AR­MO­NI­ZA­CIÓN LE­GIS­LA­TI­VA PA­RA ERRA­DI­CAR LA VIO­LEN­CIA

Milenio - Todas - - Inmujeres - PA­BLO NAVARRETE GU­TIÉ­RREZ Pa­blo Navarrete Gu­tié­rrez, Coor­di­na­dor de Asun­tos Ju­rí­di­cos de Inmujeres.

Las le­yes pue­den crear o per­pe­tuar la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia con­tra las mu­je­res o con­tri­buir a su eman­ci­pa­ción y a la vi­gen­cia ple­na de sus de­re­chos hu­ma­nos y li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les.

Las le­yes no son neu­tra­les al gé­ne­ro, to­das tie­nen un im­pac­to di­fe­ren­cia­do en mu­je­res y hom­bres. Por ello, es im­por­tan­te que, en su ela­bo­ra­ción y re­vi­sión de las vi­gen­tes, se ten­ga en cuen­ta la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y sean ar­mo­ni­za­das con los más al­tos es­tán­da­res de de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res.

Pa­ra ello, hay que po­ner aten­ción no so­lo en có­mo es­tán re­dac­ta­das (ob­je­to y fin) sino tam­bién que su apli­ca­ción (re­sul­ta­do) no con­tri­bu­ya a me­nos­ca­bar o anu­lar el re­co­no­ci­mien­to, go­ce o ejer­ci­cio de los de­re­chos de las mu­je­res, tal y co­mo nos obli­ga la CEDAW en su ar­tícu­lo pri­me­ro.

En es­te ejer­ci­cio, la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro jue­ga un papel fun­da­men­tal, pues co­mo ca­te­go­ría de análisis, es una he­rra­mien­ta que nos per­mi­te iden­ti­fi­car en las nor­mas con­di­cio­nan­tes de ex­clu­sión, dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia con­tra las mu­je­res, pe­ro tam­bién nos ofre­ce la opor­tu­ni­dad de mo­di­fi­car­las, de trans­for­mar­las.

Lo ideal se­ría que es­te pro­ce­so fue­ra ini­cia­do, mo­tu pro­prio, por el Po­der Le­gis­la­ti­vo, fe­de­ral o lo­ca­les; no obs­tan­te, no siem­pre es así, en mu­chos ca­sos hay re­sis­ten­cias y se lle­ga a le­gis­lar con una al­ta car­ga ma­chis­ta y mi­só­gi­na, te­nien­do co­mo re­sul­ta­do nor­mas in­com­pa­ti­bles con los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res.

Afor­tu­na­da­men­te, la Ley Ge­ne­ral de Ac­ce­so de las Mu­je­res a una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia, a tra­vés de la declaratoria de Aler­ta de Vio­len­cia de Gé­ne­ro con­tra las Mu­je­res (AVGM) por agra­vio com­pa­ra­do, nos ofre­ce un no­ve­do­so me­ca­nis­mo pa­ra pa­sar por el “ta­miz de gé­ne­ro” las nor­mas vi­gen­tes o po­lí­ti­cas pú­bli­cas que trans­gre­dan los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res.

Exis­te un agra­vio com­pa­ra­do, cuan­do esas nor­mas o po­lí­ti­cas pú­bli­cas, I) es­ta­ble­cen dis­tin­cio­nes, res­tric­cio­nes o de­re­chos es­pe­cí­fi­cos di­ver­sos pa­ra una mis­ma pro­ble­má­ti­ca o de­li­to, en de­tri­men­to de las mu­je­res de esa en­ti­dad fe­de­ra­ti­va o mu­ni­ci­pio; II) no se pro­por­cio­ne el mis­mo tra­to ju­rí­di­co en igual­dad de cir­cuns­tan­cias, ge­ne­ran­do una dis­cri­mi­na­ción y con­se­cuen­te agra­vio, III) se ge­ne­re una apli­ca­ción de­sigual de la ley, le­sio­nán­do­se los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res, así co­mo los prin­ci­pios de igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción.

La declaratoria de AVGM por agra­vio com­pa­ra­do, tie­ne pre­ci­sa­men­te co­mo fi­na­li­dad, eli­mi­nar es­tas de­sigual­da­des.

De las 25 so­li­ci­tu­des de aler­ta de vio­len­cia de gé­ne­ro que se han pro­ce­sa­do, so­lo la de Ve­ra­cruz ha si­do por agra­vio com­pa­ra­do,¬por la re­for­ma a la Cons­ti­tu­ción lo­cal, pa­ra pro­te­ger la vi­da des­de la con­cep­ción has­ta la muer­te na­tu­ral¬, el res­to ha si­do por con­tex­tos de vio­len­cia con­tra las mu­je­res.

No obs­tan­te, en las 12 de­cla­ra­to­rias de Aler­ta de Vio­len­cia de Gé­ne­ro con­tra las Mu­je­res dic­ta­das has­ta el mo­men­to, pre­sen­ta­das to­das ellas por con­tex­tos de vio­len­cia con­tra las mu­je­res y no por agra­vio com­pa­ra­do, se ha es­ta­ble­ci­do la ne­ce­si­dad de la ar­mo­ni­za­ción le­gis­la­ti­va, co­mo una me­di­da que per­mi­ta po­ner fin a la vio­len­cia con­tra las mu­je­res.

Es­ta di­men­sión de la AVGM lo con­vier­te en un me­ca­nis­mo di­ná­mi­co y útil, no so­lo pa­ra en­fren­tar en un te­rri­to­rio de­ter­mi­na­do la vio­len­cia con­tra las mu­je­res, sino tam­bién pa­ra la ar­mo­ni­za­ción le­gis­la­ti­va, co­mo una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra po­ner fin a la dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia con­tra las mu­je­res. [1] Con­ven­ción so­bre la Eli­mi­na­ción de To­das las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mu­jer.

Las le­yes pue­den crear o per­pe­tuar la dis­cri­mi­na­ción y la vio­len­cia con­tra las mu­je­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.