PA­RI­DAD Y RE­ELEC­CIÓN

La pa­ri­dad exi­ge que exis­ta igual nú­me­ro de can­di­da­tos y can­di­da­tas a los dis­tin­tos car­gos de elec­ción po­pu­lar.

Milenio - Todas - - Fepade - SAN­TIA­GO NIE­TO CAS­TI­LLO

La re­for­ma de 2014 in­cor­po­ró una se­rie de ins­ti­tu­cio­nes que, si no exis­te cui­da­do en su ins­tru­men­ta­ción ni cla­ri­dad res­pec­to de su fi­na­li­dad, po­de­mos te­ner re­sul­ta­dos con­tra­dic­to­rios e in­clu­si­ve re­gre­si­vos res­pec­to a los avan­ces pre­vios. Es­toy con­ven­ci­do de que una de esas ins­ti­tu­cio­nes es la re­elec­ción. No me gus­ta el di­se­ño me­xi­cano. O la fal­ta de es­te, me­jor di­cho. En lu­gar de te­ner elec­cio­nes pri­ma­rias de los par­ti­dos, co­mo en otros paí­ses, en nues­tro país las can­di­da­tu­ras pue­den cons­truir­se vía de­sig­na­cio­nes di­rec­tas, lo cual de­ja en ma­nos de las éli­tes par­ti­dis­tas la pos­tu­la­ción, en lu­gar de a los mi­li­tan­tes.

Por otra par­te, en vez de que so­lo exis­ta la re­elec­ción pa­ra la ma­yo­ría re­la­ti­va, tam­bién la te­ne­mos en re­pre­sen­ta­ción pro­por­cio­nal, por lo que los even­tua­les fun­cio­na­rios o le­gis­la­do­res elec­tos po­drían per­ma­ne­cer en el car­go has­ta 12 años sin te­ner una elec­ción di­rec­ta. Sin em­bar­go, el ob­je­ti­vo de es­te ar­tícu­lo no tie­ne que ver di­rec­ta­men­te con la crítica a la re­elec­ción, sino más bien con la even­tual co­li­sión en­tre el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a la pos­tu­la­ción pa­ri­ta­ria de can­di­da­tu­ras a car­gos de elec­ción y la re­elec­ción mu­ni­ci­pal o par­la­men­ta­ria.

En prin­ci­pio, sos­ten­go que es po­si­ble que exis­ta una con­fron­ta­ción en­tre am­bas ins­ti­tu­cio­nes ju­rí­di­cas. La pa­ri­dad exi­ge que exis­ta igual nú­me­ro de can­di­da­tos y can­di­da­tas a los dis­tin­tos car­gos de elec­ción po­pu­lar. La re­elec­ción, que la per­so­na que en­ca­be­za un ayun­ta­mien­to u ocu­pa una cu­rul, ten­ga de­re­cho, por ese mis­mo he­cho, a apa­re­cer en la bo­le­ta.

De­bo de­cir que no com­par­to la idea de que la re­elec­ción sea un de­re­cho. En to­do ca­so es una ex­pec­ta­ti­va de de­re­cho que re­quie­re, por lo me­nos de dos con­di­cio­nes: que la per­so­na sea vuel­ta a re­gis­trar en una can­di­da­tu­ra y, el más im­por­tan­te, que ga­ne la elec­ción. Na­die tie­ne de­re­cho a ser re­elec­to si no es vo­ta­do por la ma­yo­ría po­pu­lar. Así de sim­ple. El de­re­cho es al vo­to pa­si­vo, pe­ro no a re­ele­gir­se. Por ello pre­fie­ro la idea de la re­elec­ción co­mo ex­pec­ta­ti­va de de­re­cho o, en to­do ca­so, co­mo con­di­ción de ejer­ci­cio del de­re­cho al vo­to pa­si­vo.

Aho­ra bien, la co­li­sión pue­de dar­se cuan­do un pre­si­den­te mu­ni­ci­pal o un le­gis­la­dor so­li­ci­ten, por el so­lo he­cho de ser­lo, su so­li­ci­tud pa­ra ser re­gis­tra­do nue­va­men­te co­mo can­di­da­tos, ocu­pan­do en su ma­yo­ría los car­gos que, por dis­po­si­ción cons­ti­tu­cio­nal, de­be­rían dis­tri­buir­se en for­ma pa­ri­ta­ria. Pon­go el ejem­plo de los da­tos de 2016 en ma­te­ria de ayun­ta­mien­tos.

Co­mo sa­be­mos, ese año el nú­me­ro de pre­si­den­cias mu­ni­ci­pa­les en­ca­be­za­das por mu­je­res era de 7.2%. Man­te­ner la idea de la re­elec­ción co­mo prio­ri­ta­ria ge­ne­ra­ría, de en­tra­da, una vul­ne­ra­ción a la pa­ri­dad, da­do que los par­ti­dos po­lí­ti­cos ga­na­do­res en ca­da mu­ni­ci­pio man­ten­drían sus can­di­da­tos, aun cuan­do lo com­pen­sen en otros mu­ni­ci­pios en don­de no tie­nen las mis­mas pre­fe­ren­cias, en per­jui­cio de la po­si­bi­li­dad de ac­ce­so a las mu­je­res a los car­gos pú­bli­cos.

