LE­GIS­LAR CON PERS­PEC­TI­VA DE GÉ­NE­RO PA­RA AL­CAN­ZAR EL DESA­RRO­LLO SOS­TE­NI­BLE

Milenio - Todas - - Inmujeres - María de la Paz Ló­pez Ba­ra­jas, Di­rec­to­ra Ge­ne­ral de Ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la Pers­pec­ti­va de Gé­ne­ro. MARÍA DE LA PAZ LÓ­PEZ BA­RA­JAS

Es fun­da­men­tal apli­car cam­bios pro­fun­dos a ni­vel ju­rí­di­co y le­gis­la­ti­vo que per­mi­tan ga­ran­ti­zar los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res

La igual­dad de gé­ne­ro y el em­po­de­ra­mien­to de las mu­je­res son con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra al­can­zar los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble (ODS), los cua­les bus­can aca­bar con el ham­bre, la po­bre­za y la de­sigual­dad, en el mar­co de los de­re­chos hu­ma­nos. Es­tos re­qui­si­tos pre­vios son con­si­de­ra­dos, en la Agen­da 2030, co­mo un ob­je­ti­vo en sí mis­mo con me­tas es­pe­cí­fi­cas1.

Pa­ra ello, se con­si­de­ra fun­da­men­tal apli­car cam­bios pro­fun­dos a ni­vel ju­rí­di­co y le­gis­la­ti­vo que per­mi­tan ga­ran­ti­zar los de­re­chos hu­ma­nos de las mu­je­res. El con­sen­so lo­gra­do en­tre los paí­ses pa­ra avan­zar en los ob­je­ti­vos de es­ta agen­da re­co­no­ce que, sin el avan­ce de la mi­tad de la po­bla­ción, es de­cir, las mu­je­res y las ni­ñas, el desa­rro­llo sos­te­ni­ble es só­lo una bue­na in­ten­ción.

Los 17 ODS com­pro­me­ti­dos en la agen­da in­ter­na­cio­nal con­tem­plan con cla­ri­dad los prin­ci­pa­les obs­tácu­los que la de­sigual­dad y la dis­cri­mi­na­ción por ra­zo­nes de gé­ne­ro im­po­nen al lo­gro de ca­da uno de ellos. Por es­ta ra­zón, con el con­sen­so de to­dos los go­bier­nos, se con­si­de­ró a la igual­dad de gé­ne­ro co­mo eje trans­ver­sal de to­dos los ODS, y se com­pro­me­tie­ron a rea­li­zar to­dos los es­fuer­zos a su al­can­ce pa­ra in­cluir me­di­das es­pe­cí­fi­cas, tan­to en el ám­bi­to le­gis­la­ti­vo co­mo en el de las po­lí­ti­cas, pro­gra­mas, pla­nes y pre­su­pues­tos, bus­can­do con ello de­rri­bar obs­tácu­los que en­fren­tan las mu­je­res pa­ra be­ne­fi­ciar­se de los avan­ces del desa­rro­llo y ejer­cer sus de­re­chos.

En Mé­xi­co, co­mo en mu­chos otros paí­ses, las mu­je­res si­guen te­nien­do una es­ca­sa o nu­la par­ti­ci­pa­ción en los pues­tos de to­ma de de­ci­sio­nes y de liderazgo, tan­to en el sec­tor pú­bli­co co­mo pri­va­do; son ob­je­to de dis­cri­mi­na­ción en el mer­ca­do la­bo­ral, lo que se tra­du­ce en de­sigual­dad sa­la­rial, vio­la­cio­nes en el ejer­ci­cio de sus de­re­chos re­pro­duc­ti­vos, y hos­ti­ga­mien­to y aco­so se­xual; son res­pon­sa­bles de la ma­yor par­te de la car­ga de tra­ba­jo do­més­ti­co y de cui­da­dos no re­mu­ne­ra­do; con­ti­núan sien­do víc­ti­mas de dis­tin­tos ti­pos de vio­len­cia por ra­zo­nes de gé­ne­ro, ya sea se­xual, fí­si­ca, psi­co­ló­gi­ca, pa­tri­mo­nial o eco­nó­mi­ca, por par­te de sus pa­re­jas o de fa­mi­lia­res y des­co­no­ci­dos; son blan­co con­ti­nuo de prác­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias y da­ñi­nas, co­mo la unión tem­pra­na y el em­ba­ra­zo in­fan­til y ado­les­cen­te.

