EN­TRE­VIS­TA CARLOS MA­RÍN

Mu­je­res en el pe­rio­dis­mo ha ha­bi­do siem­pre, pe­ro los me­dios elec­tró­ni­cos ayu­da­ron a que in­cre­men­ta­ra su pre­sen­cia.

Milenio - Todas - - Carta Editorial -

Di­rec­tor Ge­ne­ral Edi­to­rial de Grupo Mi­le­nio

Pe­rio­dis­ta des­de 1969, maes­tro de pe­rio­dis­mo y au­tor de Ma­nual de pe­rio­dis­mo, edi­ta­do por Ran­dom Hou­se Mon­da­do­ri- Gri­jal­bo, di­rec­tor ge­ne­ral edi­to­rial de Grupo Mi­le­nio. Carlos Ma­rín co­no­ce las en­tra­ñas del pe­rio­dis­mo me­xi­cano y su his­to­ria re­cien­te. En es­ta en­tre­vis­ta ha­bla de la pre­sen­cia fe­me­ni­na en un ofi­cio tra­di­cio­nal­men­te de hom­bres.

¿Có­mo ha cam­bia­do la pre­sen­cia de las mu­je­res en el pe­rio­dis­mo?

El pa­pel de las mu­je­res en los me­dios se en­mar­ca en Mé­xi­co, en una tra­di­ción de­tes­ta­ble, la pre­emi­nen­cia mas­cu­li­na en ca­si to­das las ac­ti­vi­da­des, por no de­cir ma­chis­mo. Sin em­bar­go, siem­pre ha ha­bi­do mu­je­res pe­rio­dis­tas que des­ta­ca­ban en lo que hoy lla­man soft news. Es el ca­so de Gua­da­lu­pe Ap­pen­di­ni, en Ex­cél­sior; Ma­ría Te­re­sa Gue­rra, en No­ve­da­des; o Ma­ría Lui­sa “La chi­na” Men­do­za, en El Día.

A me­di­da que se han abier­to los me­dios y con la en­tra­da de los me­dios elec­tró­ni­cos ca­da vez hay más mu­je­res, y ca­da vez más en te­mas que se lla­man hard news.

En la Ciu­dad de Mé­xi­co, en los años 60, so­lo ha­bía dos es­cue­las de pe­rio­dis­mo, una en la Uni­ver­si­dad Fe­me­ni­na, que nun­ca co­no­cí, y la otra la Carlos Sep­tién García, don­de apren­dí el ofi­cio. De la Sep­tién García hay pe­rio­dis­tas que des­pués de­jan de ser­lo, pe­ro que son for­ma­das den­tro del pe­rio­dis­mo, es el ca­so de So­co­rro Díaz, quien hi­zo ca­rre­ra pe­rio­dís­ti­ca en El Día, y lle­gó a ser dipu­tada.

¿Por qué hay más mu­je­res en los me­dios no im­pre­sos?

Creo que tie­ne que ver con lo gra­to de es­cu­char no so­lo la voz de un hom­bre, tam­bién de ver a mu­je­res. Es el ca­so de De­ni­se Maer­ker, que ocu­pa el es­pa­cio tra­di­cio­nal­men­te prin­ci­pal de la in­for­ma­ción en TV y que­dó en lu­gar de Joa­quín López Dó­ri­ga en Televisa, o de Adria­na Pé­rez Ca­ñe­do en Ca­nal On­ce. Hay pe­rio­dis­tas de trin­che­ra que do­mi­nan la en­tre­vis­ta co­mo Blan­che Pe­trich en La Jor­na­da y, en te­le­vi­sión, no co­noz­co a na­die que en­tre­vis­te co­mo Adela Mi­cha. En Televisa es­tán Pao­la Rojas y Karla Ibe­ria Sán­chez, una re­por­te­ra for­ma­da en la trin­che­ra de la in­for­ma­ción, en la ban­que­ta.

