NUVIA MA­YOR­GA DEL­GA­DO

La in­su­fi­cien­cia de me­ca­nis­mos de aten­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­na­les ge­ne­ra que las mu­je­res in­dí­ge­nas mi­gran­tes se en­fren­ten a desafíos co­mo ba­rre­ras lin­güís­ti­cas y dis­cri­mi­na­ción.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - NUVIA MA­YOR­GA DEL­GA­DO Nuvia Ma­yor­ga Del­ga­do, Di­rec­to­ra Ge­ne­ral de la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo de los Pue­blos In­dí­ge­nas (CDI).

Di­rec­to­ra Ge­ne­ral de la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo de los Pue­blos In­dí­ge­nas (CDI)

La si­tua­ción de las mu­je­res in­dí­ge­nas en sus lu­ga­res de ori­gen ha si­do mo­ti­vo de es­tu­dios y ar­tícu­los que dan cuen­ta de las ca­ren­cias, de la violencia y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des en las que se desa­rro­llan y que en mu­chas oca­sio­nes las obli­ga a sa­lir de sus co­mu­ni­da­des en bus­ca de opor­tu­ni­da­des. Más aún, en la mi­gra­ción es­tos es­ce­na­rios no son vi­si­bles, la in­su­fi­cien­cia de me­ca­nis­mos de aten­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­na­les ge­ne­ra que las mu­je­res in­dí­ge­nas mi­gran­tes se en­fren­ten a do­bles desafíos, las ba­rre­ras lin­güís­ti­cas y el peor fla­ge­lo que azo­ta a nues­tra so­cie­dad, la dis­cri­mi­na­ción.

Ese he­cho se ve re­fle­ja­do en la En­cues­ta Na­cio­nal so­bre Dis­cri­mi­na­ción en Mé­xi­co (ENADIS) de 2010, en la que se se­ña­la, que más del 40% de la po­bla­ción de nues­tro país, con­si­de­ra que no se res­pe­tan los de­re­chos de las per­so­nas in­dí­ge­nas y 30% opi­na que no se res­pe­tan los de­re­chos de las per­so­nas de otra “ra­za”, es de­cir, con ca­rac­te­rís­ti­cas fe­no­tí­pi­cas (ras­gos fí­si­cos co­mo el ca­be­llo, tono de piel, for­ma de la ca­ra, etc.), di­fe­ren­tes de las de la po­bla­ción ma­yo­ri­ta­ria.

En los con­tex­tos me­tro­po­li­ta­nos co­mo Mon­te­rrey, la Ciu­dad de Mé­xi­co, Gua­da­la­ja­ra, Ti­jua­na, en­tre otras ciu­da­des, la po­bla­ción in­dí­ge­na es di­fí­cil de aten­der por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes, ya que no ma­ni­fies­tan su per­te­nen­cia ét­ni­ca por la dis­cri­mi­na­ción. En la zo­na me­tro­po­li­ta­na de Mon­te­rrey, la po­bla­ción in­dí­ge­na se ha in­cre­men­ta­do, la ma­yo­ría son tra­ba­ja­do­ras do­més­ti­cas o ven­de­do­ras am­bu­lan­tes.

En el ca­so de las in­dí­ge­nas jor­na­le­ras agrí­co­las los re­tos son aún ma­yo­res, ya que se ubi­can en áreas agrí­co­las mu­chas ve­ces sin ac­ce­so a ser­vi­cios, a opor­tu­ni­da­des, e in­clu­so sin re­gis­tro de na­ci­mien­to; lo que ge­ne­ra al­tos ín­di­ces de vul­ne­ra­bi­li­dad, ca­sos co­mo los cam­pos agrí­co­las en San Quin­tín, Ba­ja Ca­li­for­nia, don­de lo se­ña­la­do es un ejem­plo de ello.

El com­pro­mi­so del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, En­ri­que Pe­ña, es acer­car los ser­vi­cios a tra­vés de la Co­mi­sión Na­cio­nal pa­ra el Desa­rro­llo de Ios Pue­blos In­dí­ge­nas (CDI) o ac­tuan­do trans­ver­sal­men­te, a las mu­je­res en con­tex­tos ur­ba­nos o agrí­co­las, lo cual se ha ve­ni­do rea­li­zan­do, sin em­bar­go, el gran desafío es lu­char con­tra la dis­cri­mi­na­ción, por­que si las mu­je­res in­dí­ge­nas no ma­ni­fies­tan su per­te­nen­cia ét­ni­ca y no exis­ten re­gis­tros, se vuel­ve com­ple­ja su aten­ción.

Pa­ra el Go­bierno de la Re­pú­bli­ca, lo fun­da­men­tal es que las mu­je­res in­dí­ge­nas ten­gan ac­ce­so a opor­tu­ni­da­des en los con­tex­tos en los que se en­cuen­tran, los es­fuer­zos es­tán en­ca­mi­na­dos no so­lo a ha­cer vi­gen­tes sus de­re­chos, sino a que en cual­quier si­tua­ción las mu­je­res in­dí­ge­nas man­ten­gan su cul­tu­ra e iden­ti­dad, por ello se cuen­ta con una po­lí­ti­ca de aten­ción di­fe­ren­cia­da.

La CDI de 2013 a 2016, ha desa­rro­lla­do ac­cio­nes pa­ra for­ta­le­cer el de­re­cho a la igual­dad de gé­ne­ro, se han be­ne­fi­cia­do a 405,826 per­so­nas in­dí­ge­nas, de las cua­les 292,055 son mu­je­res y 113,771 hom­bres.

Ha im­pul­sa­do las Ca­sas de la Mu­jer In­dí­ge­na, que son es­pa­cios fí­si­cos en los cua­les un gru­po de mu­je­res in­dí­ge­nas apo­yan a otras mu­je­res in­dí­ge­nas brin­dán­do­les ase­so­ría, orien­ta­ción y acom­pa­ña­mien­to pa­ra la aten­ción de la violencia que su­fren; así co­mo in­for­ma­ción so­bre sus de­re­chos se­xua­les y re­pro­duc­ti­vos, a tra­vés del “Mo­de­lo par­ti­ci­pa­ti­vo de aten­ción a la sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va y la violencia de gé­ne­ro en mu­je­res in­dí­ge­nas”. Ac­tual­men­te se cuen­ta con 29 Ca­sas de la Mu­jer In­dí­ge­na en 15 en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, dos de ellas se en­cuen­tran en zo­nas ur­ba­nas en Mon­te­rrey y Ti­jua­na.

Asi­mis­mo, se han ca­pa­ci­ta­do a 1,028 mu­je­res in­dí­ge­nas y afro­me­xi­ca­nas de 30 en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas (a ex­cep­ción de Aguas­ca­lien­tes y Ta­mau­li­pas), pa­ra el for­ta­le­ci­mien­to de los li­de­raz­gos de mu­je­res in­dí­ge­nas, lle­van­do a ca­bo cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción so­bre los de­re­chos que tie­nen co­mo per­so­nas, co­mo mu­je­res in­dí­ge­nas y co­mo ciu­da­da­nas; iden­ti­dad de las mu­je­res afro­des­cen­dien­tes, y pre­ven­ción de la tra­ta de per­so­nas. Cur­sos que se rea­li­za­ron en coor­di­na­ción con el Tribunal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción.

Ac­tual­men­te se cuen­ta con 29 Ca­sas de la Mu­jer In­dí­ge­na en 15 en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas, dos de ellas se en­cuen­tran en zo­nas ur­ba­nas en Mon­te­rrey y Ti­jua­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.