LE­GIS­LAR RE­CO­NO­CIEN­DO LAS ASIMETRÍAS EN­TRE MU­JE­RES Y HOM­BRES

To­do de­be ini­ciar en el mis­mo Po­der Le­gis­la­ti­vo, don­de las co­mi­sio­nes que lo in­te­gran, ga­ran­ti­cen de fac­to, la igual­dad.

Milenio - Todas - - Consejo Social - MARÍA DO­RIS YBONE CANDILA ECHE­VE­RRÍA

e ha con­se­gui­do pro­mul­gar le­yes y con­tar con un im­por­tan­te mar­co ju­rí­di­co que ga­ran­ti­ce los de­re­chos de las mu­je­res, pe­ro que, en la reali­dad, es­tos no son re­co­no­ci­dos so­cial ni po­lí­ti­ca­men­te pre­va­le­cien­do la de­sigual­dad de gé­ne­ro. Las le­yes, las po­lí­ti­cas y los pro­gra­mas fe­de­ra­les, es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les pue­den pro­du­cir o re­for­zar la de­sigual­dad de gé­ne­ro sin bus­car­lo de­li­be­ra­da­men­te, por ello, du­ran­te la ela­bo­ra­ción, ejecución y eva­lua­ción de cual­quier in­ter­ven­ción o ini­cia­ti­va pú­bli­ca es ne­ce­sa­rio ana­li­zar sus po­si­bles con­se­cuen­cias so­bre las con­di­cio­nes de vi­da de mu­je­res y hom­bres.

Las ba­ses de la de­sigual­dad pue­den re­for­mar­se me­dian­te le­yes y re­for­mas eco­nó­mi­cas, fis­ca­les, pro­duc­ti­vas, co­mer­cia­les y so­cia­les que in­cor­po­ren la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y que per­mi­tan el avan­ce de la igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres. Pa­ra lo­grar­lo, se re­quie­re de un Po­der Le­gis­la­ti­vo con en­fo­que de gé­ne­ro y la­bor su­ma­ti­va y coor­di­na­da del con­jun­to de co­mi­sio­nes que lo in­te­gran pa­ra po­der ga­ran­ti­zar la igual­dad for­mal ( de fac­to), es de­cir los de­re­chos ex­pre­sa­men­te con­sa­gra­dos en las nor­mas ju­rí­di­cas y cons­ti­tu­cio­na­les.

Exi­ge re­vi­sar los marcos nor­ma­ti­vos y la le­gis­la­ción exis­ten­te en el país pa­ra iden­ti­fi­car y, si es ne­ce­sa­rio, sub­sa­nar de­sigual­da­des en el re­co­no­ci­mien­to de de­re­chos en­tre mu­je­res y hom­bres con­si­de­ran­do la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal, los ins­tru­men­tos y con­ve­nios fir­ma­dos, así co­mo los com­pro­mi­sos re­gio­na­les y mun­dia­les asu­mi­dos por el país.

De igual for­ma, im­pli­ca adop­tar la es­tra­te­gia de trans­ver­sa­li­za­ción de gé­ne­ro en la fun­ción le­gis­la­ti­va pa­ra la pre­pa­ra­ción, el análisis y la dis­cu­sión del con­jun­to de las ini­cia­ti­vas le­gis­la­ti­vas y con aten­ción en la po­si­ble exis­ten­cia de prác­ti­cas de dis­cri­mi­na­ción y bre­chas de gé­ne­ro en di­fe­ren­tes ám­bi­tos so­cia­les e ins­ti­tu­cio­na­les.

La trans­ver­sa­li­za­ción de gé­ne­ro no es­tá con­fi­na­da a una co­mi­sión es­pe­cí­fi­ca, sino que for­ma par­te del tra­ba­jo de las co­mi­sio­nes en­car­ga­das de la asig­na­ción de re­cur­sos eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros, así co­mo las asig­na­das a te­mas de se­gu­ri­dad, de­fen­sa, me­dio am­bien­te, jus­ti­cia, tra­ba­jo y pre­vi­sión so­cial, en­tre otras. “El pro­ce­so de trans­ver­sa­li­za­ción del te­ma de gé­ne­ro im­pli­ca con­si­de­rar, en un mis­mo plano de im­por­tan­cia, al pro­ce­so de ge­ne­ra­ción de vo­lun­tad po­lí­ti­ca, de to­ma de de­ci­sio­nes y el re­sul­ta­do de la ges­tión”.

Le­gis­lar con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro sig­ni­fi­ca el re­co­no­cer las asimetrías en­tre mu­je­res y hom­bres pa­ra ce­rrar las bre­chas de de­sigual­dad exis­ten­tes, eli­mi­nan­do prác­ti­cas omi­sas de gé­ne­ro plas­ma­das en las le­yes exis­ten­tes y po­lí­ti­cas pú­bli­cas que han re­tra­sa­do el desa­rro­llo y ca­li­dad en la vi­da de las mu­je­res, es de­cir, la igual­dad de gé­ne­ro. In­cor­po­rar la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro al le­gis­lar, per­mi­ti­rá eli­mi­nar la de­sigual­dad ju­rí­di­ca que es tras­cen­den­te, por­que la igual­dad de gé­ne­ro es el re­co­no­ci­mien­to de de­re­chos que de­ben te­ner mu­je­res y hom­bres. “Avan­zar en la le­gis­la­ción con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro sig­ni­fi­ca un pa­so en el co­mien­zo de una nue­va era de ma­yor jus­ti­cia”.

En la prác­ti­ca se ha de­mos­tra­do que los pro­ble­mas de la igual­dad de gé­ne­ro no es­tán en la ley sino en la in­ter­pre­ta­ción de la mis­ma por lo cual es ne­ce­sa­rio y ur­gen­te re­vi­sar dis­po­si­cio­nes que se en­cuen­tran de­cla­ra­das en la cons­ti­tu­ción me­xi­ca­na y que aún no cuen­tan con una ho­mo­lo­ga­ción de los prin­ci­pios de igual­dad de gé­ne­ro. Se de­be re­co­no­cer que en el or­den ins­ti­tu­cio­nal que pre­va­le­ce, hay un con­jun­to de dis­po­si­cio­nes ju­rí­di­cas nor­ma­ti­vas que con­di­cio­nan y ex­clu­yen a las mu­je­res de la dis­po­si­ción de mu­chos de los re­cur­sos y de las opor­tu­ni­da­des. En con­se­cuen­cia, “le­gis­lar con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro es vin­cu­lar la le­gis­la­ción con la igual­dad de gé­ne­ro, por­que la igual­dad de gé­ne­ro no en­tra en con­tra­dic­ción cuan­do se le­gis­la ga­ran­ti­zan­do los de­re­chos de las mu­je­res”.

Las ba­ses de la de­sigual­dad pue­den re­for­mar­se me­dian­te le­yes y re­for­mas eco­nó­mi­cas, fis­ca­les, pro­duc­ti­vas, co­mer­cia­les y so­cia­les que in­cor­po­ren la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro

María Do­ris Ybone Candila Eche­ve­rría,

Con­se­je­ra So­cial del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de las Mu­je­res.

S

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.