RE­FOR­ZAR LOS LO­GROS NOR­MA­TI­VOS AL­CAN­ZA­DOS

Milenio - Todas - - Academia - ALE­JAN­DRA MO­RÁN ES­PI­NO­SA

El pro­ble­ma de la nor­ma ju­rí­di­ca en ge­ne­ral es gra­ve en cual­quier te­ma, desac­tua­li­za­da en su ma­yo­ría, con una se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca1 es­ta­ble­ci­da pe­ro no ga­ran­ti­za­da, el res­pe­to irres­tric­to a los de­re­chos hu­ma­nos en pro­ce­so, ac­tua­ción de las au­to­ri­da­des y los pro­ce­di­mien­tos en for­ma­ción, aún con el nue­vo sis­te­ma de Jus­ti­cia, etc., es cla­ro que le­gis­lar con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro es en prin­ci­pio un sí ro­tun­do, pe­ro no de ma­ne­ra lo­cal ni fe­de­ral, di­rec­ta­men­te a la obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal ex­pre­sa, por­que el pa­no­ra­ma es, por de­cir lo me­nos, des­alen­ta­dor, pa­re­cie­ra que si no es­tá li­te­ral en una nor­ma no se de­be de aten­der al prin­ci­pio de igual­dad.

La mues­tra de ello es lo de­cla­ra­do por la pro­pia au­to­ri­dad so­bre el sis­te­ma en ge­ne­ral, al

re­co­no­cer la de­cep­ción y desáni­mo so­cial, la to­tal im­pu­ni­dad, el des­alien­to, y la ne­ce­si­dad de mo­di­fi­car el nue­vo Sis­te­ma de Jus­ti­cia por

inope­ran­te, o por­que no es­tá dan­do los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos, lo cual cla­ra­men­te de­ja sin pa­la­bras ya que no dis­ta mu­cho de la apre­cia­ción per­so­nal de cual­quier ciu­da­dano. (Gru­po fór­mu­la, 2017) que po­dre­mos de­cir del res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos que es el es­pí­ri­tu del pro­pio sis­te­ma.

Ba­jo es­te pa­no­ra­ma que­da cla­ro que de se­guir con el rit­mo y for­ma ac­tua­les de in­cor­po­ra­ción nor­ma­ti­va, el tra­ba­jo in­de­pen­dien­te se­ría no so­lo pau­la­ti­na co­mo has­ta aho­ra, más bien in­ter­mi­na­ble; una obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal se su­ma­ría ade­más ex­ce­len­te­men­te a las re­for­mas ya rea­li­za­das en pro de los de­re­chos hu­ma­nos da­do que la igual­dad es de he­cho y de de­re­cho un prin­ci­pio bá­si­co de és­tos, so­la­men­te se pre­ten­de erra­di­car la de­sigual­dad nor­ma­ti­va que pre­va­le­ce, el ce­se de la vio­len­cia con­tra ni­ñas y mu­je­res y la erra­di­ca­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas que le­sio­nan pre­ci­sa­men­te los de­re­chos hu­ma­nos de es­tas, so­lo tres co­sas, ni más ni me­nos.

Es­te re­co­no­ci­mien­to va más allá de mo­di­fi­car su­pues­tos ju­rí­di­cos es­pe­cí­fi­cos, de apli­car las nor­mas so­lo a fa­vor de las mu­je­res o crea­ción de le­yes es­pe­cia­les pro­mo­vi­das por mu­je­res, lo que po­dría lla­mar­se “fe­mi­ni­za­ción”, no. Hay que cam­biar la pers­pec­ti­va im­plí­ci­ta de po­der que la di­ver­si­dad de gé­ne­ro con­lle­va, obli­gan­do a que los res­pon­sa­bles de im­ple­men­tar­las y lle­var a ca­bo su ejecución lo ha­gan de ver­dad, ello, san­cio­nan­do ju­rí­di­ca­men­te la res­pon­sa­bi­li­dad de cual­quier fun­cio­na­rio in­cum­pli­do, ya sea por un ac­tuar ne­gli­gen­te o por una omi­sión pro­pia que es la otra for­ma de co­me­ter de­li­tos, no ha­cien­do lo que es­ta­mos obli­ga­dos a ha­cer.

