GA­BRIE­LA RA­MOS

Las so­cie­da­des se de­fi­nen por có­mo tra­tan a sus mu­je­res. En Mé­xi­co di­ver­sos es­tu­dios se­ña­lan gran­des ca­ren­cias en igual­dad de opor­tu­ni­da­des per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les en es­ta ma­te­ria que se ha­cen pa­ten­tes en los me­dios.

Milenio - Todas - - Car­ta Edi­to­rial - Ga­brie­la Ra­mos, GA­BRIE­LA RA­MOS

Con­se­je­ra Es­pe­cial del Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral, Di­rec­to­ra de Ga­bi­ne­te y Sher­pa de la OCDE.

La equi­dad de gé­ne­ro es uno de los desafíos más gran­des que en­fren­ta Mé­xi­co. Si bien las di­fe­ren­cias de gé­ne­ro es­tán pre­sen­tes en prác­ti­ca­men­te to­dos los paí­ses OCDE, en Mé­xi­co son aún más mar­ca­das. So­lo 47% de las me­xi­ca­nas en edad de tra­ba­jar son par­te de la fuer­za la­bo­ral, 20 pun­tos por­cen­tua­les por de­ba­jo del pro­me­dio OC­DE1, e in­clu­so por de­ba­jo de mu­chos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na. Con ma­yor fre­cuen­cia que los hom­bres, los em­pleos que ocu­pan son in­for­ma­les, lo cual im­pli­ca ba­ja ca­li­dad y po­ca pro­tec­ción so­cial2. Al­re­de­dor de 90% de los tra­ba­ja­do­res do­més­ti­cos en Mé­xi­co son mu­je­res y las mu­je­res me­xi­ca­nas son res­pon­sa­bles del 77% del tra­ba­jo do­més­ti­co no re­mu­ne­ra­do, la pro­por­ción más al­ta en­tre los paí­ses OCDE. Asi­mis­mo, la bre­cha de ho­ras tra­ba­ja­das re­mu­ne­ra­das en­tre ma­dres y pa­dres es la más am­plia en­tre los paí­ses OCDE (49 ho­ras por se­ma­na pa­ra los pa­dres y 16 ho­ras pa­ra las ma­dres), por lo cual la con­tri­bu­ción de las ma­dres me­xi­ca­nas al in­gre­so fa­mi­liar es de so­lo 15% fren­te a un pro­me­dio OCDE de 31% Las mu­je­res me­xi­ca­nas su­fren tam­bién en gra­dos ma­yo­res agre­sio­nes fí­si­cas y mo­ra­les, y nuestro país tie­ne una ta­sa de em­ba­ra­zos ado­les­cen­tes que es cin­co ve­ces ma­yor al pro­me­dio OCDE.

Es­te pa­no­ra­ma es indig­na­nte y tie­ne que cam­biar. Las po­lí­ti­cas pú­bli­cas ha­cen la di­fe­ren­cia, co­mo de­mues­tra nuestro re­cien­te aná­li­sis Cons­truir un Mé­xi­co In­clu­si­vo: Po­lí­ti­cas y Bue­na Go­ber­nan­za pa­ra la Igual­dad de Gé­ne­ro. Sin em­bar­go, nin­gún in­cen­ti­vo eco­nó­mi­co y nin­gún apo­yo de guar­de­rías o es­ta­ble­ci­mien­to de cuo­tas ten­drán el éxi­to desea­do si en la mente de los me­xi­ca­nos la mu­jer es con­si­de­ra­da in­fe­rior, y si los es­te­reo­ti­pos ma­chistas que pre­va­le­cen en la so­cie­dad con­ti­núan sien­do

trans­mi­ti­dos no so­lo en las fa­mi­lias y en las co­mu­ni­da­des, sino tam­bién en las re­des so­cia­les y los me­dios ma­si­vos de co­mu­ni­ca­ción. Es­tos me­dios, en mu­chos ca­sos, re­fuer­zan es­te­reo­ti­pos dis­cri­mi­na­do­res, ofen­si­vos y da­ñi­nos pa­ra la dig­ni­dad hu­ma­na.