No pue­do re­tra­sar­me en men­cio­nar a pe­rio­dis­tas en la con­duc­ción de Grupo Mi­le­nio, co­mo Mar­ga Gon­zá­lez, Ta­nia Díaz, Azu­ce­na Ures­ti y Li­lia­na So­sa. Te­ne­mos re­por­te­ras de pri­me­ra co­mo Al­ma Pao­la Wong, con su co­ber­tu­ra ex­cep­cio­nal de Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos. Es­tá Ire­ne Sel­ser, a car­go de nues­tra sec­ción in­ter­na­cio­nal. Tam­bién Mar­ce­la Moreno en Mi­le­nio La­gu­na, y la es­plén­di­da voz en ra­dio de Ma­ría Ele­na Me­za. Y ar­ti­cu­lis­tas con una ca­pa­ci­dad aca­dé­mi­ca, de co­no­ci­mien­to y redacción bri­llan­tes co­mo Bár­ba­ra An­der­son o tú, Re­gi­na, y otras en otros me­dios co­mo So­le­dad Loae­za.

Men­ciono a mu­je­res que han si­do so­bre­sa­lien­tes, pe­ro mu­chas ha­cen el tra­ba­jo del día a día, de las no­tas no es­truen­do­sas que con­tri­bu­yen a pro­duc­tos pe­rio­dís­ti­cos en to­das las em­pre­sas.

Mu­je­res, hay ca­da vez más en los me­dios, pe­ro la ver­dad es que el ofi­cio pe­rio­dís­ti­co re­quie­re de no pen­sar en el ho­ra­rio, ni en fe­chas del ca­len­da­rio y no du­do que es­to pue­da ser una ra­zón por la que hay más hom­bres.

¿Esa ca­rac­te­rís­ti­ca las ale­ja?

Qui­zá. Di­cho sea de pa­so, en el mun­do pe­rio­dís­ti­co hay po­cas parejas es­ta­bles, por es­te tra­jín que tie­ne la o el pe­rio­dis­ta. El por­cen­ta­je de mu­je­res en los me­dios no es equi­va­len­te al de los hom­bres y me pa­re­ce que tie­ne que ver con dis­po­ni­bi­li­dad de tiem­po y per­cep­ción del ofi­cio, no creo que sea el se­xo, por­que las mu­je­res son más in­te­li­gen­tes que no­so­tros.

¿Có­mo lo­grar un pi­so más pa­re­jo?

Dar ma­yor ac­ce­si­bi­li­dad. Asu­mir que a tra­ba­jo igual, co­rres­pon­de in­gre­so igual. Tam­bién de­be ha­ber fa­ci­li­da­des de apo­yo. Si mu­chas son ma­dres, te­ner un área de guar­de­ría. Tam­bién exis­te el fac­tor de apo­yo del cón­yu­ge que es­tá fue­ra de la em­pre­sa.

No creo en la equi­dad de gé­ne­ro pa­ra igua­lar los nú­me­ros. Creo en las ca­pa­ci­da­des. No ten­go nin­gún em­pa­cho en de­cir que Adela Mi­cha es su­pe­rior pa­ra ha­cer una en­tre­vis­ta que cual­quier hom­bre que co­noz­co, em­pe­zan­do por mí. A ella le da­ría to­das las fa­ci­li­da­des pa­ra ali­ge­rar­le la exis­ten­cia y la re­tri­bui­ría tan­to o más que a mu­chos pe­rio­dis­tas por­que tie­ne un mé­ri­to sin­gu­lar.

Es una con­jun­ción de co­sas que per­mi­ti­rían a más mu­je­res des­ta­car en es­te ofi­cio. Por des­gra­cia, esos cam­bios lle­van ge­ne­ra­cio­nes. De lo que no ten­go du­da es que son mu­cho más las mu­je­res que hoy se no­tan, que ha­ce 40 años.

La par­ti­ci­pa­ción equi­ta­ti­va de las mu­je­res no es un fe­nó­meno pri­va­ti­vo de los me­dios, me da mu­cho gus­to cuan­do veo mu­je­res con­du­cien­do un ta­xi, di­ri­gien­do una obra de in­ge­nie­ría, o ha­cien­do el tra­zo de una ca­rre­te­ra. En Mé­xi­co es más ob­via la pre­sen­cia de más mu­je­res en to­das las ac­ti­vi­da­des y eso ha­bla de un desa­rro­llo más pa­re­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.