En es­te con­tex­to, es cla­ro que se re­quie­re al­can­zar am­plios con­sen­sos e in­ten­si­fi­car los es­fuer­zos de to­dos los po­de­res y ór­de­nes de go­bierno, y lle­var a ca­bo las trans­for­ma­cio­nes pro­fun­das pa­ra avan­zar en la Agen­da 2030.

En el ám­bi­to fe­de­ral se han da­do pa­sos im­por­tan­tes en ma­te­ria le­gis­la­ti­va pa­ra erra­di­car dis­po­si­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias en las le­yes y nor­mas, y pa­ra con­tar con ins­tru­men­tos de po­lí­ti­ca que han per­mi­ti­do avan­zar de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va en la go­ber­nan­za pa­ra la igual­dad. Pe­ro es­tos es­fuer­zos to­da­vía son in­su­fi­cien­tes, no só­lo por­que aún se re­quie­ren re­for­mas im­por­tan­tes pa­ra que la po­lí­ti­ca pú­bli­ca en ese ni­vel se ins­ti­tu­cio­na­li­ce y de re­sul­ta­dos. Tam­bién por­que los Es­ta­dos no han lo­gra­do con­se­guir los es­tán­da­res mí­ni­mos que im­po­ne la po­lí­ti­ca na­cio­nal de igual­dad.

To­da­vía exis­te una bue­na can­ti­dad de en­ti­da­des fe­de­ra­ti­vas que no cuen­tan con man­da­tos es­pe­cí­fi­cos so­bre igual­dad de gé­ne­ro en sus le­yes de pla­nea­ción, de pre­su­pues­tos y res­pon­sa­bi­li­dad ha­cen­da­ria, y que sus pla­nes es­ta­ta­les de desa­rro­llo ig­no­ran es­te com­po­nen­te fun­da­men­tal de po­lí­ti­ca pú­bli­ca; se­gui­mos te­nien­do un im­por­tan­te re­za­go en mu­chas en­ti­da­des que aún no lo­gran ar­mo­ni­zar sus le­yes de igual­dad de gé­ne­ro y de ac­ce­so a una vi­da li­bre de vio­len­cia con los es­tán­da­res na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les.

Adi­cio­nal­men­te, aún hay Es­ta­dos que ca­re­cen de Pro­gra­ma de Igual­dad en­tre mu­je­res y hom­bres, a pe­sar de que cuen­tan con una ins­tan­cia pa­ra el ade­lan­to de las mu­je­res (en su ma­yo­ría ins­ti­tu­tos es­ta­ta­les de las mu­je­res).

Le­gis­lar con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro sig­ni­fi­ca re­vi­sar y ase­gu­rar que la po­lí­ti­ca na­cio­nal de igual­dad des­can­se so­bre ci­mien­tos fir­mes, ar­mo­ni­za­dos en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal, más allá de la bue­na o nu­la vo­lun­tad de los go­ber­nan­tes. Se re­quie­re ase­gu­rar que los “ace­le­ra­do­res” con­tem­pla­dos en los ODS en ma­te­ria de igual­dad de gé­ne­ro efec­ti­va­men­te sean con­si­de­ra­dos co­mo me­di­das es­pe­cia­les que pue­dan ser­vir co­mo ca­ta­li­za­do­res pa­ra el cam­bio de la reali­dad vi­vi­da por las mu­je­res y las ni­ñas de nues­tro país. [1] La Agen­da 2030, fue adop­ta­da en sep­tiem­bre de 2015. En su ne­go­cia­ción par­ti­ci­pa­ron to­dos los Es­ta­dos Miem­bros de las Na­cio­nes Uni­das y se com­pro­me­tie­ron a ha­cer­la vá­li­da du­ran­te 15 años. En el do­cu­men­to fi­nal de­ri­va­do de di­cha ne­go­cia­ción se asien­ta el com­pro­mi­so de los es­ta­dos en su apropiación y la pues­ta en mar­cha de los paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.