13. SAN­TIA­GO NIE­TO

Milenio - Todas - - Carta Editorial - CORINA GIACOMELLO

Ti­tu­lar de la Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da pa­ra la Aten­ción de De­li­tos Elec­to­ra­les

El 17 de ma­yo de 2017 se pu­bli­có en la Gaceta Par­la­men­ta­ria de la Co­mi­sión Per­ma­nen­te una ini­cia­ti­va de ley pa­ra la in­clu­sión de la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro y la pro­por­cio­na­li­dad de las pe­nas a tra­vés de mo­di­fi­ca­cio­nes al Có­di­go Na­cio­nal de Pro­ce­di­mien­tos Pe­na­les, el Có­di­go Pe­nal Fe­de­ral, la Ley Ge­ne­ral de Sa­lud y la Ley Na­cio­nal de Ejecución Pe­nal. La ini­cia­ti­va fue pre­sen­ta­da por las dipu­tadas fe­de­ra­les Ma­ria­na Be­ní­tez Ti­bur­cio y Eri­ka Ara­ce­li Ro­drí­guez Her­nán­dez, am­bas del gru­po par­la­men­ta­rio del PRI, y ela­bo­ra­da en con­jun­to con EQUIS Jus­ti­cia pa­ra las Mu­je­res.

La ini­cia­ti­va se fun­da­men­ta en el cre­cien­te en­car­ce­la­mien­to de mu­je­res por de­li­tos de dro­gas, el en­fo­que re­pre­si­vo de las po­lí­ti­cas de dro­gas en Mé­xi­co y la ne­ce­si­dad de di­se­ñar e im­ple­men­tar me­di­das al­ter­na­ti­vas al en­car­ce­la­mien­to de mu­je­res que se ba­sen en el per­fil real de las mu­je­res pro­ce­sa­das o sen­ten­cia­das por la co­mi­sión de un de­li­to en Mé­xi­co.

En Mé­xi­co, las mu­je­res re­pre­sen­tan apro­xi­ma­da­men­te 5% de la po­bla­ción pe­ni­ten­cia­ria fe­de­ral; los de­li­tos con­tra la sa­lud son la se­gun­da cau­sa de en­car­ce­la­mien­to de mu­je­res en el fue­ro co­mún y la pri­me­ra del fue­ro fe­de­ral.

En las his­to­rias de vi­da de las mu­je­res pri­va­das de la li­ber­tad, las re­la­cio­nes de po­der asi­mé­tri­cas se des­ta­can co­mo un mar­ca­dor de gé­ne­ro que ses­ga sus vi­das y plas­ma el ca­mino pa­ra su con­tac­to con el trá­fi­co o el uso de sus­tan­cias.

Aque­llas que re­co­no­cen ha­ber co­me­ti­do el de­li­to la gran ma­yo­ría— lo ad­ju­di­ca a tres ra­zo­nes prin­ci­pa­les: i) por con­duc­to de la pa­re­ja hom­bre; ii) pa­ra dar­le de co­mer a sus hi­jos e hi­jas; iii) por “re­bel­des” y “am­bi­cio­sas”. En las tres ver­tien­tes na­rra­ti­vas se ob­ser­va la re­pro­duc­ción de en­se­ñan­zas y men­ta­li­da­des que atri­bu­yen a las mu­je­res ro­les es­pe­cí­fi­cos: la mu­jer obe­dien­te y la ma­dre ab­ne­ga­da; aque­lla que rom­pe con es­tas con­sig­nas (la mu­jer “re­bel­de” que per­si­gue “el di­ne­ro fá­cil”) vi­ve su con­di­ción de “cul­pa­ble” más co­mo un es­ta­do del al­ma, pro­duc­to inevi­ta­ble del ser mu­jer, que una con­se­cuen­cia ju­rí­di­ca. El des­tino de las tres fi­gu­ras, o de su com­bi­na­ción, es el mis­mo: una pri­sión.

Otro pa­trón co­mún, y que re­fle­ja las fa­llas del ac­tual mar­co le­gal es el en­car­ce­la­mien­to de mu­je­res usua­rias de­pen­dien­tes o pro­ble­má­ti­cas. Ge­ne­ral­men­te, el uso de­pen­dien­te de sus­tan­cias no es abor­da­do co­mo un asun­to de sa­lud, co­mo se pre­go­na en los fo­ros in­ter­na­cio­na­les, sino pe­nal.

Des­de el ám­bi­to le­gis­la­ti­vo y ju­rí­di­co, a la ho­ra de de­ter­mi­nar su cul­pa­bi­li­dad e im­po­ner una sen­ten­cia, no se to­man en cuen­ta los fac­to­res que an­te­ce­den a su in­vo­lu­cra­mien­to ni su mo­da­li­dad de par­ti­ci­pa­ción, a menudo vin­cu­la­dos con for­mas de vio­len­cia con­tra las mu­je­res.

La su­pues­ta neu­tra­li­dad del de­re­cho pe­nal se tra­du­ce en­ton­ces, en una for­ma de per­pe­tua­ción de la de­sigual­dad de las mu­je­res y de la vio­len­cia en su con­tra.

La ini­cia­ti­va de ley tie­ne el fin de in­cor­po­rar en la fa­se pro­ce­sal cri­te­rios que per­mi­tan im­ple­men­tar la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro, así co­mo lle­var a ca­bo ca­bal­men­te las res­pon­sa­bi­li­da­des del Es­ta­do y sus agen­tes pa­ra bus­car me­di­das lo me­nos le­si­vas po­si­bles pa­ra ter­ce­ros afec­ta­dos y no in­cu­rrir en vio­la­ción de de­re­chos me­dian­te un uso rí­gi­do, for­ma­lis­ta e irre­fle­xi­vo del de­re­cho pe­nal, tan­to en la de­ten­ción, los ca­teos, la ar­gu­men­ta­ción ju­rí­di­ca, la im­po­si­ción de una pe­na pri­va­ti­va de la li­ber­tad, et­cé­te­ra.

Asi­mis­mo, se pro­po­ne una re­duc­ción de la pe­na pa­ra mu­je­res sen­ten­cia­das por de­li­tos con­tra la sa­lud cuan­do reúnan con­di­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad, por ejem­plo, ha­ber si­do for­za­das pa­ra co­me­ter el de­li­to, es­tar em­ba­ra­za­da o sean las úni­cas o prin­ci­pa­les cui­da­do­ras de me­no­res de edad, adul­tas ma­yo­res, con en­fer­me­da­des gra­ves o con dis­ca­pa­ci­dad, en­tre otros.

Es­tos son al­gu­nos ejem­plos de las re­for­mas pro­pues­tas con es­ta ini­cia­ti­va, cu­yo ob­je­ti­vo es ga­ran­ti­zar la ar­mo­ni­za­ción le­gis­la­ti­va, cum­plir con los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les y lo­grar la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res en un ám­bi­to a menudo ol­vi­da­do y atra­ve­sa­do por pre­jui­cios.

La su­pues­ta neu­tra­li­dad del de­re­cho pe­nal se tra­du­ce en­ton­ces, en una for­ma de per­pe­tua­ción de la de­sigual­dad de las mu­je­res y de la vio­len­cia en su con­tra

Corina Giacomello,

EQUIS Jus­ti­cia pa­ra las Mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.