LAURA NEREIDA PLAS­CEN­CIA PA­CHE­CO

Es ne­ce­sa­rio cam­biar el pa­ra­dig­ma que re­pre­sen­ta la mu­jer en la so­cie­dad pa­ra coad­yu­var en el ac­ce­so pleno a to­dos los es­pa­cios edu­ca­ti­vos y to­mar car­tas en los con­te­ni­dos de la en­se­ñan­za.

Milenio - Todas - - Carta Editorial - LAURA NEREIDA PLAS­CEN­CIA PA­CHE­CO Laura Nereida Plas­cen­cia Pa­che­co, Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Igual­dad de Gé­ne­ro de la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

Pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Igual­dad de Gé­ne­ro de la Cá­ma­ra de Dipu­tados

“Exis­ten po­cas ar­mas en el mun­do que son tan po­de­ro­sas co­mo una ni­ña con un li­bro en la mano” Ma­la­la You­saf­zai

Uno de los de­re­chos hu­ma­nos más im­por­tan­tes lo cons­ti­tu­ye el de­re­cho a la educación, por­que es a tra­vés de és­te, que los se­res hu­ma­nos re­fle­xio­na­mos acer­ca del ca­mino que he­mos em­pren­di­do, co­no­ce­mos sus de­fi­cien­cias y al­can­ces y proponemos al­ter­na­ti­vas que nos ayu­dan a me­jo­rar su ejer­ci­cio. La his­to­ria mues­tra que el ac­ce­so a la educación fue de­sigua­li­ta­rio en­tre mu­je­res y hom­bres, ya que las pri­me­ras no te­nían ac­ce­so a los es­pa­cios edu­ca­ti­vos, más bien eran re­le­ga­das al es­pa­cio do­més­ti­co, don­de se re­pro­du­cían las pau­tas so­cia­les que las con­fi­na­ban allí: la la­bor de pro­crea­ción y el cui­da­do de los hi­jos. De es­ta for­ma, la educación de las mu­je­res te­nía co­mo ob­je­ti­vo el cui­da­do del otro, el man­te­ni­mien­to del ho­gar y el con­ver­tir­se en bue­nos pros­pec­tos pa­ra con­traer ma­tri­mo­nio.

Mar­ce­la Lagarde se­ña­la que lo an­te­rior cons­ti­tu­yó pa­ra las mu­je­res, la di­men­sión ón­ti­ca de ser pa­ra otros y que es­to pro­vo­có que la iden­ti­dad de las mu­je­res se cons­tru­ye­ra en fun­ción de una re­la­ción de ser­vi­dum­bre, de so­me­ti­mien­to y de do­mi­nio his­tó­ri­ca­men­te da­dos, así la prohi­bi­ción de ser pa­ra sí, se cons­ti­tu­ye, a par­tir del sur­gi­mien­to del pa­triar­ca­do, en un ta­bú cul­tu­ral.

Es­te ele­men­to se­ña­la­do en los dos pá­rra­fos an­te­rio­res, an­cló, a tra­vés de la his­to­ria, una re­pre­sen­ta­ción so­cial que ha per­mea­do la fun­ción de la mu­jer en la educación, que no per­mi­te, que obs­ta­cu­li­za y que, mu­chas ve­ces im­po­si­bi­li­ta, el cam­bio ra­di­cal que nues­tro país ne­ce­si­ta, pa­ra con­ver­tir a la educación de­mo­crá­ti­ca, en el eje que guíe el cam­bio so­cial ha­cia una so­cie­dad más jus­ta e igua­li­ta­ria.

Co­mo bien lo re­fie­re Fe­de­ri­co Mayor: “En es­ta evo­lu­ción ha­cia los cam­bios fun­da­men­ta­les de nues­tros es­ti­los de vi­da y nues­tros com­por- ta­mien­tos, la educación ¬en su sen­ti­do más am­plio¬ tie­ne una fun­ción pre­pon­de­ran­te. La educación es la fuer­za del fu­tu­ro por­que cons­ti­tu­ye uno de los ins­tru­men­tos más po­de­ro­sos pa­ra lo­grar el cam­bio”.

Pa­ra el ca­so de la educación de las mu­je­res me­xi­ca­nas, es ne­ce­sa­rio cam­biar el pa­ra­dig­ma de la re­pre­sen­ta­ción so­cial de la mu­jer, es de­cir, es ur­gen­te y ne­ce­sa­rio el cam­bio, pe­ro di­cho cam­bio de­be de coad­yu­var en el ac­ce­so pleno de las mu­je­res a to­dos los es­pa­cios de la educación, pa­ra que to­men car­tas en los con­te­ni­dos de la en­se­ñan­za, en sus es­tra­te­gias de apren­di­za­je, en la fun­ción so­cial de la en­se­ñan­za, et­cé­te­ra., es de­cir, es ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar a la pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en to­dos y ca­da uno de los ám­bi­tos de la educación.

En la ac­tua­li­dad, es cier­to, las mu­je­res con­ta­mos con un me­jor ejer­ci­cio de es­te de­re­cho, lo que ve­mos con sa­tis­fac­ción, pe­ro tal dis­fru­te no es a ple­ni­tud, ya que con­ti­nua­mos sien­do dis­cri­mi­na­das pa­ra par­ti­ci­par en cier­tas áreas de co­no­ci­mien­to, pa­ra lo­grar in­ser­tar­nos en la en­tra­ma­da de man­do de las uni­ver­si­da­des, y pa­ra ac­ce­der a pla­zas aca­dé­mi­cas de­fi­ni­ti­vas, es­pa­cios don­de pre­do­mi­na una ma­yo­ría mas­cu­li­na, por ello es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar ac­cio­nes afir­ma­ti­vas que nos per­mi­tan eli­mi­nar la de­sigual­dad y dis­cri­mi­na­ción his­tó­ri­ca de las mu­je­res en es­te ám­bi­to.

Pre­ci­sa­mos in­fluir de­ci­di­da­men­te en la educación, por­que sin educación no exis­te pen­sa­mien­to… sin educación no exis­te li­ber­tad, sin educación no exis­te igual­dad.

Es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar ac­cio­nes afir­ma­ti­vas que nos per­mi­tan eli­mi­nar la de­sigual­dad y dis­cri­mi­na­ción his­tó­ri­ca de las mu­je­res

[1] Fe­de­ri­co Mayor Za­ra­go­za, di­rec­tor de la UNES­CO en­tre 1987 y 1999, rea­li­za es­te co­men­ta­rio en el Pre­fa­cio a la obra de Mo­rin, Ed­gar, Los

sie­te sa­be­res ne­ce­sa­rios pa­ra la educación del fu­tu­ro, Mé­xi­co, UNES­CO, 2001. P. 11.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.