­ta­ción ar­mó­ni­ca y fun­cio­nal en la vi­da de­mo­crá­ti­ca del país. Son an­te to­do, en ma­yor o me­nor gra­do, co­tos de po­der.

B. Las can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes de­ben en­ten­der­se co­mo vías al­ter­nas pe­ro

ex­tra­or­di­na­rias de par­ti­ci­pa­ción en la com­pe­ten­cia elec­to­ral. Son op­cio­nes pa­ra ciu­da­da­nos —de ver­dad apar­ti­dis­tas— con pre­sen­cia des­ta­ca­da en la co­mu­ni­dad. No de­ben con­ver­tir­se en ata­jos por los que se des­ba­rran­quen ilu­sos o se cue­len fá­cil­men­te in­di­vi­dua­lis­mos am­bi­cio­sos. Por eso la ley les im­po­ne pa­ra su re­gis­tro re­qui­si­tos es­pe­cia­les, que es­tán den­tro del es­tán­dar in­ter­na­cio­nal.

C. En tan­to los par­ti­dos se con­duz­can co­mo has­ta hoy, ha­brán de pu­lu­lar as­pi­ran­tes in­de­pen­dien­tes, con el ries­go de con­ver­tir­se al­gu­nos de es­tos —mu­ta­tis

mu­tan­dis— en ému­los de los po­li­cías co­mu­ni­ta­rios, sur­gi­dos de la in­com­pe­ten­cia y co­rrup­ción de los cuer­pos po­li­cía­cos y re­sul­tan­do tan inep­tos, in­fil­tra­dos y co­rrom­pi­dos co­mo aque­llos.

D. De­ben cam­biar­se las for­mas (no los re­qui­si­tos) pa­ra re­ca­bar el apo­yo a los as­pi­ran­tes in­de­pen­dien­tes. La ra­zón lo exi­ge y la tec­no­lo­gía lo per­mi­te. Es pe­no­so ver a sus­pi­ran­tes y pro­mo­to­res pi­dien­do fir­mas co­mo los ni­ños pi­den dul­ces la no­che de bru­jas. Es fac­ti­ble que per­so­na­li­da­des fuer­tes atrai­gan con na­tu­ra­li­dad ad­he­sio­nes de los elec­to­res y que és­tas sean fá­cil­men­te com­pro­ba­bles.

Sin em­bar­go, si al­gu­nos de los pos­tu­la­dos por par­ti­dos son im­pre­sen­ta­bles, la so­lu­ción no se­rá abrir au­to­pis­tas pa­ra que lle­guen, sin pa­gar pea­je, mu­chos que sur­gen por ge­ne­ra­ción es­pon­tá­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.