LA IGUAL­DAD EN LOS ME­DIOS, CUEN­TO DE HA­DAS

¿Exis­te la igual­dad en los me­dios? ¿In­sis­tir en el te­ma es pe­si­mis­mo o ma­nía por el vic­ti­mis­mo? Mien­tras no ha­ya un cam­bio pro­fun­do, las mu­je­res se­gui­rán sin ser pro­ta­go­nis­tas, so­lo adorno.

Milenio - Todas - - Academia - ELVIRA HER­NÁN­DEZ CAR­BA­LLI­DO Elvira Her­nán­dez Car­ba­lli­do,

Pren­do el te­le­vi­sor, la te­le­no­ve­la del mo­men­to es­tá por ter­mi­nar, el for­ma­to eterno ha­ce fá­cil de­du­cir el fin de la his­to­ria: una chi­ca bue­na se­rá fe­liz, no im­por­ta su nom­bre mien­tras sea lin­da y ab­ne­ga­da, lue­go de en­tre­gar­se por amor y es­pe­rar un hi­jo ella so­la, se­rá pre­mia­da con el hom­bre de su vi­da. Mien­tras la vi­lla­na, co­mo to­da mu­jer ma­la, ten­drá el fi­nal me­re­ci­do, se vuel­ve lo­ca o mue­re trá­gi­ca­men­te. Pre­fie­ro cam­biar de ca­nal, la pu­bli­ci­dad mal­di­ce mi re­co­rri­do. El co­mer­cial de “Te­ca­te” da voz a un ti­po que fin­ge res­pe­tar a su no­via, no quie­re con ella una so­la no­che de pa­sión, sino que­rer­la y amar­la to­dos los días co­mo un ca­ba­lle­ro, pe­ro to­do es men­ti­ra, pues so­la­men­te bus­ca­ba la ma­ne­ra de des­ha­cer­se de la enamo­ra­da pa­ra ir­se a ver su ver­da­de­ra pa­sión: el fut­bol.

Me arries­go un po­co más y op­to por el no­ti­cia­rio, pe­ro al pa­re­cer las mu­je­res so­mos no­ti­cia úni­ca­men­te cuan­do nos ma­tan, si va­mos del bra­zo de un hom­bre po­de­ro­so, si so­mos eter­na­men­te be­llas. La jo­ven que da los pro­nós­ti­cos del tiem­po lo con­fir­ma, su cuer­po per­fec­to quie­re ocul­tar las ne­va­das mien­tras ner­vio­sa tar­ta­mu­dea al des­cu­brir que la cá­ma­ra en­fo­ca más su atre­vi­do es­co­te.

En­ton­ces pre­fie­ro es­cu­char la ra­dio, la música pue­de ser una bue­na op­ción. Una voz nor­te­ña en­to­na con de­ci­sión: “Pin­che vie­ja in­tere­sa­da, ve­te mu­cho a la fre­ga­da, ya no te pue­do ni ver”. Cam­bio de in­me­dia­to a otra fre­cuen­cia pa­ra to­par­me con un reg­gae­tón: “Es­toy enamo­ra­do de cua­tro ba­bies, siem­pre me dan lo que quie­ro, chin­gan cuan­do yo les di­go, nin­gu­na me po­ne pe­ro… La pri­me­ra se de­ses­pe­ra, se en­co­jo­na si se lo echo fue­ra. La se­gun­da tie­ne la fun­da y me pa­ga pa’ que se lo hun­da. La ter­ce­ra me qui­ta el es­trés. A la cuar­ta le ba­jo la lu­na, pe­ro ella quie­re con Ma­lu­ma y con­mi­go a la vez”. La dul­ce voz de la can­tan­te de “La ore­ja de Van Gogh”, no lo­gra re­con­ci­liar­me: “Có­mo ima­gi­nar­se, que a la es­tre­lla más bri­llan­te, no la es­pe­ra na­die al ter­mi­nar el show. Que sin los fo­cos que la he­chi­zan, ella no es más que una ni­ña con ves­ti­do y za­pa­to de ta­cón. Y cuan­do vuel­ve al ca­me­rino, se acu­rru­ca en el pa­si­llo, y si sien­te de re­pen­te per­so­na­je sin au­tor.”

Op­to por apa­gar te­le y ra­dio, me pon­go a ojear los pe­rió­di­cos. La can­tan­te Ma­don­na re­ci­be un pre­mio que no ce­le­bra, lo ha­ce un la­do pues quie­re que la es­cu­che y op­ta por dar un lar­go dis­cur­so don­de ad­vier­te: “So­ña­ba con te­ner una ami­ga mu­jer a la que pu­die­ra lla­mar en bus­ca de con­sue­lo”.