Al­guien po­dría ar­gu­men­tar aquí que la pa­ri­dad es so­lo en las can­di­da­tu­ras, por lo que si ca­da par­ti­do dis­tri­bu­ye de for­ma pa­ri­ta­ria los es­pa­cios, no se vul­ne­ra­ría el de­re­cho de las mu­je­res. No com­par­to el ar­gu­men­to. De­be­mos en­ten­der a la pa­ri­dad tam­bién co­mo un prin­ci­pio y, por tan­to, co­mo un man­da­to de op­ti­mi­za­ción que de­be per­fec­cio­nar­se pro­ce­so tras pro­ce­so.

De­jar la pos­tu­la­ción por re­elec­ción en los ayun­ta­mien­tos, si­guien­do en el ejem­plo se­ría un ele­men­to de inequi­dad en la con­tien­da elec­to­ral pa­ra las mu­je­res que quie­ren par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca. Man­ten­dría ni­ve­les muy pa­re­ci­dos a 7.2%, lo cual es in­com­pa­ti­ble con la idea del man­da­to de op­ti­mi­za­ción cons­ti­tu­cio­nal. Por ello con­si­de­ro que es ne­ce­sa­rio que ca­da par­ti­do po­lí­ti­co es­ta­blez­ca a par­tir de re­glas cla­ras y trans­pa­ren­tes, in­clu­so con es­tu­dios de­mos­có­pi­cos, que au­to­ri­da­des y le­gis­la­do­res tie­nen po­si­bi­li­dad de ser re­elec­tos, no pu­dien­do de­jar esa de­ci­sión en ma­nos del mu­ní­ci­pe o le­gis­la­dor, a me­nos que se so­me­ta al ta­miz de una elec­ción pri­ma­ria en su par­ti­do po­lí­ti­co. A par­tir de ello, com­pen­sar pa­ra lo­grar una pa­ri­dad de can­di­da­tu­ras que cum­pla los prin­ci­pios de pa­ri­dad ho­ri­zon­tal, ver­ti­cal y trans­ver­sal. En ca­so de co­li­sión de una can­di­da­tu­ra de re­elec­ción con la pa­ri­dad, re­sol­ver a fa­vor de es­ta úl­ti­ma, pa­ra fa­vo­re­cer una ma­yor in­te­gra­ción de mu­je­res en la po­lí­ti­ca, lo cual re­sul­ta evi­den­te­men­te más de­mo­crá­ti­co que im­pe­dir su ac­ce­so.

Fi­nal­men­te, si nos va­mos a to­mar en se­rio la pa­ri­dad, es pre­ci­so em­pe­zar a di­se­ñar mo­de­los que per­mi­tan ase­gu­rar can­di­da­tu­ras no so­lo en mu­ni­ci­pios o dis­tri­tos com­pe­ti­dos por ca­da par­ti­do po­lí­ti­co –pa­ri­dad trans­ver­sal– sino de im­por­tan­cia so­cial. Pos­tu­lar igual nú­me­ro de mu­je­res can­di­da­tas y hom­bres can­di­da­tos en mu­ni­ci­pios y dis­tri­tos de im­por­tan­cia, por­que en po­co abo­na, en tér­mi­nos de dis­tri­bu­ción del po­der con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, que un hom­bre sea pos­tu­la­do a la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal de una ca­pi­tal es­ta­tal y una mu­jer a una pre­si­den­cia de un mu­ni­ci­pio sin re­le­van­cia eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca o so­cial. El fe­mi­nis­mo, al me­nos el ra­di­cal, par­te de esa pre­mi­sa: la dis­tri­bu­ción igua­li­ta­ria del po­der. El si­guien­te pa­so le to­ca­rá a los par­ti­dos po­lí­ti­cos, au­to­ri­da­des elec­to­ra­les y ór­ga­nos ju­ris­dic­cio­na­les elec­to­ra­les. Ellas y ellos de­be­rán es­ta­ble­cer las ba­ses pa­ra la si­guien­te ju­ga­da en es­te jue­go de ajedrez que es la lu­cha por la pa­ri­dad. En lo per­so­nal, una in­vi­ta­ción: si van a equi­vo­car­se, equi­vó­quen­se del la­do de la pa­ri­dad.

El fe­mi­nis­mo, al me­nos el ra­di­cal, par­te de esa pre­mi­sa: la dis­tri­bu­ción igua­li­ta­ria del po­der

San­tia­go Nie­to Cas­ti­llo,

Ti­tu­lar de la Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da pa­ra la Aten­ción de De­li­tos Elec­to­ra­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.