MU­JE­RES 2.0

El ac­ce­so de las mu­je­res a in­ter­net es cla­ve pa­ra em­po­de­rar­las, pe­ro la bre­cha di­gi­tal de gé­ne­ro so­lo des­apa­re­ce­rá ga­ran­ti­zan­do su par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va y su acer­ca­mien­to a las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les.

Milenio - Todas - - Opinión - CLAU­DIA CAL­VIN VE­NE­RO Clau­dia Cal­vin Ve­ne­ro,

Hoy in­ter­net se ha con­ver­ti­do no so­lo en una he­rra­mien­ta, sino en un es­pa­cio de ac­ción y con­vi­ven­cia pa­ra la so­cie­dad. Es el nue­vo es­pa­cio pú­bli­co de nues­tro tiem­po y co­mo tal re­pre­sen­ta re­tos pa­ra la pre­sen­cia, par­ti­ci­pa­ción y con­vi­ven­cia de las mu­je­res en él.

¿Có­mo se re­la­cio­nan la agen­da de gé­ne­ro y la agen­da di­gi­tal? Siem­pre han es­ta­do vin­cu­la­das: des­de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos de la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das (Ar­tícu­lo 19), pa­san­do por la Pla­ta­for­ma de Ac­ción de Bei­jing, el Com­pro­mi­so de Tú­nez y las Con­fe­ren­cias Re­gio­na­les so­bre la Mu­jer de CE­PAL, en­tre otras con­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les. En ellas se ha re­co­no­ci­do que el uso de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, el ac­ce­so a los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción y el de­re­cho a ha­cer uso de su voz son cen­tra­les pa­ra la agen­da de igual­dad y pa­ra el em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res.

En ONU Mu­je­res se ha di­cho con to­da cla­ri­dad: “El ac­ce­so a las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y las co­mu­ni­ca­cio­nes es in­dis­pen­sa­ble pa­ra el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer. Es­tas pue­den im­pul­sar la independencia, el in­gre­so y la au­to­es­ti­ma de las mu­je­res. Pue­den ayu­dar a sa­tis­fa­cer me­jor sus ne­ce­si­da­des edu­ca­ti­vas, eco­nó­mi­cas y so­cia­les, así co­mo ayu­dar a pre­ve­nir la vio­len­cia con­tra las mu­je­res y las ni­ñas” (Pa­la­bras de la Sra. Mlam­bo-Ng­cu­ka).

¿Exis­te una bre­cha di­gi­tal de gé­ne­ro? Sí. Ha­blar de ello im­pli­ca ha­blar no so­lo del ac­ce­so a in­ter­net y las TIC, sino re­co­no­cer las di­fe­ren­tes bre­chas y va­ria­bles que ro­dean la al­fa­be­ti­za­ción di­gi­tal de las mu­je­res, el con­tex­to so­cio­cul­tu­ral en el que se da, los pa­tro­nes, es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro, el uso del tiem­po, las po­lí­ti­cas y pro­yec­tos edu­ca­ti­vos, en­tre otras. CE­PAL lo ha se­ña­la­do así: “Da­dos los evi­den­tes be­ne­fi­cios de la adop­ción de In­ter­net y del pa­ra­dig­ma di­gi­tal, la bre­cha di­gi­tal tien­de a pro­fun­di­zar las de­sigual­da­des so­cio­eco­nó­mi­cas pre­exis­ten­tes.” Re­mon­tar­la es una ne­ce­si­dad pa­ra ge­ne­rar con­di­cio­nes de igual­dad y desa­rro­llo.

El uso, apro­pia­ción, par­ti­ci­pa­ción y al­fa­be­tis­mo di­gi­tal de las mu­je­res in­ci­de en la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, en la sa­lud y edu­ca­ción y erra­di­ca­ción de la vio­len­cia con­tra las mu­je­res. Hoy en día, ha­blar de mu­je­res e in­ter­net sig­ni­fi­ca ha­blar no so­lo de una he­rra­mien­ta de desa­rro­llo pa­ra ellas, sino de un es­pa­cio en el que de­be­rían po­der par­ti­ci­par de ma­ne­ra ac­ti­va, ge­ne­ran­do con­te­ni­dos, in­ter­ac­tuan­do y op­ti­mi­zan­do su uso pa­ra su pro­pio be­ne­fi­cio de ma­ne­ra se­gu­ra. Por ello es im­por­tan­te no so­lo que mu­je­res y ni­ñas ten­gan ac­ce­so a la he­rra­mien­ta, sino que se­pan usar­la de ma­ne­ra óp­ti­ma, es­tra­té­gi­ca, se­gu­ra y en igual­dad de con­di­cio­nes que los va­ro­nes y sin ries­gos de vi­vir vio­len­cia por el sim­ple he­cho de ser­lo. La marginación di­gi­tal es una for­ma de marginación po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Cuan­do ana­li­ce­mos in­ter­net y se ha­gan pro­pues­tas en torno a su uso, po­lí­ti­cas, go­ber­nan­za y fu­tu­ro, bus­que­mos que se ha­ga con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro pa­ra bus­car que se cons­tru­yan en­tor­nos di­gi­ta­les igua­li­ta­rios. Nos va­mos a be­ne­fi­ciar to­das y to­dos. No per­mi­ta­mos que la marginación di­gi­tal se su­me a las mu­chas mar­gi­na­cio­nes que vi­ven las mu­je­res en el mun­do.

Ha­blar de mu­je­res e in­ter­net sig­ni­fi­ca ha­blar no so­lo de una he­rra­mien­ta de desa­rro­llo pa­ra ellas, sino de un es­pa­cio en el que de­be­rían po­der par­ti­ci­par de ma­ne­ra ac­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.