En Mé­xi­co, las te­le­no­ve­las y la pu­bli­ci­dad con fre­cuen­cia pre­sen­tan a la mu­jer co­mo un ser frá­gil y de­pen­dien­te, cu­ya rea­li­za­ción ocu­rre so­lo en fun­ción de su pa­re­ja. Tam­bién hay una re­pre­sen­ta­ción de la mu­jer co­mo ob­je­to de pla­cer. La pro­yec­ción de mo­de­los fe­me­ni­nos ul­tra es­ti­li­za­dos y del­ga­dos im­po­ne una pre­sión adi­cio­nal en las jó­ve­nes que pue­de lle­var­las a des­equi­li­brios men­ta­les o pro­ble­mas de sa­lud se­rios. Las es­ce­nas de vio­len­cia con­tra la mu­jer son ba­na­li­za­das. Un es­tu­dio de la re­pre­sen­ta­ción femenina en los me­dios en Mé­xi­co con­clu­yó que las te­le­no­ve­las que, de acuer­do con el Ins­ti­tu­to Fe­de­ral de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes (IFT), son los pro­gra­mas que ma­yor con­su­mo, re­gis­tran en ca­de­na na­cio­nal4 -re­pro­du­je­ron con ma­yor fre­cuen­cia di­ver­sas mo­da­li­da­des de vio­len­cia con­tra las mu­je­res, se­gui­dos de la pu­bli­ci­dad5.

El re­por­te Ses­go de Gé­ne­ro sin Fron­te­ras ( Gen­der Bias Wit­hout Bor­ders) ana­li­zó los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro en las pe­lí­cu­las más po­pu­la­res en 10 paí­ses6 y mos­tró que so­lo 23% de ellas te­nía a una mu­jer co­mo per­so­na­je prin­ci­pal o cla­ve pa­ra el desa­rro­llo de la his­to­ria7, mien­tras que so­lo uno de ca­da diez per­so­na­jes que ejer­cían una pro­fe­sión vin­cu­la­da a la cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría y ma­te­má­ti­cas (STEM por sus si­glas en in­glés) era mu­jer8. Es­tas re­pre­sen­ta­cio­nes pue­den in­fluir en las ex­pec­ta­ti­vas de las fa­mi­lias so­bre el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de sus hi­jos y en la per­cep­ción que los jó­ve­nes tie­nen de sí mis­mos co­mo pro­fe­sio­nis­tas. De acuer­do con el re­por­te ABC de la Igual­dad

de Gé­ne­ro en Edu­ca­ción de la OCDE y con los re­sul­ta­dos de la prue­ba PI­SA, es más pro­ba­ble que las fa­mi­lias ten­gan as­pi­ra­cio­nes al­tas so­bre el desa­rro­llo pro­fe­sio­nal de sus hi­jos y es­pe­ren que es­tos es­tu­dien dis­ci­pli­nas STEM más que sus hi­jas, lo cual im­pac­ta en su au­to­es­ti­ma. Es­to se re­pro­du­ce a ni­vel es­cue­la, en don­de el ni­vel de am­bi­ción pa­ra las ni­ñas en mu­chos ca­sos es me­nor. No es de sor­pren­der, en­ton­ces, que so­lo 9% de las ni­ñas me­xi­ca­nas de 15 años es­pe­ran tra­ba­jar co­mo pro­fe­sio­nis­tas de la cien­cia o la in­ge­nie­ría fren­te al 27% de los ni­ños9.

De­be­mos ha­cer un fren­te co­mún pa­ra com­ba­tir es­tos pre­jui­cios. Es in­dis­pen­sa­ble se­guir avan­zan­do en la im­ple­men­ta­ción de la Ley Ge­ne­ral

de Ac­ce­so de las Mu­je­res a Una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia e in­cluir ac­cio­nes más con­cre­tas pa­ra mo­ni­to­rear y com­ba­tir los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción a tra­vés del Pro­gra­ma In­te­gral pa­ra Pre­ve­nir,

Aten­der, San­cio­nar y Erra­di­car la Vio­len­cia con­tra las Mu­je­res. Pe­ro ne­ce­si­ta­mos tam­bién re­co­no­cer los ses­gos de gé­ne­ro en las fa­mi­lias, en los lu­ga­res de tra­ba­jo y en las es­cue­las. En el ám­bi­to edu­ca­ti­vo par­ti­cu­lar­men­te, los do­cen­tes de­ben ser ca­pa­ci­ta­dos en ma­te­ria de igual­dad de gé­ne­ro y los li­bros de tex­to de­ben ser re­vi­sa­dos pa­ra evi­tar la re­pro­duc­ción de di­chos es­te­reo­ti­pos.

