LOS ME­DIOS Y ESOS ES­TE­REO­TI­POS QUE NO MUE­REN

A pe­sar de los gran­des avan­ces en tér­mi­nos de equi­dad y de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res, es pa­ra­dó­ji­co que su ima­gen si­ga sien­do ex­plo­ta­da y dis­cri­mi­na­da.

Milenio - Todas - - Consejo Consultivo - ELVIA RA­MÍ­REZ LEÓN Elvia Ra­mí­rez León,

En pleno si­glo XXI, des­pués de va­rias dé­ca­das de lu­cha por los De­re­chos Hu­ma­nos, de vi­si­bi­li­zar, re­co­no­cer y reite­rar la igual dig­ni­dad, va­lor y ga­ran­tías en­tre mu­je­res y hom­bres, re­sul­ta ver­da­de­ra­men­te pa­ra­dó­ji­co y ofen­si­vo que si­gan pro­mo­vién­do­se en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción pro­gra­mas, anun­cios e in­clu­si­ve co­men­ta­ris­tas que di­fun­den una ima­gen es­te­reo­ti­pa­da de las mu­je­res y las ni­ñas, las se­xua­li­zan de la ma­ne­ra más ba­ja e, in­clu­so, se bur­lan del re­cla­mo jus­to y ne­ce­sa­rio de quie­nes exi­gen un ac­ce­so igua­li­ta­rio a es­pa­cios de li­de­raz­go y de­ci­sión. Si bien, mu­chas de las di­ná­mi­cas de los me­dios res­pon­den a un mer­ca­do uti­li­ta­ris­ta, sus ac­cio­nes tie­nen eco en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo, ade­más de que el mo­do en que ex­hi­ben imá­ge­nes y men­sa­jes so­bre las mu­je­res tie­ne un im­pac­to con­cre­to en la am­plia­ción o re­duc­ción de sus opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo.

Da­do el po­der de in­ci­den­cia so­cial y po­lí­ti­ca de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, es que las le­yes de nues­tro país y los con­ve­nios in­ter­na­cio­na­les que he­mos ra­ti­fi­ca­do tam­bién han in­clui­do obli­ga­cio­nes con­cre­tas que de­ben cum­plir, por ejem­plo, la Ley Fe­de­ral de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y Ra­dio­di­fu­sión que en su Ca­pí­tu­lo II so­bre Los Con­te­ni­dos, Ar­tícu­lo 223, es­ta­ble­ce la obli­ga­ción de que la pro­gra­ma­ción que se di­fun­da a tra­vés de ra­dio­di­fu­sión o te­le­vi­sión y au­dio de­ben pro­mo­ver, en­tre otros, la igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres.

Más ade­lan­te es­ta­ble­ce en su Ar­tícu­lo 226 que a efec­to de pro­mo­ver el li­bre desa­rro­llo ar­mó­ni­co e in­te­gral de ni­ñas, ni­ños y ado­les­cen­tes, la pro­gra­ma­ción ra­dio­di­fun­di­da di­ri­gi­da a es­te sec­tor de la po­bla­ción de­be­rá – en­tre otras co­sas - evi­tar trans­mi­sio­nes con­tra­rias a los prin­ci­pios de paz, no dis­cri­mi­na­ción y de res­pe­to a la dig­ni­dad de to­das las per­so­nas; evi­tar con­te­ni­dos que es­ti­mu­len o ha­gan apo­lo­gía de la vio­len­cia; in­for­mar y orien­tar so­bre los de­re­chos de la in­fan­cia; es­ti­mu­lar una cul­tu­ra de pre­ven­ción y cui­da­do de la sa­lud; pro­por­cio­nar in­for­ma­ción so­bre pro­tec­ción con­tra to­do ti­po de ex­plo­ta­ción in­fan­til y de tra­ta de per­so­nas; pro­mo­ver el de­re­cho de las mu­je­res a una vi­da li­bre de vio­len­cia; pro­te­ger la iden­ti­dad de las víc­ti­mas de de­li­tos se­xua­les, y cum­plir con la cla­si­fi­ca­ción y los ho­ra­rios re­la­ti­vos a la uti­li­za­ción y di­fu­sión de con­te­ni­dos por­no­grá­fi­cos. Ade­más prohí­be (Art. 246) que en la pu­bli­ci­dad des­ti­na­da al pú­bli­co in­fan­til se per­mi­ta pre­sen­tar a ni­ñas, ni­ños o ado­les­cen­tes co­mo ob­je­to se­xual; mos­trar con­duc­tas que pro­mue­van la de­sigual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res o cual­quier otra for­ma de dis­cri­mi­na­ción; pre­sen­tar, pro­mo­ver o in­ci­tar con­duc­tas de aco­so e in­ti­mi­da­ción es­co­lar que pue­dan ge­ne­rar abu­so se­xual o de cual­quier ti­po.

