EN­TEN­DER LA PERS­PEC­TI­VA DE GÉ­NE­RO Y SUS AL­CAN­CES

Re­cien­te­men­te se apro­bó un dic­ta­men el cual im­pul­sa el en­fo­que de gé­ne­ro en la ela­bo­ra­ción de las ini­cia­ti­vas de ley y dic­tá­me­nes.

Milenio - Todas - - Consejo Consultivo - LU­CÍA JAZ­MÍN CA­RRI­LLO OVA­LLES

Des­de ha­ce tiem­po en nues­tro país se ini­ció un es­fuer­zo par­cial por ar­mo­ni­zar la le­gis­la­ción na­cio­nal a fin de eli­mi­nar pre­cep­tos dis­cri­mi­na­to­rios o vio­la­to­rios de los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res, aun­que no de ma­ne­ra ex­clu­si­va. El prin­ci­pal én­fa­sis es­tu­vo en los có­di­gos ci­vi­les y pe­na­les. Hoy, se ha­ce lo pro­pio pa­ra la re­vi­sión de la le­gis­la­ción la­bo­ral. Re­cien­te­men­te se apro­bó un dic­ta­men que re­for­ma di­ver­sas dis­po­si­cio­nes del Re­gla­men­to de la Cá­ma­ra de Dipu­tados pa­ra im­pul­sar la in­cor­po­ra­ción trans­ver­sal del en­fo­que de gé­ne­ro en la ela­bo­ra­ción de las ini­cia­ti­vas de ley y dic­tá­me­nes.

De acuer­do con lo pu­bli­ca­do, lo que se bus­ca es “ga­ran­ti­zar la via­bi­li­dad y una real asi­mi­la­ción de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en la vi­da, usos, cos­tum­bres y prác­ti­cas par­la­men­ta­rias de los gru­pos, áreas y de­más en­tes que con­for­man la es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca de es­ta so­be­ra­nía”.

Se­ría un ejer­ci­cio in­tere­san­te pre­gun­tar a las y los le­gis­la­do­res si en­tien­den la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y el al­can­ce, ya que de hoy en ade­lan­te de­be­rán de iden­ti­fi­car y aten­der las par­ti­cu­la­ri­da­des de mu­je­res y hom­bres de ma­ne­ra di­fe­ren­cia­da, así co­mo los efec­tos que ten­drán las nor­mas.

“Ha­cer un análisis de un tex­to o con­tex­to des­de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro sig­ni­fi­ca pri­me­ro que na­da, te­ner con­cien­cia de que las mu­je­res por su se­xo ocu­pan un lu­gar su­bor­di­na­do en nues­tra so­cie­dad y que el va­rón por su se­xo, ocu­pa un lu­gar pri­vi­le­gia­do”. Al­da Fa­cio.

Za­rem­berg, por su par­te, es­tu­dió la re­pre­sen­ta­ción des­crip­ti­va y sustantiva en el Con­gre­so de la Unión por un pe­rio­do de tres le­gis­la­tu­ras y evi­den­ció que las pro­pues­tas con con­te­ni­do de gé­ne­ro eran pre­sen­ta­das en un por­cen­ta­je ma­yo­ri­ta­rio por mu­je­res, sin men­cio­nar que pre­va­le­cía una ba­ja ta­sa de apro­ba­ción.

Trai­go a co­la­ción lo an­te­rior por­que la re­for­ma se apro­bó sor­pren­den­te­men­te por una­ni­mi­dad. Al pa­re­cer hay una me­jor dis­po­si­ción — que no hu­bo an­tes— o pre­va­le­cen los dis­cur­sos po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos a fa­vor de la igual­dad, pe­ro que po­cas ve­ces se tra­du­cen en ac­cio­nes. Aún y con el es­cep­ti­cis­mo de su apli­ca­ción, es una gran no­ti­cia ya que la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro ha desafia­do no so­lo la vi­sión an­dro­cen­tris­ta del de­re­cho, ha con­tras­ta­do la igual­dad for­mal con la real y ha re­ve­la­do la fal­sa neu­tra­li­dad de las le­yes.

A la luz de las re­for­mas al re­gla­men­to, me pa­re­ce opor­tuno traer la pro­pues­ta de me­to­do­lo­gía pa­ra el análisis de tex­tos le­ga­les de Fa­cio1, a fin de que sir­va de guía pa­ra el tra­ba­jo de las y los dipu­tados.

PA­SO 1: To­mar con­cien­cia de la su­bor­di­na­ción del se­xo fe­me­nino en for­ma per­so­nal. PA­SO 2: Iden­ti­fi­car las dis­tin­tas for­mas en que se ma­ni­fies­ta el se­xis­mo en el tex­to, ta­les co­mo el an­dro­cen­tris­mo, el di­co­to­mis­mo se­xual, la in­sen­si­bi­li­dad al gé­ne­ro, la so­bre­ge­ne­ra­li­za­ción, la so­bres­pe­ci­fi­ci­dad, el do­ble pa­rá­me­tro, el fa­mi­lis­mo, et­cé­te­ra.

PA­SO 3: Iden­ti­fi­car cuál es la mu­jer que en for­ma vi­si­ble o in­vi­si­ble es­tá en el tex­to: si es la mu­jer blan­ca, la mu­jer ca­sa­da, la mu­jer po­bre, etc., es de­cir, cuál es la mu­jer que se es­tá con­tem­plan­do co­mo pa­ra­dig­ma de ser hu­mano y des­de ahí, ana­li­zar cuál o cuá­les son sus efec­tos en las mu­je­res de dis­tin­tos sec­to­res, cla­ses, ra­zas, et­nias, creen­cias, orien­ta­cio­nes sexuales, et­cé­te­ra.

PA­SO 4: Iden­ti­fi­car cuál es la con­cep­ción de mu­jer que sir­ve de sus­ten­to al tex­to, es de­cir, si es só­lo la mu­jer-ma­dre, o la mu­jer­fa­mi­lia o la mu­jer so­lo en cuan­to se ase­me­ja al hom­bre, et­cé­te­ra. PA­SO 5: Ana­li­zar el tex­to to­man­do en cuen­ta la in­fluen­cia de y los efec­tos en los otros com­po­nen­tes del fe­nó­meno le­gal.

PA­SO 6: Am­pliar la to­ma de con­cien­cia de lo que es el se­xis­mo y co­lec­ti­vi­zar­la. Es­te es tam­bién el pri­mer pa­so, por­que pa­ra in­tere­sar­se en es­ta me­to­do­lo­gía, pri­me­ro hay que to­mar con­cien­cia del se­xis­mo.

Al pa­re­cer, hay una me­jor dis­po­si­ción o pre­va­le­cen los dis­cur­sos po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos a fa­vor de la igual­dad, pe­ro que po­cas ve­ces se tra­du­cen en ac­cio­nes

[1] Al­da Fa­cio Mon­te­jo, Cuan­do el gé­ne­ro sue­na cam­bios trae (una me­to­do­lo­gía pa­ra el análisis de gé­ne­ro del fe­nó­meno le­gal). Pri­me­ra ed. San Jo­sé, C.R. ILANUD, 1992.

Lu­cía Jaz­mín Ca­rri­llo Ova­lles,

Con­se­je­ra Con­sul­ti­va de INMUJERES.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.