ABRIEN­DO CA­MI­NOS A NUE­VAS FRON­TE­RAS

Es im­por­tan­te im­pul­sar po­lí­ti­cas pú­bli­cas y pro­mo­ver ac­cio­nes en el cam­po de la mi­gra­ción, es­pe­cial­men­te en­fo­ca­das en mu­je­res y la di­ver­si­dad de las po­bla­cio­nes en que ha­bi­tan.

Milenio - Todas - - Consejo Social - MA­RÍA DORIS YBONE CANDILA Ma­ría Doris Ybone Candila Eche­ve­rría, Con­se­je­ra So­cial del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res.

“ La fe­mi­ni­za­ción de las mi­gra­cio­nes se es­tá tor­nan­do en un te­ma cen­tral de aná­li­sis en Mé­xi­co y en el mun­do. La di­fe­ren­cia­ción por se­xo mues­tra no so­lo la cre­cien­te par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en las mi­gra­cio­nes, sino tam­bién las di­ver­sas di­ná­mi­cas que ocu­rren en los paí­ses de ori­gen y des­tino”. (Pa­tri­cia Che­mor Ruiz, Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral del Con­se­jo Na­cio­nal de Po­bla­ción) En Mé­xi­co, aún per­sis­te co­mo uno de los pun­tos vul­ne­ra­bles de la po­lí­ti­ca a fa­vor de las mu­je­res, aque­llos re­fe­ren­tes a la mi­gra­ción ya que son mu­chos los fac­to­res por los que las mu­je­res y sus fa­mi­lias de­ci­den abrir­se pa­so a nue­vas fron­te­ras en bus­ca de lo que su país y co­mu­ni­dad con­si­de­ran no pue­de ofre­cer­les pa­ra su su­per­vi­ven­cia, es­to es… pa­ra so­bre­vi­vir. Las mu­je­res, la ma­yo­ría de las ve­ces, es­tán en si­tua­cio­nes y en­tor­nos don­de sus de­ci­sio­nes no siem­pre se­rán fa­vo­ra­bles pa­ra ellas, ni pa­ra sus hi­jos, pa­ra brin­dar­les y ase­gu­rar­les un me­jor por­ve­nir.

La con­di­ción de po­bre­za es más agu­da en­tre las mu­je­res. En el pe­rio­do 20132015, po­co más de 30% de las mu­je­res mi­gran­tes me­xi­ca­nas se en­con­tra­ban en con­di­ción de po­bre­za, mien­tras que en el ca­so de los hom­bres os­ci­la­ba al­re­de­dor de 22%. (Anua­rio de Mi­gra­ción y Re­me­sas Mé­xi­co 2016).

Mé­xi­co se ha con­ver­ti­do en un país de in­mi­gran­tes, mi­gran­tes y de trán­si­to, in­de­pen­dien­te­men­te de ello, Mé­xi­co tie­ne la obli­ga­ción le­gal de pro­te­ger a las mu­je­res en la mi­gra­ción a tra­vés de la Cons­ti­tu­ción y de los ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les que ha ra­ti­fi­ca­do, de­be ga­ran­ti­zar los De­re­chos Hu­ma­nos de las mu­je­res en cual­quie­ra de es­tas si­tua­cio­nes en que se en­cuen­tren.

En el con­tex­to me­xi­cano, au­na­do a la Cons­ti­tu­ción y Tra­ta­dos In­ter­na­cio­na­les, se cuen­ta con la Ley de Mi­gra­ción, la cual to­ma un pa­pel im­por­tan­te en la vi­da gu­ber­na­men­tal del país, ya que a par­tir de ahí se de­fi­nen las po­lí­ti­cas so­bre es­te te­ma.