Tam­bién es cru­cial di­fun­dir mo­de­los de mu­je­res exi­to­sas, so­bre to­do vin­cu­la­das con STEM, que pue­dan mos­trar a las ni­ñas que sí se pue­de. Des­pués de ha­ber si­do in­vi­ta­da a una red de mu­je­res por la Can­ci­ller An­ge­la Mer­kel du­ran­te la pre­si­den­cia ale­ma­na del G7, me di a la ta­rea de desa­rro­llar el pro­yec­to Ni­ñaSTEM Pue­den, el cual bus­ca que mu­je­res me­xi­ca­nas des­ta­ca­das en STEM com­par­tan sus ex­pe­rien­cias con las jó­ve­nes me­xi­ca­nas y las im­pul­sen a ser am­bi­cio­sas. Es­te pro­gra­ma fue pre­sen­ta­do en enero pa­sa­do en com­pa­ñía del Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral Án­gel Gu­rría, el Se­cre­ta­rio de Edu­ca­ción Aurelio Nu­ño y más de 70 en­tu­sias­tas me­xi­ca­nas. Es­toy se­gu­ra de que es­te pro­gra­ma nos ayu­da­rá a con­tra­rres­tar di­chos es­te­reo­ti­pos.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pue­den y de­ben ser par­te de la so­lu­ción, crean­do con­cien­cia más allá del au­la y sien­do un ejem­plo que ha­ga eco de es­tas ac­cio­nes en el con­jun­to de la so­cie­dad me­xi­ca­na. Las so­cie­da­des se de­fi­nen por có­mo tra­tan a sus mu­je­res. Si­ga­mos lu­chan­do con­tra los es­te­reo­ti­pos que dis­cri­mi­nan y ofen­den, y cons­tru­ya­mos un país que nos lle­ne de or­gu­llo por su de­fen­sa de los va­lo­res de la igual­dad y el res­pe­to mu­tuo. [1] Ba­se de da­tos de la OCDE so­bre em­pleo ci­ta­da en OECD (2017), Buil­ding an In­clu­si­ve Me­xi­co: Po­li­cies and Good Go­ver­nan­ce for Gen­der Equa­lity, OECD Pu­blis­hing, Paris. [2] OECD (2017), Buil­ding an In­clu­si­ve Me­xi­co: Po­li­cies and Good Go­ver­nan­ce for Gen­der Equa­lity, OECD Pu­blis­hing, Paris. [3] Ibid. [4] IFT, Cuar­to In­for­me Tri­mes­tral Es­ta­dís­ti­co 2015, http://www.ift.org. mx/si­tes/de­fault/fi­les/co­mu­ni­ca­cion-y-me­dios/in­for­mes/in­for­me­tri­mes­tral4q2015­ver­sion­ha­bi­li­ta­da­pa­ra­lec­tor­de­pan­ta­llav3.pdf [5] Vega Mon­tiel, Ai­mée, “El Tra­ta­mien­to de la Vio­len­cia con­tra las Mu­je­res en los Me­dios”, Co­mu­ni­ca­ción y Me­dios, no. 30, Uni­ver­si­dad de Chile, 2014. [6] Los diez paí­ses son: Aus­tra­lia, Bra­zil, Chi­na, Fran­cia, Ale­ma­nia, In­dia, Ja­pón, Ru­sia, Corea del Sur y Reino Uni­do. Fue­ron es­co­gi­dos por ser los 10 de los lu­ga­res en don­de la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ge­ne­ra ma­yo­res ga­nan­cias. Es­tu­dio com­ple­to en https://see­ja­ne.org/sym­po­siums-on-gen­der-in-me­dia/gen­der-bias-wit­hout-bor­ders/ [7] https://see­ja­ne.org/sym­po­siums-on-gen­der-in-me­dia/gen­der­bias-wit­hout-bor­ders/ [8] https://see­ja­ne.org/sym­po­siums-on-gen­der-in-me­dia/gen­der­bias-wit­hout-bor­ders/ [9] Re­sul­ta­dos de la prue­ba PI­SA 2015 de la OCDE.

Si­ga­mos lu­chan­do con­tra los es­te­reo­ti­pos que dis­cri­mi­nan y ofen­den, y cons­tru­ya­mos un país que nos lle­ne de or­gu­llo por su de­fen­sa de los va­lo­res de la igual­dad y el res­pe­to mu­tuo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.