Es ne­ce­sa­rio lle­gar a di­cho pun­to en vir­tud de que los es­fuer­zos si bien han si­do mu­chos y se lo­ca­li­zan en di­fe­ren­tes nor­mas ju­rí­di­cas co­mo la Ley Ge­ne­ral pa­ra la igual­dad en­tre Mu­je­res y Hom­bres del 2006 (LGIMH) o la Ley Ge­ne­ral de Ac­ce­so de las Mu­je­res a una Vi­da Li­bre de Vio­len­cia del 2007 (LGAMVLV) prin­ci­pal­men­te, lo que de­mues­tra el com­pro­mi­so de los le­gis­la­do­res res­pec­to de la equi­dad de gé­ne­ro con re­for­mas que la per­fec­cio­nan.

De­be te­ner­se pre­sen­te que si bien es una ga­ran­tía ju­rí­di­ca que es­té esa igual­dad de gé­ne­ro plas­ma­da en una ley, no lo es en la vi­da real ne­ce­sa­ria­men­te ¡ese es el ver­da­de­ro pro­ble­ma! ¿Có­mo ga­ran­ti­zar que la di­ver­si­dad de au­to­ri­da­des e ins­ti­tu­cio­nes in­vo­lu­cra­das y/o com­pe­ten­tes de cum­plir di­chas nor­mas real­men­te lo ha­gan? La res­pues­ta: ha­cer­los res­pon­sa­bles ju­rí­di­ca­men­te vía pe­nal (de ofi­cio), ad­mi­nis­tra­ti­va y/o ci­vil por in­cum­pli­mien­to (de ac­ción u omi­sión pro­pia), de res­pon­sa­bi­li­da­des y fun­cio­nes de­ri­va­das de su en­car­go, in­clu­yen­do di­ver­si­dad de san­cio­nes le­ga­les, in­clu­so la re­in­ci­den­cia, que fue­ra de­ter­mi­na­da por tri­bu­nal com­pe­ten­te, que al igual que en el sis­te­ma de jus­ti­cia pon­de­re el res­pe­to irres­tric­to a los de­re­chos hu­ma­nos o en­fren­te las con­se­cuen­cias de su in­cum­pli­mien­to.

Se tra­ta de re­for­zar a los in­nu­me­ra­bles es­fuer­zos nor­ma­ti­vos al­can­za­dos: po­lí­ti­ca pú­bli­ca, re­co­men­da­cio­nes emi­ti­das por or­ga­nis­mos pro­tec­to­res de de­re­chos hu­ma­nos, en­tre otros. Las ven­ta­jas se­rían: ser apo­lí­ti­cas, de du­ra­ción per­ma­nen­te y fa­ci­li­ta­do­ras de la cul­tu­ra de le­ga­li­dad, dis­mi­nu­yen­do la igual­dad y equi­dad de gé­ne­ro in­ci­pien­tes y acor­des al mo­men­to his­tó­ri­co que las re­cla­ma por­que las ne­ce­si­ta, un Mé­xi­co que las re­cla­ma y una nor­ma que las de­fi­ne y que pe­se a ello no ne­ce­sa­ria­men­te su­ce­den, y si es la nor­ma­ti­vi­dad quien de­be obli­gar al cum­pli­mien­to, de­be lle­gar­se a la nor­ma su­pre­ma pa­ra ser coer­ci­ti­vo des­de ahí y no es­pe­rar el cum­pli­mien­to vo­lun­ta­rio o ins­trui­do por cri­te­rios po­lí­ti­cos de opor­tu­ni­dad, mo­da o por con­ve­nien­cia, so­lo se ne­ce­si­ta el cum­pli­mien­to de la obli­ga­ción le­gal y es­ta es la vía que lo va a fa­ci­li­tar. [1]Las nor­mas exis­ten­tes, ne­ce­sa­rias pa­ra el or­den so­cial in­clu­yen ge­ne­ral­men­te ac­cio­nes adi­cio­na­les pa­ra la pro­tec­ción efec­ti­va de es­tas, y se co­no­ce co­mo se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca a di­chas ac­cio­nes que ga­ran­ti­zan que las nor­mas se de­ban cum­plir; pro­por­cio­nan­do a las per­so­nas la se­gu­ri­dad de su am­pa­ro y la cer­te­za de lo que se de­be es­pe­rar o me­re­ce ju­rí­di­ca­men­te, aun cuan­do di­cha se­gu­ri­dad de­ba man­te­ner­se a tra­vés del uso de la pro­pia fuer­za del Es­ta­do. (Mo­rán, 2017)

Hay que cam­biar la pers­pec­ti­va im­plí­ci­ta de po­der que la di­ver­si­dad de gé­ne­ro con­lle­va, obli­gan­do a que los res­pon­sa­bles de im­ple­men­tar­las y lle­var a ca­bo su ejecución lo ha­gan de ver­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.