LOS ME­DIOS, ALIA­DOS POR LA IGUAL­DAD

Milenio - Todas - - Carta Editorial -

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, de la pren­sa pla­na a las re­des so­cia­les son fun­da­men­ta­les pa­ra lo­grar la me­ta de la igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres. En el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res te­ne­mos la cer­ti­dum­bre de que el cam­bio cul­tu­ral desea­do só­lo se lo­gra­rá si los me­dios, sus em­pre­sas y quie­nes tra­ba­jan en ellas, se alían a la gran ta­rea pa­ra lo­grar un cam­bio sus­tan­ti­vo y co­ti­diano en la vi­da de las per­so­nas, en sus re­la­cio­nes ín­ti­mas y en su desa­rro­llo equi­li­bra­do en la so­cie­dad.

Sa­be­mos, y es­te es el diag­nós­ti­co del Pro­gra­ma Proi­gual­dad, que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son coad­yu­van­tes de la ra­ti­fi­ca­ción de los pa­pe­les de hom­bres y mu­je­res, re­afir­man­do a tra­vés de sus men­sa­jes los es­te­reo­ti­pos. Más gra­ve aún es ocul­tar los avan­ces que han ope­ra­do en la vi­da real de las fa­mi­lias y de mu­chas co­mu­ni­da­des, ello sig­ni­fi­ca que con­tri­bu­yen a man­te­ner ideo­ló­gi­ca­men­te la dis­cri­mi­na­ción y jus­ti­fi­car la in­jus­ti­cia de gé­ne­ro.

De ahí la tras­cen­den­cia de to­mar alien­to pa­ra de­ba­tir el pa­pel de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en es­ta ho­ra en que es­ta­mos fren­te a un desa­rro­llo de mu­chas mu­je­res; en una ho­ra don­de he­mos te­ni­do po­cos lo­gros en la com­pren­sión de nues­tras le­yes en ma­te­ria de vio­len­cia de gé­ne­ro, igual­dad, no dis­cri­mi­na­ción y pa­ri­dad po­lí­ti­ca.

Los me­dios, es­ta­mos con­ven­ci­das, pue­den con­ver­tir­se en po­de­ro­sos alia­dos de la cau­sa de la igual­dad; por su im­por­tan­te desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, su ca­pa­ci­dad de pe­ne­tra­ción y su in­fluen­cia en la afir­ma­ción de per­fi­les hu­ma­nos.

Des­de ha­ce po­co más de 20 años, los acuer­dos de la IV Con­fe­ren­cia Mun­dial de la Mu­jer, ce­le­bra­da en Bei­jing en 1995, es­ta­ble­cie­ron la ne­ce­si­dad de que los Es­ta­dos pro­mo­vie­ran cam­bios le­gis­la­ti­vos que in­du­je­ran un equi­li­brio en la re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na en el con­te­ni­do y ope­ra­ción de las no­ti­cias y los men­sa­jes co­mu­ni­ca­ti­vos, en la pu­bli­ci­dad y los pro­gra­mas de te­le­vi­sión.

Ese man­da­to, con­te­ni­do en el pá­rra­fo 100 del Plan de Ac­ción de la IV Con­fe­ren­cia tam­bién lla­mó a las em­pre­sas de co­mu­ni­ca­ción a pro­mo­ver la igual­dad, la par­ti­ci­pa­ción equi­ta­ti­va de hom­bres y mu­je­res en la con­fec­ción de los con­te­ni­dos de los me­dios y en el equi­li­brio de la ima­gen de las mu­je­res en esos me­dios.

Ar­duo ha si­do el ca­mino. Pe­ro sin du­da hay avan­ces, aún cuan­do la per­cep­ción ha­ble de un pro­fun­do des­equi­li­brio to­da­vía, te­ne­mos que aplau­dir el acuer­do re­cien­te en Mé­xi­co con la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria de la Ra­dio y la Te­le­vi­sión; los es­fuer­zos de la ra­dio y te­le­vi­sión es­ta­ta­les y los cam­bios por ve­nir gra­cias a la Re­for­ma en Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes que ha­ce unas se­ma­nas hi­zo vi­gen­te la nue­va ley fe­de­ral.

To­do ello y la vi­gi­lan­cia a los me­dios, po­drá ha­cer­nos ca­mi­nar más rá­pi­do a la me­ta de la igual­dad sus­tan­ti­va en la que INMUJERES tie­ne to­do su em­pe­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.