MI­RIAM RUIZ MENDOZA

Es ne­ce­sa­rio di­ri­gir men­sa­jes a la po­bla­ción mi­gran­te acer­ca de los ries­gos de ad­qui­rir el VIH y el tra­ta­mien­to del vi­rus.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - MI­RIAM RUIZ MENDOZA Mi­riam Ruiz Mendoza, Di­rec­to­ra de Abo­ga­cía y prue­bas pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de AHF.

Di­rec­to­ra de Abo­ga­cía y prue­bas pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de AHF

Es­te 2016 mar­ca el aniver­sa­rio 35 del pri­mer ca­so re­gis­tra­do del Síndrome de In­mu­no­de­fi­cien­cia Ad­qui­ri­da (Si­da) y aun­que ce­le­bra­mos que en Mé­xi­co hay ac­ce­so gra­tui­to a an­ti­rre­tro­vi­ra­les, in­clu­so pa­ra las po­bla­cio­nes mó­vi­les, no po­de­mos mi­rar a un la­do cuan­do las mi­gran­tes, o las pa­re­jas de mi­gran­tes, ad­quie­ren VIH, el vi­rus que sin tra­ta­mien­to lle­va al Si­da. Y és­tas son tres co­sas que sa­be­mos so­bre el te­ma:

1. Ha­ce 20 años co­no­cía­mos ya la pro­ble­má­ti­ca de las mu­je­res, la mi­gra­ción y el VIH

Los da­tos du­ros so­bre la po­bla­ción mi­gran­te -y ni que de­cir si pe­di­mos se des­agre­guen por gé­ne­ro- se pier­den en­tre las di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas, un de­sin­te­rés po­lí­ti­co y un can­san­cio por do­cu­men­tar lo que nos elu­de. No hay ci­fras ac­tua­li­za­das de cuán­tas mu­je­res ad­qui­rie­ron el vi­rus en su trán­si­to por, al sa­lir de o al que­dar­se en Mé­xi­co.

Sin em­bar­go, los ha­llaz­gos de fi­na­les de los años 90 por quie­nes die­ron las pri­me­ras aler­tas, es­pe­cia­lis­tas co­mo Ma­rio Bronf­man o la ac­tual di­rec­to­ra del Cen­si­da, doc­to­ra Pa­tri­cia Uri­be, si­guen vi­gen­tes hoy: las mu­je­res que se que­dan en la co­mu­ni­dad mien­tras sus es­po­sos mi­gran, en­gro­sa­rán la es­ta­dís­ti­ca co­no­ci­da de que sie­te de ca­da diez me­xi­ca­nas ad­quie­ren el vi­rus de su pa­re­ja es­ta­ble y las que sa­len, en­fren­ta­rán al VIH al te­ner prác­ti­cas de ma­yor ries­go.

2. Ma­yo­res con­duc­tas de ries­go, me­nos po­lí­ti­cas edu­ca­ti­vas

Más de mil mi­llo­nes de per­so­nas se mu­dan en bus­ca de una vi­da me­jor, de acuer­do con los da­tos de ONUSIDA, los cam­bios en la co­ti­dia­nei­dad de es­tas per­so­nas, a fi­nal de cuen­tas, las po­nen en ma­yor ries­go de ad­qui­rir el vi­rus.

En nues­tro país, las me­xi­ca­nas que van ha­cia Es­ta­dos Uni­dos y to­das nues­tras con­gé­ne­res que tran­si­tan de la fron­te­ra sur al nor­te, en­fren­tan si­tua­cio­nes de violencia y ex­plo­ta­ción se­xual por la ma­fia or­ga­ni­za­da. Pe­ro tam­bién en­fren­tan con­di­cio­nes bien ga­na­das de li­ber­tad pa­ra ejer­cer su se­xua­li­dad, un de­re­cho que no lle­va co­rres­pon­den­cia con la pro­tec­ción a su sa­lud me­dian­te edu­ca­ción, em­po­de­ra­mien­to y con­do­nes. En los es­ta­dos de las ru­tas mi­gran­tes, las or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les pue­den dar cuen­ta de la pre­ca­rie­dad en la en­tre­ga de con­do­nes y la vir­tual inexis­ten­cia de con­do­nes fe­me­ni­nos. Y des­apa­re­cie­ron las cam­pa­ñas de pre­ven­ción.

Ur­gen men­sa­jes di­ri­gi­dos a po­bla­cio­nes jó­ve­nes, en es­pe­cial mi­gran­tes. En una se­rie de gru­pos fo­ca­les con jó­ve­nes mi­gran­tes en Cam­pe­che y San Luis Po­to­sí, ela­bo­ra­do por la or­ga­ni­za­ción pa­ra la que tra­ba­jo, AHF, en­con­tra­mos que las y los jó­ve­nes mi­gran­tes te­nían to­da­vía me­nos in­for­ma­ción, o ma­yor des­in­for­ma­ción so­bre los con­do­nes y el VIH.

Las me­xi­ca­nas que van ha­cia Es­ta­dos Uni­dos y to­das nues­tras con­gé­ne­res que tran­si­tan de la fron­te­ra sur al nor­te, en­fren­tan si­tua­cio­nes de violencia y ex­plo­ta­ción se­xual por la ma­fia or­ga­ni­za­da

3. Lo que ma­ta no es el vi­rus, sino la dis­cri­mi­na­ción

Por im­pro­pio que sue­ne, a 35 años del pri­mer re­gis­tro de un ca­so de Si­da, mo­rir por es­te síndrome es el úl­ti­mo ac­to de dis­cri­mi­na­ción. Son las mu­je­res que se man­tie­nen en el lu­gar más ba­jo de nues­tra com­ple­ja es­ca­la so­cial quie­nes mue­ren por las con­se­cuen­cias del Si­da. Sí, son las mi­gran­tes, las tra­ba­ja­do­ras se­xua­les, las jó­ve­nes en ex­plo­ta­ción se­xual y las mu­je­res trans­gé­ne­ro. Y la com­bi­na­ción de to­do ello: las mu­je­res trans mi­gran­tes en si­tua­ción de ex­plo­ta­ción se­xual.

La res­pues­ta de las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les en ma­te­ria de VIH no lle­ga al ám­bi­to lo­cal, por más que in­vier­tan en or­ga­ni­za­cio­nes ci­vi­les que se de­di­quen al te­ma, pues­to que las le­yes, las nor­mas y creen­cias de las fun­cio­na­rias y fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les y es­ta­ta­les de los tres po­de­res, del per­so­nal mé­di­co de pri­mer ni­vel, y muy im­por­tan­te, de ca­da ha­bi­tan­te en esas lo­ca­li­da­des, es­tán lle­nas de odio, pre­jui­cio y es­tig­ma.

Des­de es­ta trin­che­ra, reite­ro la con­vic­ción de que nun­ca so­bra­rá otro taller, otro pro­gra­ma ins­ti­tu­cio­nal que cam­bie la men­ta­li­dad y el com­por­ta­mien­to de quie­nes la­bo­ran en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pa­ra re­co­no­cer el pre­jui­cio ha­cia otro ser hu­mano. En el lar­go an­dar de la lu­cha de las mu­je­res sí he­mos lo­gra­do cam­bios po­lí­ti­cos. No he­mos sal­va­do to­das las vi­das, pe­ro po­dría­mos sal­var más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.