Su­sa­na cu­ra con abra­zos

Milenio Tamaulipas - - ¡hey! - Vio­le­ta Mo­reno / Mé­xi­co Redacción/Mé­xi­co Eduar­do Gu­tié­rrez Se­gu­ra/Mé­xi­co

Su­sa­na Za­ba­le­ta se dio ci­ta en el Mu­seo Soumaya de Pla­za Car­so pa­ra ofre­cer­le abra­zos a la gen­te co­mo un ges­to de amor en el Día de San Va­len­tín, con el ob­je­ti­vo de re­cor­dar­le a las per­so­nas el po­der de sa­na­ción que re­pre­sen­tan ese ti­po de ma­ni­fes­ta­cio­nes.

“El abra­zar a al­guien es acep­tar a esa per­so­na, no im­por­ta cómo es­té, tú abra­zas a al­guien pa­ra acep­tar­lo no im­por­ta si ha he­cho co­sas ma­las, si no te gus­ta su for­ma de ver las co­sas; tú abra­zas sin pen­sar. Yo creo que Mé­xi­co y el mun­do ne­ce­si­tan mu­chos abra­zos”, co­men­tó la ac­triz en en­tre­vis­ta.

La tam­bién con­duc­to­ra dio a co­no­cer que en al­gún mo­men­to ca­yó en de­pre­sión y el abra­zo de una per­so­na que no co­no­cía, le ayu­dó. Aho­ra esa per­so­na es uno de sus pro­fe­so­res de yo­ga. “He caído a lo más fuer­te, lo más te­rri­ble, soy igual cual­quier mu­jer, me ha­cen da­ño de la for­ma más fá­cil.

“Creo que el que me sa­có de la de­pre­sión con un abra­zo fue nues­tro maes­tro Uli­ses. Un día sa­lí a ca­mi­nar y me lo en­con­tré en la ca­lle y no sé por qué en­ten­dió que a mí me fal­ta­ba un abra­zo. uno nun­ca sa­be, pe­ro a lo me­jor ca­mi­nan­do te vas a en­con­trar a al­guien que te abra­ce”.

La pren­sa es­ta­du­ni­den­se ase­gu­ra que Jo­sé Jo­sé fue tras­la­da­do el pa­sa­do 13 de febrero del Co­ral Ga­bles Hos­pi­tal al Se­lect Spe­cialty Hos­pi­tal que es­tá es­pe­cia­li­za­do en cui­da­dos in­ten­si­vos que pro­mue­ven la recuperación de las afec­cio­nes mé­di­cas y qui­rúr­gi­cas más crí­ti­cas y com­ple­jas, se­gún se ex­pli­ca en el por­tal de in­ter­net del cen­tro hos­pi­ta­la­rio.

De acuer­do a los re­por­tes de pren­sa, el in­tér­pre­te se en­cuen­tra in­ter­na­do en el oc­ta­vo pi­so del Se­lect Spe­cialty Hos­pi­tal, que for­ma par­te del Vic­to­ria Nur­sing & Reha­bi­li­ta­tion Cen­ter.

Los me­dios ase­gu­ran que Jo­sé Jo­sé lle­gó al cen­tro es­pe­cia­li­za­do en reha­bi­li­ta­ción a las 18:30 ho­ras, en una am­bu­lan­cia, se­gui­do por el co­che de su hi­ja Sa­ri­ta So­sa.

De acuer­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción un mé­di­co co­men­tó que El Prín­ci­pe de la Can­ción lle­gó al si­tio lú­ci­do y fue ca­paz

Mai­te Pe­rro­ni ve re­com­pen­sa­das las va­rias ho­ras de “de­di­ca­ción y com­pro­mi­so” a su pro­yec­to mu­si­cal, que ini­ció des­de ha­ce cua­tro años, con el que ha des­cu­bier­to que la in­dus­tria mu­si­cal ac­tual es­tá muy le­ja­na a lo que vi­vió cuan­do for­mó par­te de RBD. “Es­toy en un mo­men­to en el que de con­tes­tar las pre­gun­tas que se le hi­cie­ron; sin em­bar­go, el pe­so del Jo­sé Ró­mu­lo Or­tiz, su nom­bre ver­da­de­ro, preo­cu­pó al per­so­nal mé­di­co, ya que, tras­cen­dió, es de po­co más de 40 kg.

Sin em­bar­go, el no­so­co­mio, de acuer­do a los de­ta­lles que ofre­ce en su pá­gi­na, brin­da una aten­ción “res­pi­ra­to­ria, de en­fer­me­ría tem­pra­na y agre­si­va com­bi­na­da con apo­yo nu­tri­cio­nal, ad­mi­nis­tra­ción di­go: ‘Ven­ga, va­le la pe­na se­guir ade­lan­te, apos­tan­do, se­guir po­nien­do el tiem­po, la ener­gía y el co­ra­zón en la mú­si­ca que me en­can­ta’.

“Me en­can­tó te­ner en las ma­nos un dis­co de 12 te­mas, pe­ro vi­vi­mos en un mun­do con una eu­fo­ria que ya na­da du­ra tan­to tiem­po, al­gu­nas co­sas son ins­tan­tá­neas y con los sen­ci­llos po­de­mos ir ac­tua­li­zán­do­nos”, 1 1 de me­di­ca­men­tos y te­ra­pias de reha­bi­li­ta­ción”, to­do con el pro­pó­si­to del “me­jo­ra­mien­to de las vi­das de nues­tros pa­cien­tes”, se pue­de leer.

De acuer­do al pro­pio equi­po del hos­pi­tal los pa­cien­tes que atien­den son so­bre­vi­vien­tes de cui­da­dos crí­ti­cos, “pe­ro tie­ne de­bi­li­dad con­ti­nua y ne­ce­si­da­des mé­di­cas sig­ni­fi­ca­ti­vas”, se ex­pli­ca. Con­ven­ci­da de que es­tá vi­vien­do su “sue­ño”, apues­ta por el ur­bano de la mano de Ale­xis y Fi­do con “Co­mo yo te quie­ro”, sin per­der su esen­cia: “Es im­por­tan­te que lo que com­par­to a tra­vés de la mú­si­ca me per­mi­ta enal­te­cer el po­der fe­me­nino”.

CUARTOSCURO

AL­FON­SO MAN­ZANO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.