EL FE­MI­NIS­MO Y EL CI­NE REA­LI­ZA­DO POR MU­JE­RES EN MÉ­XI­CO

La par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en­ri­que­ció el ci­ne pro­du­ci­do en Mé­xi­co a par­tir de los años 80 con nue­vas pro­pues­tas, nue­vas vi­sio­nes de la reali­dad y aná­li­sis de los pro­duc­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos.

Milenio - Todas - - Consejo Social - MARICRUZ CAS­TRO RICALDE Maricruz Cas­tro Ricalde,

Los cam­bios ra­di­ca­les, re­vo­lu­cio­na­rios, am­bi­cio­na­dos por el mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta de los años se­ten­ta ger­mi­na­ron en as­pec­tos con­cre­tos con la apa­ri­ción de nue­vos ac­to­res so­cia­les, la re­vi­sión y pro­mul­ga­ción de le­yes con de­re­chos y la pro­mo­ción de la igual­dad. Lo acon­te­ci­do en el ám­bi­to le­gal y de po­lí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal tu­vo su con­tra­par­te en el dis­cur­so ar­tís­ti­co. Así co­mo en la li­te­ra­tu­ra, la his­to­ria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca fue re­vi­sa­da a la luz del ol­vi­do en el que ha­bía si­do re­le­ga­da la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en los ám­bi­tos más di­ver­sos.

Co­men­za­ron a sur­gir des­de his­to­rio­gra­fías al­ter­na­ti­vas has­ta pro­pues­tas teó­ri­cas que per­mi­tie­ran leer de otra ma­ne­ra las pe­lí­cu­las rea­li­za­das por las di­rec­to­ras, ca­si siem­pre me­nos­pre­cia­das por los có­di­gos de lec­tu­ra mas­cu­li­nos con las que eran re­ci­bi­das tan­to por los es­pec­ta­do­res mas­cu­li­nos co­mo por el pú­bli­co fe­me­nino. Co­mo un as­pec­to fun­da­men­tal pa­ra trans­for­mar la so­cie­dad.

El ci­ne me­xi­cano que se reali­zó en Mé­xi­co, du­ran­te los años ochen­ta, por un nú­me­ro ex­cep­cio­nal de fil­mes rea­li­za­dos por mu­je­res. Pro­ve­nien­tes de las dos es­cue­las de ci­ne en el país –el Cen­tro de Ca­pa­ci­ta­ción Ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, fun­da­do en 1975, y el Cen­tro Uni­ver­si­ta­rio de Es­tu­dios Ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, cu­yo ori­gen da­ta de 1963 co­mo de la ex­pe­rien­cia ca­pi­ta­li­za­da por ac­tri­ces de gran po­pu­la­ri­dad (Ma­ría Ele­na Ve­las­co “La In­dia Ma­ría”, e Ise­la Ve­ga), la car­te­le­ra se en­ri­que­ció con la ex­hi­bi­ción de on­ce lar­go­me­tra­jes de fic­ción, en ese lap­so.

La igual­dad y la eman­ci­pa­ción de or­den po­lí­ti­co ge­ne­ra­das des­de el ac­ti­vis­mo y la aca­de­mia, per­meó en la vi­sión de los aná­li­sis y las teo­rías ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, a tra­vés del an­cla­je del mé­to­do so­cio­ló­gi­co que pre­su­po­ne una re­la­ción di­rec­ta en­tre la pe­lí­cu­la y la so­cie­dad. El ci­ne, por lo tan­to, de­bía con­ver­tir­se en un re­fle­jo de la reali­dad. “En es­ta pers­pec­ti­va so­cio­ló­gi­ca, la ob­je­ción a la in­dus­tria de sue­ños de Holly­wood es que pro­du­ce una fal­sa con­cien­cia; que las pe­lí­cu­las no mues­tran a las mu­je­res ‘reales’, sino só­lo imá­ge­nes es­te­reo­ti­pa­das de una ‘fe­mi­ni­dad’ sa­tu­ra­da ideo­ló­gi­ca­men­te”1 (SMELIK, 2001: 8).

