El­ba, un pe­li­gro pa­ra la es­ta­bi­li­dad: PGR

Su de­par­ta­men­to se vol­vió un “des­pa­cho”, ar­gu­men­ta

Milenio Tamaulipas - - Portada - Ru­bén Díaz/Mé­xi­co

Un juez fe­de­ral res­trin­gió las vi­si­tas y lla­ma­das te­le­fó­ni­cas de El­ba Est­her Gor­di­llo, por­que la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca ar­gu­men­tó que la ex lí­der del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción aún tie­ne in­fluen­cia mo­ral y pue­de “des­es­ta­bi­li­zar la paz y se­gu­ri­dad del Es­ta­do me­xi­cano”.

La de­pen­den­cia fe­de­ral se­ña­ló que el de­par­ta­men­to de la maes­tra se ha con­ver­ti­do en un “des­pa­cho” don­de re­ci­be a de­ce­nas de per­so­nas, “des­co­no­cien­do pa­ra qué fi­nes”.

El acuer­do que li­mi­ta el ré­gi­men de vi­si­tas y lla­ma­das de El­ba Est­her fue emi­ti­do por el juez sex­to de dis­tri­to de pro­ce­sos pe­na­les fe­de­ra­les, Ale­jan­dro Ca­ba­lle­ro Vér­tiz, quien la su­je­tó a pro­ce­so pe­nal en 2013.

La de­ci­sión del juz­ga­dor ocu­rre cuan­do un sec­tor del ma­gis­te­rio se ha pro­nun­cia­do con­tra el ac­tual di­ri­gen­te del SNTE, Juan Díaz de la To­rre, quien ade­lan­tó la ce­le­bra­ción del Con­gre­so Na­cio­nal Ex­traor­di­na­rio del gre­mio, don­de fue re­ele­gi­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral el pa­sa­do lu­nes, pe­se a exis­tir una sus­pen­sión otor­ga­da por un juez de am­pa­ro que le im­pe­día en­ca­be­zar ac­tos co­mo pre­si­den­te del ci­ta­do con­gre­so.

Mien­tras que maes­tros de 30 es­ta­dos in­ter­pu­sie­ron am­pa­ros con­tra Díaz de la To­rre y han ex­pre­sa­do pú­bli­ca­men­te que re­gre­se la maes­tra.

La pe­ti­ción que PGR pre­sen­tó el pa­sa­do 8 de febrero, an­te el juez fe­de­ral, men­cio­na lo si­guien­te: “La pro­ce­sa­da fun­gió co­mo pre­si­den­ta del SNTE, po­si­ción que im­pli­có una re­le­van­cia y tras­cen­den­cia so­cial sig­ni­fi­ca­ti­va en las per­so­nas so­bre las cua­les ejer­ce au­to­ri­dad mo­ral, por lo que el uso des­me­di­do de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, que tie­ne a su al­can­ce, evi­den­te­men­te po­dría des­es­ta­bi­li­zar la paz y se­gu­ri­dad del Es­ta­do Me­xi­cano.

“Por tan­to, re­sul­ta im­pe­rio­so que se es­ta­blez­ca un ré­gi­men de con­trol de co­mu­ni­ca­ción pa­ra dar cum­pli­mien­to de for­ma ade­cua­da a la me­di­da de se­gu­ri­dad con­ce­di­da en su mo­men­to y evi­tar un des­con­trol que per­mi­ta per­der el sen­ti­do y esen­cia de la pri­sión pre­ven­ti­va”.

La maes­tra tie­ne 24 ho­ras pa­ra pro­por­cio­nar la lis­ta de ami­gos, fa­mi­lia­res, abo­ga­dos y mé­di­cos con co­pia de su iden­ti­fi­ca­ción y com­pro­ban­te de do­mi­ci­lio pa­ra que so­lo ellos pue­dan vi­si­tar­la. De no en­tre­gar la lis­ta en di­cho pla­zo, se can­ce­la­rán las vi­si­tas tem­po­ral­men­te.

Lo úni­co que no ava­ló el juez fue que El­ba vuel­va a por­tar un bra­za­le­te elec­tró­ni­co, pa­ra mo­ni­to­rear sus mo­vi­mien­tos.

Vi­gi­lan­cia li­mi­ta­da

La PGR ma­ni­fes­tó al juez que el per­so­nal de la Agen­cia de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal des­ple­ga­do pa­ra vi­gi­lar a la ex li­de­re­sa no tie­ne la po­si­bi­li­dad de ob­ser­var de ma­ne­ra di­rec­ta y per­ma­nen­te el in­te­rior de de­par­ta­men­to con­fi­na­do pa­ra la pri­sión pre­ven­ti­va do­mi­ci­lia­ria, sino que so­lo cuen­ta con vi­gi­lan­cia en la pe­ri­fe­ria del edi­fi­cio y en el ex­te­rior del de­par­ta­men­to. “Di­cha even­tua­li­dad, trae co­mo con­se­cuen­cia que no se ten­ga un co­no­ci­mien­to ob­je­ti­vo res­pec­to de las co­mu­ni­ca­cio­nes y te­mas que se en­ta­blan con las per­so­nas que vi­si­tan a la pro­ce­sa­da, que en oca­sio­nes lle­ga más de una de­ce­na de per­so­nas dia­ria­men­te. “Por ello, es­ta re­pre­sen­ta­ción so­cial es­ti­ma que la pro­ce­sa­da en lu­gar de te­ner una pri­sión do­mi­ci­lia­ria tie­ne una ofi­ci­na de des­pa­cho en don­de atien­de a un sin­fín de per­so­nas, des­co­no­cien­do pa­ra qué fi­nes”, se­ña­ló la PGR.

Gor­di­llo no ha ofre­ci­do en­tre­vis­tas a me­dios de co­mu­ni­ca­ción des­de que el juez le con­ce­dió la pri­sión do­mi­ci­lia­ria. En las

HÉC­TOR TÉ­LLEZ/AR­CHI­VO

Cum­ple con pri­sión do­mi­ci­lia­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.