Ca­mi­lle Pa­glia, la fa­mo­sa es­cri­to­ra fe­mi­nis­ta, di­jo que ha­bía da­do un pa­so atrás al con­ver­tir­me en un ob­je­to se­xual. Pen­sé cla­ro, que tú eres fe­mi­nis­ta, no tie­nes se­xua­li­dad, la nie­gas. Así que me di­je a la mier­da. Soy un ti­po di­fe­ren­te de fe­mi­nis­ta. Una ma­la fe­mi­nis­ta”. Veo a Em­ma Sto­ne en la por­ta­da de la re­vis­ta “Ro­lling Sto­ne”, trae un ca­mi­són ro­sa, se ve tan sen­sual y a la vez tan des­am­pa­ra­da. En en­tre­vis­ta con­fie­sa: “Ha ha­bi­do mo­men­tos en el pa­sa­do, ro­dan­do una pe­lí­cu­la, don­de me han di­cho que en­tor­pe­cía el pro­ce­so cuan­do da­ba una opi­nión o una idea… ha ha­bi­do ve­ces en las que he im­pro­vi­sa­do, se han reí­do de mis bro­mas, pe­ro se las han da­do a mi com­pa­ñe­ro, hom­bre”. En otro tex­to, leo la de­cla­ra­ción de un gran di­rec­tor de ci­ne que tra­ta de po­ner fin a la po­lé­mi­ca so­bre si la es­ce­na que fil­mó pa­ra “El úl­ti­mo tango en Pa­rís” fue en ver­dad una vio­la­ción: “¿ Se arre­pien­te?, in­cre­pa el con­duc­tor de la en­tre­vis­ta a Ber­tu­loc­ci. “No, me sien­to cul­pa­ble, pe­ro no me arre­pien­to”, res­pon­de. “En las pe­lí­cu­las pa­ra ob­te­ner co­sas tie­nes que ser frío, no que­ría que ella ac­tua­ra su hu­mi­lla­ción, que­ría que lo sin­tie­ra, no que la ac­tua­ra y lue­go ella me odió to­da la vi­da. Te­rri­ble”.

Y en­ton­ces… ¿exis­te la igual­dad en los me­dios? ¿In­sis­tir en el te­ma es una exa­ge­ra­ción, pe­si­mis­mo, ma­nía por enal­te­cer el vic­ti­mis­mo? ¿ Es una ne­ce­dad sub­ra­yar que en los me­dios a las mu­je­res se les ad­je­ti­va, no se les iden­ti­fi­ca? ¿Que los per­fi­les fe­me­ni­nos son pre­sen­ta­dos so­la­men­te des­de una pers­pec­ti­va de di­ver­sión y ocio? Nun­ca son pro­ta­go­nis­tas, so­la­men­te adorno. Ti­tu­la­res cuan­do las ma­tan, cuan­do acom­pa­ñan a un hom­bre, si son be­llas y guar­dan si­len­cio.

En es­te si­glo XXI se di­ce que la pre­sen­cia fe­me­ni­na se ca­rac­te­ri­za ya por su par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va, por la po­si­bi­li­dad de to­mar de­ci­sio­nes, te­ner voz y pre­sen­cia. Que hay un re­co­no­ci­mien­to de pre­sen­cias fe­me­ni­nas y mas­cu­li­nas en to­dos los es­ce­na­rios so­cia­les. Se ape­la que las ac­cio­nes de las mu­je­res, en to­dos los con­tex­tos po­si­bles e im­po­si­bles, son ya in­clui­das en la agen­da de no­ti­cias de una ma­ne­ra equi­li­bra­da si se le com­pa­ra con la in­for­ma­ción en ge­ne­ral.

Hay tan­tos ma­nua­les de equi­dad de gé­ne­ro y me­dios dan­do vuel­tas en ma­nos de pro­duc­to­res o crea­ti­vos don­de se les dic­ta, se les in­vi­ta, se les tra­ta de sen­si­bi­li­zar: “El pe­rio­dis­mo de gé­ne­ro es el que se ejer­ce con un com­pro­mi­so abier­to, des­de una ma­ne­ra in­clu­yen­te y una cla­ra preo­cu­pa­ción por de­nun­ciar las con­di­cio­nes de in­jus­ti­cia e inequi­dad en­tre los hom­bres y mu­je­res”.

Pe­ro la equi­dad de gé­ne­ro en los me­dios ame­na­za con se­guir sien­do un cuen­to eterno sin prin­ci­pio ni fi­nal fe­liz. Un cuen­to que pue­de es­cri­bir­se ya de otra for­ma, en­tre ha­das y bru­jas, per­so­na­jes fan­tás­ti­cos y reales, en­tre ana­lis­tas y pe­rio­dis­tas, co­mu­ni­ca­do­ras y co­mu­ni­có­lo­gas, tor­ce­re­mos la his­to­ria. Sí, la ne­ce­dad si­gue la­ten­te pa­ra “pro­fun­di­zar en las cir­cuns­tan­cias y reali­da­des que per­mi­tan re­co­no­cer la plu­ra­li­dad de las mu­je­res, sus reivin­di­ca­cio­nes y otor­gar­les es­pa­cio pa­ra que se ex­pre­sen des­de su pro­pia voz”.

La equi­dad de gé­ne­ro en los me­dios ame­na­za con se­guir sien­do un cuen­to eterno sin prin­ci­pio ni fi­nal fe­liz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.