El ci­ne así pue­de ge­ne­rar un efec­to con­tra­rio, si en lu­gar de es­te ti­po de “fal­sas” imá­ge­nes, se pro­yec­ta­ran otras de ti­po li­be­ra­dor, a tra­vés de las cua­les las mu­je­res no se fu­ga­ran de la reali­dad, sino se re­co­no­cie­ran en ella. Es­te en­fo­que tu­vo im­pli­ca­cio­nes con­cre­tas, al­ta­men­te res­tric­ti­vas pa­ra las ci­neas­tas, a quie­nes se les exi­gió mos­trar la vi­da “real” de las mu­je­res e ig­no­rar el fal­so oro­pel de las di­vas, al es­ti­lo de Mar­le­ne Die­trich, Gre­ta Gar­bo, Ava Gard­ner o Ma­rilyn Mon­roe.

Los pro­duc­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos de los 80 pro­pu­sie­ron múl­ti­ples cam­pos de la vi­da co­ti­dia­na: la sub­je­ti­vi­dad fe­me­ni­na, la ma­ter­ni­dad, las re­la­cio­nes de pa­re­ja, las con­di­cio­nes de ex­plo­ta­ción de la do­ble jor­na­da, la irrup­ción en el es­pa­cio pú­bli­co, por men­cio­nar unas po­cas. Por el otro, aco­tó los ám­bi­tos y las preo­cu­pa­cio­nes que po­dían de­mos­trar las di­rec­to­ras en sus fil­mes.

En la dé­ca­da de los ochen­ta, sus­ci­ta­ron gran in­te­rés las cin­tas de Ma­ría No­va­ro ( Lola, 1989 y Dan­zón, 1991), Ma­ri­sa Sis­tach ( Los pa­sos de Ana, 1988) y Bu­si Cor­tés ( El se­cre­to de Ro­me­lia, 1988), quie­nes en­tran de lleno en la óp­ti­ca es­pe­ra­da por el fe­mi­nis­mo.

En los dis­cur­sos crí­ti­cos de las dos úl­ti­mas dé­ca­das se per­ci­be una mar­ca­da orien­ta­ción por frac­tu­rar esas vi­sio­nes uni­ta­rias y, en cam­bio, se op­ta por la frag­men­ta­ción, en don­de el po­der y los es­tu­dios so­bre el mis­mo han es­pe­cia­li­za­do los aná­li­sis se­gún la ra­za, la cla­se so­cial, la orien­ta­ción se­xual, el gé­ne­ro de la di­fe­ren­cia se­xual, pe­ro tam­bién des­de las for­mas del dis­cur­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co.

Hoy lo re­fle­xi­vo ha se­gui­do la di­rec­ción de al­gu­nos de los pen­sa­mien­tos de la pos­mo­der­ni­dad, que afir­man la ne­ce­si­dad de an­clar cual­quier ti­po de aser­ción en el acer­ca­mien­to a procesos cul­tu­ra­les e his­tó­ri­cos es­pe­cí­fi­cos, ahí se in­ser­ta ne­ce­sa­ria­men­te la vi­da de las mu­je­res y el ci­ne pue­de mos­trar y en­se­ñar otros mo­dos que no son los tra­di­cio­na­les, sin ajus­tar­se a lo que se pen­sa­ba fe­mi­nis­mo.

Así, un ci­ne he­cho por “mu­je­res” apun­ta­ría ha­cia un ti­po de ci­ne que ofre­ce un con­jun­to de ex­pe­rien­cias si­mi­la­res, pe­ro no idén­ti­cas. En el que, en mu­chas oca­sio­nes, ha­bi­tar den­tro de un cuer­po fe­me­nino con­di­cio­na tan­to su com­por­ta­mien­to co­mo el de quie­nes co­la­bo­ran en su pro­yec­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Es de­cir, el sig­ni­fi­ca­do de sus re­la­cio­nes so­cia­les es­tá pre­fi­gu­ra­do con ba­se en ar­gu­men­tos de gé­ne­ro. Es­tos es­pa­cios en co­mún, en don­de el ejer­ci­cio del po­der de­be pa­sar por lar­gos procesos de ne­go­cia­ción (des­de la fi­nan­cie­ra has­ta la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­se con el equi­po de pro­duc­ción), dis­tan­cian mu­chas ve­ces a las pe­lí­cu­las rea­li­za­das por mu­je­res de las fil­ma­das por va­ro­nes.

Un ci­ne he­cho por ‘mu­je­res’ apun­ta­ría ha­cia un ti­po que ofre­ce un con­jun­to de ex­pe­rien­cias si­mi­la­res, pe­ro no idén­ti­cas, en el que ha­bi­tar den­tro de un cuer­po fe­me­nino con­di­cio­na su com­por­ta­mien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.