Es re­le­van­te men­cio­nar que, en Mé­xi­co, se­gún la Ley de Mi­gra­ción, la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria “es el con­jun­to de de­ci­sio­ness es­tra­té­gi­cas pa­ra al­can­zar ob­je­ti­vos de­ter­mi­na­dos, que con fun­da­men­to en los prin­ci­pios ge­ne­ra­les y de­más pre­cep­tos con­te­ni­dos en la pre­sen­te Ley, se plas­man en el Re­gla­men­to, nor­mas se­cun­da­rias, di­ver­sos pro­gra­mas y ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra aten­der el fe­nó­meno mi­gra­to­rio de Mé­xi­co de ma­ne­ra in­te­gral, co­mo país de ori­gen, trán­si­to, des­tino y re­torno de

mi­gran­tes”. En es­te sen­ti­do, lo que se de­man­da es coor­di­nar las ac­cio­nes en los te­rri­to­rios lo­ca­les, co­mo los Es­ta­dos y Mu­ni­ci­pios, ya que las mu­je­res se en­cuen­tran en to­do el te­rri­to­rio. De ahí la im­por­tan­cia de co­no­cer la ley y apli­car­la, pa­ra evi­tar to­do de­li­to que se pro­du­ce al­re­de­dor de la mi­gra­ción co­mo la tra­ta de per­so­nas, que afec­ta más a las mu­je­res, e in­clu­si­ve los feminicidios.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res en cum­pli­mien­to al PROIGUALDAD, tra­ba­ja pa­ra la ca­pa­ci­ta­ción al fun­cio­na­ria­do pú­bli­co en el te­ma de mi­gra­ción y tra­ta de per­so­nas, tam­bién es pro­mo­tor de la ley y su re­gla­men­to, sin em­bar­go, es­te es­fuer­zo no bas­ta pa­ra cum­plir las po­lí­ti­cas y ga­ran­ti­zar los de­re­chos de las mu­je­res, es ne­ce­sa­rio, im­por­tan­te y fun­da­men­tal que los go­bier­nos co­noz­can la di­ver­si­dad de mu­je­res que ha­bi­tan en las po­bla­cio­nes pa­ra com­ba­tir los de­li­tos que se co­me­ten an­te los fe­nó­me­nos de la mi­gra­ción.

De­ri­va­do del aná­li­sis de las nor­mas, hay que re­sal­tar que to­das las le­yes pue­den me­jo­rar­se y en es­te sen­ti­do, en la Ley de Mi­gra­ción se men­cio­na que en las es­ta­cio­nes mi­gra­to­rias exis­ti­rá “una es­tan­cia se­pa­ra­da pa­ra mu­je­res y hom­bres, ga­ran­ti­zan­do en to­do mo­men­to el de­re­cho a la pre­ser­va­ción de la uni­dad fa­mi­liar, ex­cep­to en los ca­sos en los que la se­pa­ra­ción sea con­si­de­ra­da en ra­zón del in­te­rés su­pe­rior de la niña, ni­ño o ado­les­cen­te”, el tex­to ha­ce no­tar la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en es­tas dis­po­si­cio­nes; ya que un fac­tor im­por­tan­te que se pue­de ge­ne­rar en ca­sos de mi­gra­ción, es la violencia con­tra las mu­je­res, re­co­no­ci­da en la ley, por tan­to, al iden­ti­fi­car­se la violencia, se de­be­rá ga­ran­ti­zar de in­me­dia­to el de­re­cho a “una vi­da li­bre de violencia”.

El pre­sen­te es­cri­to pre­ten­de re­to­mar la im­por­tan­cia que las fun­cio­na­rias y fun­cio­na­rios tie­nen des­de sus res­pon­sa­bi­li­da­des y so­bre to­do, el fun­cio­na­ria­do que rea­li­za tra­ba­jo de cam­po, al im­pul­sar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y pro­mo­ver ac­cio­nes afir­ma­ti­vas en el cam­po de la mi­gra­ción es­pe­cial­men­te de mu­je­res, de­be ser de acuer­do a diag­nós­ti­cos ela­bo­ra­dos des­de en­tre­vis­tas con las mu­je­res mi­gran­tes, de lo con­tra­rio no se po­drá ha­cer po­lí­ti­ca pú­bli­ca efec­ti­va y se­rá siem­pre un te­ma en la agen­da que no ten­ga más que ca­pa­ci­ta­cio­nes e in­for­ma­ción, y sin lo­gros de re­sul­ta­dos y be­ne­fi­cios di­rec­tos pa­ra las mu­je­res que to­man la de­ci­sión qui­zá más di­fí­cil, la de ser “mu­jer mi­gran­te”.

Lo que se de­man­da es coor­di­nar las ac­cio­nes en los te­rri­to­rios lo­ca­les, co­mo los Es­ta­dos y Mu­ni­ci­pios, ya que las mu­je­res se en­cuen­tran en to­do el te­rri­to­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.