Si tan so­lo los me­dios hi­cie­ran un es­fuer­zo con­cien­zu­do de cum­plir con es­tos tres ar­tícu­los el diseño de los con­te­ni­dos se­ría muy di­fe­ren­te, y de pa­so, el im­pac­to de su in­fluen­cia en las de­ci­sio­nes per­so­na­les po­si­ble­men­te tam­bién se­ría muy di­fe­ren­te.

Asi­mis­mo, tan­to la Ley Ge­ne­ral pa­ra la Igual­dad en­tre Mu­je­res y Hom­bres1, co­mo, la Ley Fe­de­ral Pa­ra Pre­ve­nir y Eli­mi­nar la Dis­cri­mi­na­ción2, y la Ley Ge­ne­ral de Ac­ce­so de las Mu­je­res a una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia3, es­ta­ble­cen la res­pon­sa­bi­li­dad de los me­dios de eli­mi­nar es­te­reo­ti­pos en­tre mu­je­res y hom­bres, me­di­das pa­ra pre­ve­nir la dis­cri­mi­na­ción en los me­dios, así co­mo la res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do pa­ra vi­gi­lar que los me­dios no fo­men­ten las vio­len­cias con­tra las mu­je­res y fa­vo­rez­can su erra­di­ca­ción, for­ta­lez­can el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos y la dig­ni­dad de las mu­je­res. Así co­mo su com­pe­ten­cia de san­cio­nar a los me­dios que no cum­plan con lo es­ti­pu­la­do.

Adi­cio­nal­men­te, la Pla­ta­for­ma de Ac­ción de Bei­jing – guía obli­ga­da pa­ra nues­tro país - de­di­có una de sus do­ce es­fe­ras de ac­ción a es­te te­ma4 en los que es­ta­ble­ce tan­to ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos co­mo me­di­das que de­ben adop­tar los go­bier­nos, los sis­te­mas de di­fu­sión na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, las or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les, las aso­cia­cio­nes pro­fe­sio­na­les de di­fu­sión, los me­dios de in­for­ma­ción de ma­sas y las or­ga­ni­za­cio­nes de pu­bli­ci­dad.

La re­gu­la­ción ya es­tá, pe­ro es in­dis­pen­sa­ble que los me­ca­nis­mos de eva­lua­ción de con­te­ni­dos y de san­ción cum­plan fé­rrea­men­te con su res­pon­sa­bi­li­dad; que se for­ta­lez­can y se creen nue­vos ob­ser­va­to­rios de me­dios de co­mu­ni­ca­ción si que­re­mos que el apor­te de es­tos a nues­tra cul­tu­ra no sea el de in­cre­men­tar de­sigual­da­des, vio­len­cia y dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro.

Si tan so­lo los me­dios hi­cie­ran un es­fuer­zo con­cien­zu­do de cum­plir con es­tos tres ar­tícu­los el diseño de los con­te­ni­dos se­ría muy di­fe­ren­te

[1] Ca­pí­tu­lo Sex­to, Ar­tícu­lo 42, Frac­cio­nes V y VI. [2] Ar­tícu­lo 9 Fracc. XV, XXVII, XXVIII, XXIX, XXXI y XXXII. [3] Ar­tícu­lo 38 Fracc. VIII. Ar­tícu­lo 41 Fracc. XVIII. Ar­tícu­lo 42 Frac­cio­nes X y XI. [4] Es­fe­ra J. La mu­jer y los me­dios de di­fu­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.